08 de marzo de 2018
08.03.2018

El contrato para el servicio de las piscinas contará con cláusulas medioambientales

El adjudicatario deberá realizar cursos de reciclaje y comprometerse a hacer una recogida y clasificación selectiva de los residuos

08.03.2018 | 12:15
El contrato para el servicio de las piscinas contará con cláusulas medioambientales

El nuevo contrato para el servicio integral de mantenimiento, conservación y mejora de las piscinas de Bajamar, El Arenisco y Jóver, cuya licitación se publicó ayer en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP) de Santa Cruz de Tenerife, deberá contar con cláusulas medioambientales. Esta es una de las principales novedades de este servicio, con las que se pretende fomentar el respeto al medioambiente. Así mismo, el contrato incluirá políticas sociales y, por primera vez, se incorporará también la mejora del entorno de La Barranquera y los accesos al mar.

En este sentido, la responsable del área, Mónica Martín, señaló que a las administraciones públicas ya no les basta con contratar simplemente a un precio adecuado. También es conveniente que esa contratación de servicios y recursos "sea responsable y preste atención a valores y compromisos", como por ejemplo la protección del medioambiente. En La Laguna, "este tipo de criterios ya han comenzado a aplicarse, tal y como ha quedado reflejado en el nuevo contrato de alumbrado público, actualmente en fase de licitación, y ahora en el nuevo contrato de piscinas". "Hemos incluido cláusulas en favor de la sostenibilidad, el ahorro energético, la promoción del vehículo eléctrico y la reducción de emisiones de efecto invernadero", agregó.

El valor estimado del contrato, que cuenta con un plazo de dos años, prorrogables otros dos años más, asciende a 933.000 euros. En concreto, el servicio se ocupará de las instalaciones de agua potable, de agua residual y de captación de agua al mar, el mobiliario urbano, los vasos de las piscinas y las construcciones, que pueden ser desde los baños hasta los almacenes o pavimentos exteriores.

Entre las políticas medioambientales y sociales que debe incluir el proyecto se encuentra la obligación de realizar, al menos, un curso de reciclaje y formación relacionado con el objeto del contrato, entre colectivos desfavorecidos y en riesgo de exclusión social. Así mismo, la empresa adjudicataria debe comprometerse a hacer una recogida y clasificación selectiva de los residuos generados.

Además, para evitar el consumo excesivo de agua, la empresa deberá realizar inspecciones semanales del sistema de cisternas, grifos, duchas o desagües de las instalaciones de Bajamar y Punta del Hidalgo y, al menos una vez al mes, en Jóver y La Barranquera. Así mismo, se prohibe verter en los desagües restos de pintura, disolventes u otros productos químicos, y se reutilizarán, siempre que sea posible, los materiales existentes en las instalaciones, como las losetas y los bordillos que se desprendan.

Por otro lado, la nueva entidad deberá subrogar a los cuatro trabajadores actuales y realizará una nueva contratación. En este caso, deberán ser personas desempleadas inscritas en las Oficinas de Empleo, y se priorizará la contratación de personas de colectivos desfavorecidos o con dificultades de acceso al mundo laboral.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine