10 de mayo de 2018
10.05.2018

Aspirantes a emprendedores

La feria de cooperativas llena la plaza de la Concepción con los puestos de cientos de pequeños que se convierten en empresarios por un día

10.05.2018 | 17:57
Feria de Cooperativas Escolares en la Plaza de la Concepción de La Laguna.
Uno de los jóvenes atiende a un cliente.

Los más pequeños de la casa se convirtieron en auténticos empresarios gracias a la octava edición de la feria de cooperativas escolares, que este año lleva por lema Enseñar para emprender. La plaza de la Concepción de La Laguna acogió los puestos de hasta 42 cooperativas escolares, con la participación de más de 800 niños de 22 centros educativos ubicados en la zona norte y metropolitana de Tenerife. Los niños se encargaron, durante toda la mañana, de vender sus productos a todas las personas que pasaban por la zona, y que estaban elaborados de forma artesanal y a partir de materiales reciclados.

Marina López, de 8 años, fue una de las alumnas del Hogar Escuela que trató de vender los productos realizados por ella misma y sus compañeros en la plaza de la Concepción. Los cuadros, los atrapasueños y los coleteros poblaron este puesto que destinará todo sus beneficios a la Fundación Infantil Ronald McDonald. La pequeña López explicó a los compradores todo el proceso que habían realizado a lo largo de los últimos meses para dar forma a estos originales productos, realizados con papel, flores e hilos.

Lola Gómez, de 8 años, también estudia en el Hogar Escuela pero su puesto se encargó de vender collares realizados con porcelana fría y pequeñas libretas decoradas con los dibujos realizados por los pequeños alumnos. Todo el dinero recaudado irá a para a la ONG Videsur para promover el voluntariado, la interculturalidad, el desarrollo humano, la educación en la solidaridad y la sostenibilidad.

Los alumnos del CEIP Juan Cruz Ruiz se decantaron por emplear la lana para realizar diferentes productos como tapices, jabones, peluches y perchas. Los jóvenes, como Vania González, de 9 años, explicaron a los compradores que realizar estos productos les ha llevado tardes enteras puesto que al principio no sabían cómo había que trabajar con la lana, pero aseguraron que poco a poco fueron aprendiendo, lo que les ha hecho convertirse en verdaderos tejedores. Eso quedó demostrado a mitad de la mañana cuando, poco después del inicio de la feria, ya habían vendido siete jabones. En el caso del colegio Juan Cruz Ruiz, el dinero que logren con esta feria irá destino a organizar una excursión.

Los alumnos del colegio Hispano Británico también estuvieron presentes en esta octava edición de la feria de cooperativas. El joven Rubén Díaz, de 10 años, explicó que el papel había sido el protagonista de los productos a los que habían dado forma a lo largo de los últimos meses. Los pequeños realizaron cactus en latas y móviles colgantes, que vendían a 4 y a 3 euros, respectivamente. El pequeño se había convertido en un auténtico vendedor, que no dejaba escapar ninguna ocasión para explicar el proceso que se había seguido para dar forma a estos productos. A pesar de que aún no sabían a que asociación iba a ir destinado el dinero recaudado, sí tienen claro que será para alguna organización sin ánimo de lucro.

El aula enclave del CEIP Los Naranjeros estuvo presente, por cuarto año consecutivo, en la feria de cooperativas, a donde los alumnos acudieron cargados de productos realizados en cuero. Olivia Melián es la adjunta de este taller, en el que los jóvenes han aprendido este oficio desde todos los ángulos, puesto que no solo han aprendido a trabajar con este material, sino que también llevan a cabo las cuentas necesarias para adquirir la materia prima y para que la venta salga rentable. Los beneficios obtenidos durante esta jornada irán destinados a tres acciones: la compra de más material para continuar con la elaboración de productos; ayudarán a una ONG; y les permitirá realizar alguna actividad a final de curso. Olivia Melián destacó que "esta feria fomenta el emprendimiento entre los jóvenes que en nuestro caso, además, les sirve de transición para la vida adulta porque contamos con alumnos de entre 12 y 21 años".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook