13 de enero de 2019
13.01.2019

Los últimos días de la colonia de gallos y gallinas silvestres en La Verdellada

El Ayuntamiento de La Laguna inicia los trámites para contratar a una empresa que retire las aves del barranco al convertirse en una plaga descontrolada

13.01.2019 | 15:51
Gallos y Gallinas campan a sus anchas por el margen del barranco de La Verdellada.

El Ayuntamiento de La Laguna ha comunicado a la Asociación de Vecinos Los Verdeños que este mes contratará a una empresa especializada que retirará la colonia de gallinas y gallos silvestres del barranco de La Verdellada.

Así lo ha informado la revista El Verdeño, que añade que el área de Sanidad municipal actuará también contra la plaga de ratas y palomas en el barranco verdeño y en otras zonas del municipio con un "plan antiplagas" al haberse convertido en un problema de salud pública.

La presencia de gallos y gallinas en el barranco y zonas aledañas se había convertido en los últimos años en una estampa característica y simpática de este barrio lagunero.

Sin embargo, según los responsables municipales, se ha convertido en un problema de salud pública por la alimentación descontrolada e irresponsoble de los animales por parte de algunos vecinos.

Esta situación ha derivado en una proliferación descontrolada de gallina, gallos y pollitos, que al estar bien alimentados han dejado de cazar crias de ratas y ratones, lo que a su vez ha desatado una plaga de estos roedores.



A estos animales se han sumado las palomas y los gatos. La revista El Verdeño apunta que se han llegado a ver comer juntos en la misma acera ratas, ratones, gallinas, gallos, pollitos, gatos y palomas, sin miedo alguno a los humanos, que son los que les ponen los alimentos.

La situación ha llegado a tal punto de descontrol que el área de Sanidad del Ayuntamiento, que lleva desde hace un mes Jonathan Domínguez, ha decidido intervenir por el bien de la salud de los vecinos de La Verdellada.

Está previsto, asimismo, que intervenga la Unidad Ecológica de la Policía Local de La Laguna, si se diera la misma circunstancia de 2016, cuando un grupo de vecinas impidió la retirada de las gallinas y llegaron a romper las jaulas con las que eran capturadas.


La presencia de gallos, gallinas o palomas en zonas habitadas puede derivar en un problema de salud, pues estas aves transmiten enfermedades a los humanos, como gripes o problemas pulmonares.

"La situación se agrava en La Verdellada por la próximidad del colegio público y la existencia de bastante población anciana en la urbanización", asegura la revista.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook