06 de enero de 2019
06.01.2019

El Ayuntamiento de La Laguna retoma la conservación del patrimonio del barranco de La Verdellada

El nuevo PGO permitirá gestionar la protección de los elementos ubicados en el cauce mientras se estudia la idoneidad de declararlo Bien de Interés Cultural

06.01.2019 | 00:40
El Ayuntamiento de La Laguna retoma la conservación del patrimonio del barranco de La Verdellada

El Ayuntamiento de La Laguna retoma los trabajos de conservación y recuperación del barranco de La Verdellada, así como de los ricos elementos patrimoniales que se encuentran ubicados a lo largo de su cauce. Las acciones proyectadas por Patrimonio Histórico se centran en la recuperación, protección y puesta en valor de las diferentes piezas, tanto naturales como arquitectónicas, que existen a lo largo del barranco, con especial atención al tramo que se encuentra delimitado entre el acceso al Seminario y la casa del barco.

El concejal de La Verdellada, Jonathan Domínguez, recuerda que cuando se realizó el primer estudio de este ámbito, que data del año 2009, se propuso declarar esta zona Bien de Interés Cultural (BIC) en la categoría de Sitio Histórico con el objetivo de garantizar su conservación y mantenimiento. "Pero también se han puesto sobre la mesa otras opiniones y fórmulas de protección, como la de ampliar la zona tapón del casco histórico declarado por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad, desde el barrio El Timple hasta la Casa del Barco incluyendo todo el barranco. También se ha valorado que el Plan Especial de Protección (PEP) del Casco Histórico en su futura revisión se extienda territorialmente hasta esta zona para incluir el barranco", especifica el concejal, quien recuerda, no obstante, que "actualmente se trabaja en gestionar su protección a través del nuevo Plan General de Ordenación (PGO), y con el desarrollo de las acciones de recuperación y rehabilitación previstas, para concluir si así técnicamente se valora con su declaración como BIC".

Riqueza patrimonial

El edil destaca el molino de agua, el horno de cal y la casa del barco como los principales elementos patrimoniales del barranco. "El de mayor valor por su buen estado de conservación, pese a lo que pudiera parecer, son las ruinas del molino de agua, del que existen datas documentadas de su existencia desde 1510, y que conserva toda su estructura cónica original", explica Domínguez, quien añade que "estamos posiblemente ante una de las construcciones más antiguas de La Laguna, de los años siguientes a la conquista, que sin embargo quedó en el olvido del barranco tras su desuso, hasta que, a finales del siglo XX, Ajuve inició una campaña por su salvación". También destaca la casa del barco, del siglo XVIII y el horno de cal, que sería el elemento peor conservado, "cuya piedra exterior fue posiblemente saqueada a finales del siglo XIX, para construir con ellas las cepas de unas casas situadas al otro lado del barranco", indica el edil.

El concejal reconoce que, hace 20 años, el abandono que sufría este barranco habría dificultado la puesta en marca de las acciones que ahora se anuncian, "pero ahora la concienciación de los vecinos de La Verdellada, respecto a la importancia y valor de su barranco, y la apuesta por su protección, conservación y divulgación es mayoritaria. Los vecinos fueron los que salvaron esta parte del barranco de La Verdellada de terminar con todo su patrimonio sepultado bajo los escombros de la Vía de Ronda", sentencia Domínguez.

El concejal lamenta que la puesta en marcha del sendero interpretativo y la musealización del espacio sean los dos aspectos que más retraso han sufrido desde que fueron propuestos hace casi una década, debido a la crisis económica de 2012. No obstante, el edil afirma que en la actualidad se están buscando partidas presupuestarias para continuar con la construcción de los miradores ya que, sin ellos, "el sendero interpretativo está cojo porque el barranco es intransitable e inaccesible".

Así, Domínguez recuerda que "ya la concejal de Hacienda y Patrimonio Histórico anunció que está previsto que en el presupuesto de 2019 aparezca una partida presupuestaria para continuar con las obras de los miradores y de protección de las ruinas de molinos y horno, con lo que se reactivaría este proyecto". Asimismo, la Dirección General de Patrimonio del Gobierno de Canarias ha anunciado su apuesta por este proyecto. El proyecto finalizará, continúa Jonathan Domínguez, "cuando la casa del barco termine siendo el centro de interpretación del sendero".

La historia de Araguy

Este barranco lagunero cuenta con varias denominaciones, en función del tramo del cauce y por dónde transcurra. Así, al barranco de La Verdellada también se le conoce por el nombre de barranco de La Carnicería, El Drago, de la Villa, Gonzaliánez, Jardina, Araguy o Cabecera de Santos, entre otros. Además, durante mucho tiempo fue considerado el desagüe natural de La Laguna.

A lo largo de su geografía destacan importantes elementos patrimoniales, como es el caso del molino del barrio del Timple, del que solo se conserva la obra de mampostería del cubo y algo de los restos del molino; o el molino de La Verdellada que conserva poco de su infraestructura. También existe una estación de grabados rupestres que constituyen en sí mismos un Bien de interés Cultural y se sitúa junto al camino antiguo que ascendía a La Laguna bordeando el barranco.

Asimismo, destacan los restos de un antiguo horno de cal puesto que en esta zona hubo un ingenio de azúcar y, frente a este horno, existe un capricho de la naturaleza con aspecto de corazón partido en dos mitades. También está el acueducto denominado el canal de los Valles, que es una construcción de la década de los año 40 del siglo XX, empleada para el transporte de agua en los años de posguerra. A continuación, el molino de viento de la casa del barco es uno de los últimos testigos de ese tipo de ingenios que quedan en pie en Tenerife.

Por debajo de la Vía de Ronda se encuentra una cruz de marca que fue protegida en 1879 con una capilla que fue restaurada en 1998. Además, los lavaderos que se encuentran en el cauce del barranco son una buena muestra del uso que se hacía en el pasado de estas zonas. A lo largo del tramo final del barranco se ubican otros dos elementos a destacar: las cuevas sepulcrales de la época aborigen y tres bocas de galerías para la extracción de agua.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook