05 de junio de 2008
05.06.2008

A los responsables

05.06.2008 | 01:00

El pasado sábado 24 de mayo asistí a uno de los peores momentos de mi vida. Acudí con mi hijo de 16 meses al centro comercial Alcampo de La Laguna y en uno de los pasillos centrales había dispuesto en el suelo, a modo de exposición y sin ningún tipo de seguridad, una barbacoa de hierro de grandes dimensiones. Al pasar junto a ella se desplomó encima de mi hijo. En ese momento, pensé sinceramente que el niño se había quedado inconsciente, porque ni siquiera yo podía levantar esas enormes piezas de su pequeño cuerpo. Pedí auxilio y un médico, y sólo obtuve la respuesta de una persona de seguridad del centro comercial que me dijo que los sábados no había médico. Increíble. Estupefacción, indignación y mucha rabia fueron los sentimientos que me invadieron en aquel momento, igual que ahora, cuando intento relatar esta horrorosa pesadilla. Yo, todavía tengo el miedo metido en el cuerpo sólo de pensar que pudiera haber sido peor por la negligencia de quienes están al frente de un lugar que alberga a miles de personas, entre ellas niños y mayores, a diario. ¿Cómo es posible que un centro comercial de esta envergadura no cuente con un servicio sanitario dentro de su mismo horario? Y, sobre todo, ¿cómo es posible que esta clase de objetos no cuenten con una total seguridad conforme a su tamaño y peso? Eso sólo tiene una palabra: Irresponsabilidad. No me cabe otra cosa que pensar que los representantes o directores de este centro comercial deberían tomar alguna determinación al respecto, ya que a día de hoy ni siquiera se han puesto en contacto conmigo para preocuparse por la salud de mi hijo. Y se cumplen nueve días.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine