10 de marzo de 2019
10.03.2019

Un paseo bajo un jardín histórico

El Cicop edita la obra 'El Camino de las Peras' para dar a conocer la historia de este sendero que cuenta con más de 200 años. Fue el primer espacio en el que se introdujeron los olmos

10.03.2019 | 01:33
Un paseo bajo un jardín histórico

La Laguna cuenta con un gran patrimonio histórico y botánico y, entre sus joyas, se encuentra el Camino de las Peras que, con una historia prácticamente desconocida para los ciudadanos, es uno de los más antiguos y populares de la ciudad. Para dar a conocer la historia de este lugar, el Cicop presentó recientemente la obra El Camino de las Peras, de los autores Francesco Salomone Suárez (responsable técnico de Parque y Jardines del Ayuntamiento) y Antonio García Gallo (profesor de la ULL del departamento de Botánica), quienes consideran que se trata del "jardín más antiguo de las iniciativas que se conservan de la Ilustración en La Laguna, antes de que perdiera la capitalidad", contemporáneo del Paseo del Prado de Madrid.

La creación de este espacio, antiguamente conocido en La Laguna como Camino de Las Mercedes, ya que era la vía de entrada y salida desde la ciudad hasta dicho lugar, tuvo varios intentos, pero, de una u otra manera, 239 años después aún se mantiene y se conserva la estructura de la idea original.

Según informan los autores, también se intentó llamar de otras maneras, como alameda del Tanque Grande -haciendo referencia a los lavaderos y el estanque grande que recibía el agua desde Las Mercedes- o la Alameda del Prado de La Laguna -debido que era el llano que se extendía hacia la zona de la Vega lagunera-. Oficialmente, la primera iniciativa en este lugar surgió en 1780, aunque un año antes ya aparecía su trazado en el plano del marino francés M. le Chevalier, pero sin ningún tipo de vegetación.

Sin embargo, los primeros intentos por introducir flora en este camino fracasaron, al tratarse, según se expone en el libro, de un paso frecuente de carruajes con animales. De hecho, hubo tres intentos por introducir vegetación en este espacio (1780, 1812 y 1836). Fue a partir del siglo XX cuando la flora ya se comenzó a proteger y mantener tal y como se conoce hoy en día, pero "la estructura que conocemos de cuatro líneas de árboles y tres calles para el paseo es la misma desde 1780", afirman.

En materia de flora, los expertos destacan como especie más interesante el olmo, ya que estos árboles caducifolios se introdujeron en la ciudad en el Camino de las Peras y, posteriormente, también se han encontrado en la plaza del Adelantado o del Cristo, por ejemplo. "Se trata de una especie foránea que no es frecuente encontrarla en Canarias, pero que se ha adaptado bien a La Laguna por el frío", apuntan. Y es que con la introducción de esta especie se pretendía aprovechar el llamado "confort bioclimático", es decir, que en el invierno, al caer las hojas, puede entrar el sol entre las ramas y en verano, que los viandantes pueden aprovechar la sombra.

Los expertos afirmaron que esta característica es "bastante singular" en Canarias, ya que hay pocas ciudades en las Islas que cuenten con las condiciones adecuadas para que puedan tener este tipo de vegetación ornamental.

Según la publicación, ya a finales del siglo XIX o principios del XX se pueden encontrar imágenes en las que aparecen "sus característicos olmos". En dichas instantáneas, también se pueden ver cómo en los márgenes del camino aparecen ejemplares de eucaliptos, pero que hoy en día ya no existen, pero sí que estuvieron, al menos, hasta mediados del siglo pasado, ya que en ese tiempo se publicó en los periódicos de la época que era un paseo frecuentado por "los estudiantes laguneros que faltaban a clase para ir de excursión a los montes próximos", y en ese camino se subían a los eucaliptos.

Según exponen los autores en el libro, lo más probable es que fuera a partir de 1961 cuando ya se puede apreciar una visión parcial del actual Camino de las Peras, en una imagen reproducida en un programa de las fiestas del Cristo. En dicha foto "el camino ya está ajardinado, sin los eucaliptos que aparecían en las fotografías antiguas y presenta un aspecto similar a la actualidad, con la calle central asfaltada y transformada en carretera", apuntan en la publicación. Por lo que señalan que la remodelación final, que dio lugar a la actual alameda de paseo, pudo tener lugar en torno a los años 50.

Estado actual

Los elementos vegetales del Camino de las Peras se ubican en los márgenes de la calle principal, en parterres cubiertos de césped. En concreto, existe una treintena de especies arbóreas, arbustivas y herbáceas de 23 familias botánicas de procedencia europea, americana, asiática, africana, australiana y canaria. Predominan los olmos, o álamos negros, con más de un centenar y también los llamados pinos marítimos australianos. También existen perales, flora autóctona, con endemismos como dragos, pinos canarios y guadiles. Además, hay presencia de adelfas o hibiscos, entre otros, así como un fresno y un álamo blanco que se encuentran en el entorno de los antiguos lavaderos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook