05 de noviembre de 2017
05.11.2017
La Noche en Blanco de La Laguna

El Día en Blanco

Alrededor de 35.000 personas participan en las actividades diurnas de esta iniciativa de La Laguna, dirigidas sobre todo a los más pequeños

05.11.2017 | 01:22
El Día en Blanco
La Noche en Blanco La Laguna 2017

La Noche en Blanco comenzó ayer desde muy temprano en La Laguna, tanto que todavía era de día. A las 12:00 de la mañana arrancaban las actividades con un gran desfile inaugural que contó con cabezudos de época, figuras fantásticas y una veintena de dinosaurios que este sábado sí pudieron pasear por La Laguna, desafiando a la prohibición que apareció en la cartelería de la Mesa Mota.

Las familias fueron las primeras en tomar ayer las calles de Aguere para disfrutar de la fiesta, que este año reforzó las actividades de la mañana, convirtiendo esta novena edición de la Noche en Blanco en más diurna que nunca. Solo hasta las 17:00 de la tarde ya habían disfrutado de la Noche en Blanco alrededor de 35.000 personas. Niños y mayores se amontonaban alrededor de este desfile que anunciaba el comienzo de la fiesta. "Mira sus caras, son personas", le decía Ana Sánchez a su hijo Joel de cinco años, que hasta que no estuvo completamente seguro de que las figuras que había frente a él no eran dinosaurios de verdad, no se atrevió a acercarse para sacarse una foto con ellos.

Por la mañana, el tiempo acompañó a las miles de personas que se decidieron a acercarse al casco histórico lagunero para pasar un día en familia. Las actividades diurnas estuvieron especialmente dirigidas a los más pequeños de la casa, que pudieron maquillarse para la ocasión, bailar al ritmo de los minions o practicar alguna actividad deportiva en la calle San Agustín. Los menores también pudieron aprender a ordeñar una vaca, aunque algún niño entendido ya avisaba de que "no era de verdad", sino un hichable preparado para esta actividad.

"Queremos que se lo pase bien, intentaremos que acabe rendido", aseguró María Rodríguez que acudió a la fiesta junto a su marido y su hijo Martín. "El objetivo es pasar un día en familia y buscar dónde comer para poder disfrutar de todas las actividades", señaló.

Rodríguez aguardaba mientras su pareja trataba de buscar aparcamiento porque ya desde media mañana se dejaba notar la mayor afluencia de vehículos por las calles laguneras. Por eso, la mejor opción fue dejar el coche en casa ya que se habían habilitado varias alternativas para acercar a las familias al centro sin necesidad de usar el coche. El tranvía reforzó su servicio y además Titsa habilitó un servicio de guaguas lanzaderas gratuito desde los Multicines de Alcampo hasta el Intercambiador de La Laguna.

Esta lagunera manifestó que "sobre todo cuando tienes hijos" lo mejor es "venir durante el día y dejar que por la noche tomen el relevo los más jóvenes". Una oportunidad que cada vez tiene más adeptos, incluso entre personas que aunque no tienen hijos deciden acercarse a La Laguna a pasar un día diferente y regresar temprano a casa.

Este fue el caso de Xiomara y Alba Sánchez, dos hermanas de La Laguna que aprovecharon las actividades de la Noche en Blanco para ir de compras por la ciudad y disfrutar de un ambiente mucho más concurrido de los habitual. "Todavía no hemos decidido si volveremos esta noche, quizás empataremos y nos quedaremos hasta que el cuerpo aguante. Hay que aprovechar", aseguró Alba.

Pero los mayores también pudieron disfrutar de propuestas dirigidas al público adulto en general. Una de ellas fue el Tabacalera Market, un mercadillo de artesanía ubicado en el interior de La Laguna Gran Hotel, que fue toda una tentación para los amantes de la bisutería y la decoración. "Estamos muy contentos porque es la primera edición y está habiendo mucha afluencia de gente", señaló ayer Gloria Díaz, una de las organizadoras de esta actividad, quien se mostró segura de que a medida que avanzase la tarde aumentarían las ventas.

El alcalde de La Laguna, José Alberto Díaz, aseguró que las actividades diurnas habían sido un éxito y que habían tenido mucha más participación respecto a la que se registro el año pasado, sobre todo porque el buen tiempo acompañó a los visitantes. "Las familias pudieron disfrutar de todo el conjunto de actividades, de nuestros comercios y de nuestra gastronomía", apuntó.

"Éxito diurno"

Por su parte, la concejal de Comercio del Consistorio lagunero, María José Castañeda, valoró como un acierto haber adelantado la celebración de la Noche en Blanco a principios de noviembre. "No sabemos cómo estará a finales de mes pero por los resultados que hemos visto con el tiempo y la afluencia de personas creo que ha sido un acierto trasladarla a este fin de semana", comentó.

Castañeda reiteró que las actividades diurnas habían sido un éxito y deseó que la experiencia fuera igual de buena por la noche. "Todavía cabe más gente en La Laguna", aseguró.

El representante de la Mesa del Comercio, Alejandro Cordero, mostró la satisfacción de los empresarios del casco histórico por el cambio de fecha de esta iniciativa. Aunque se ha apostado por separarlo varias semanas de la Navidad, "el resultado a día de hoy es muy positivo".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook