21 de enero de 2018
21.01.2018
Adiós al gran defensor del sector primario isleño

Fallece Pedro Molina, el ganadero ilustre

Tenerife llora la pérdida del presidente de Agate, quien sufría un cáncer de páncreas desde 2014

21.01.2018 | 18:11
Fallece Pedro Molina, el ganadero ilustre
Fallece Pedro Molina, el ganadero ilustre

El presidente de la Asociación de Agricultores y Ganaderos de Canarias (Agate) y de la Cooperativa del Campo La Candelaria, Pedro Molina, falleció en la tarde de ayer, tras varios años de lucha contra un cáncer de páncreas. En la última semana su estado de salud había empeorado y tuvo que se trasladado a un centro hospitalario. El "mago listo", tal y como lo llamaban sus amigos y compañeros de profesión, murió a los 58 años y dejó ayer una inmensa tristeza en diferentes sectores de la sociedad. El velatorio será hoy en el Salón de Plenos del Ayuntamiento de La Laguna, y la iglesia de la Concepción acogerá una misa en su honor a las 13:30 horas.

Pedro Molina era natural del barrio lagunero de San lázaro y provenía de una familia de ganaderos, de los que aprendió el manejo de los animales y, sobre todo, la significación social de la figura del ganadero. A lo largo de toda su vida se puso al frente de diferentes organizaciones, entre las que destaca la Federación de Arrastre Canario o la Asociación de Criadores de la Raza Bovina Canaria. Además, fue concejal de Unión del Pueblo Canario (UPC) en el Ayuntamiento de La Laguna cuando tenía 21 años. Como él mismo recordaba hace algunos años, "todo empezó el 2 de julio de 1977, en el Club Juvenil San Benito. Juan Miguel Mena era el presidente y nos convenció de hacer la primera exposición de ganado por las fiestas de San Benito. Después creamos la Asociación Canaria de Arrastre; la Asociación de Ganaderos de Tenerife; y la Cooperativa La Candelaria". En los últimos años, además, fue declarado Hijo Ilustre de Tenerife por el Cabildo insular e Hijo Predilecto de La Laguna por el Ayuntamiento, un acuerdo propuesto por el alcalde José Alberto Díaz y que fue aprobado en el pleno del pasado mes de julio por unanimidad.

El alcalde de La Laguna lamentó ayer la pérdida de Pedro Molina, del que destacó que se trata de un "lagunero de excepción, y sobre todo ejemplo de amor a su tierra". "Cada minuto compartido a su lado fue una lección de vida", sentenció el regidor nacionalista, quien añadió que, "con la muerte de Pedro Molina desaparece un amigo del alma, pero también un ejemplo de generosidad ilimitada, un trabajador incansable a favor de los intereses del sector primario, un hombre que se convirtió en un sabio sin dejar de ser buena persona". Por su parte, el presidente del Cabildo de Tenerife, Carlos Alonso, indicó que "nos ha dicho adiós una gran persona y un buen amigo que amaba esta tierra y luchaba por ella. Un hijo ilustre de Tenerife con una gran sabiduría para ver en cada dificultad una oportunidad. Un gran hombre al que echaremos de menos pero que nunca olvidaremos".

El concejal de Unid@s se puede, Rubens Ascanio, destacó que "se trata de uno de los vecinos que más ha hecho por el sector primario y el suelo agrícola en el municipio" y añadió que Molina "estaba comprometido con muchas causas, por lo que todo el mundo lo echará de menos". "Sin duda era un referente de la reivindicación del sector primario", sentenció Ascanio.

El consejero de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas del Gobierno de Canarias, Narvay Quintero, dijo de Molina que fue "un hombre honesto , riguroso y siempre comprometido con las costumbres de su tierra y su gente". Destacó la suerte que tuvo de conocerlo y trabajar junto a él y celebró "la sabiduría de un hombre bueno, la fuerza de luchar por un sector, por una gente, por Canarias". Por su parte, la Asociación Cultural Pinolere también lamentó el fallecimiento "de un gran hombre de nuestra tierra".

El consejero de Empleo, Comercio, Industria y Desarrollo Socioeconómico del Cabildo de Tenerife, Efraín Medina, reconoció que "tenía el convencimiento de que Pedro Molina sería capaz de superar cualquier adversidad que se le presentase en el camino" y destacó que el lagunero "era exigente, emprendedor, trabajador incansable, inquieto, con una filosofía de la vida que era un canto al optimismo". El consejero afirmó que el ganadero era un hombre "de grandes anécdotas" al que había que escuchar porque "siempre que hablaba tenía algo que decir y que aportar". "Pedro era sencillamente único, no había alguien que en lo más remoto se le pudiese parecer. Leal, amigo, cariñoso, bondadoso, defensor de nuestra tierra, de nuestras singularidades, de nuestras especificidades, de nuestro sector primario, de nuestra ganadería, de lo autóctono, de lo que no deberá nunca desaparecer", sentenció. Además, el consejero de Agricultura, Ganadería y Pesca del Cabildo de Tenerife, Jesús Morales, indicó que "me quedo con las miles de conversaciones que mantuvimos, con su sabiduría, sus frases ingeniosas y cargadas de experiencia y sobre todo con su sonrisa, su lucha ante la adversidad y su defensa en lo que creía, en la ganadería, en esta tierra".

El ex presidente de la Asociación de Agricultores y Ganaderos de Canarias (Asaga), Henry Sicilia, aseguró que "Pedro Molina era ante todo un gran amigo y un gran apoyo con el que mantuve, más que una relación profesional, una gran amistad". "Aunque teníamos la misma edad, yo parecía más joven y el más viejo y siempre nos estaban haciendo bromas con eso. En eso también se basó nuestro relación: en el humor", recordó ayer Sicilia, quien celebró que su amistad se hubiera mantenido más allá de las labores representativas que desempeñaron de cada uno de los dos.

A pesar de que Pedro Molina sufría cáncer desde 2014, en los últimos tiempos su estado parecía haber mejorado. De hecho, la pasada semana participó en una de las reuniones del Foro Económico y Social de La Laguna, del que formaba parte. Una de sus últimas apariciones públicas fue durante las fiestas en honor a San Benito Abad, de las que fue pregonero.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook