05 de julio de 2010
05.07.2010

Puerto de la Cruz: Un continuo secuestro

05.07.2010 | 11:36

El Puerto de la Cruz sigue víctima de la hipocresía, el ocultismo, la desidia y lo que es peor, en un sin vivir que hace muy difícil hasta la misma convivencia, ¿culpable? Yo opino que la misma sociedad portuense, que nunca han diferenciado entre el interés general y el interés particular y eso que cada cuatro años se les brinda la oportunidad de forzar un cambio en el timón de este barco en continúo peligro de hundimiento llamado Puerto de la Cruz, pero prefieren ser ciegos, sordos y sumisos a unos determinados colores a ver la realidad del problema, como se dice "no hay mayor ciego que aquel que no quiere ver". Desde la lamentable pérdida de don Francisco Afonso, el sino del Puerto ha estado marcado siempre por una continua inestabilidad y lucha de partidos (por lo general, sumisos a la metrópolis, y que han demostrado que poco o nada les interesa el norte) y cómo no, por una sociedad pasiva, permisible y acomodada, viviendo en un eterno sueño de lo que fue en épocas doradas el Puerto de la Cruz, sin interesarse jamás por la participación ciudadana y que ahora en su triste despertar lloran y se lamentan del estado actual de su y mí pueblo, sí; esa misma sociedad, que jamás ha realizado una pequeña reflexión sobre el grave error político-social, cual fue, el permitir con su pasividad, que Coalición Canaria y el Partido Popular, ejercieran su derecho "democrático" al voto de censura contra don Salvador García Llanos, sí; esos que han vuelto otra vez a repetir la faena con el consentimiento de los adictos a este tipo de acciones. Quizás ahora y dada la perpetua crisis de valores por la que la sociedad atraviesa, permita que la ceguera crónica que padecen los portuenses/as les haga observar con nitidez la triste realidad de mí querido Puerto de la Cruz. Como siempre se dice, "la esperanza es lo último que se pierde".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine