02 de mayo de 2012
02.05.2012
EEUU

Gingrich se retira de la carrera republicana por la Casa Blanca

La decisión tomada por el aspirante republicano deja el camino libre a su rival Mitt Romney

02.05.2012 | 23:02

El aspirante a candidato republicano para la Casa Blanca Newt Gingrich suspendió hoy oficialmente su campaña con nuevas críticas a Barack Obama, a quien señaló como el "presidente más izquierdista de la historia de EEUU", y tímidas alabanzas a Mitt Romney.

"Esta no es una elección entre Mitt Romney y Ronald Reagan, es una elección entre Mitt Romney y Barack Obama, el presidente más radical e izquierdista de la historia de EEUU", aseguró en su despedida oficial, anunciada desde hace una semana.

Gingrich, expresidente de la Cámara de Representantes, evitó ofrecer su respaldo explícito a Romney, el favorito en el campo republicano, y afirmó que continuará recorriendo EEUU hasta las elecciones de noviembre para luchar contra el legado de Obama.

"Suspendo mi candidatura pero no mi ciudadanía. Mi esposa Calista y yo dejamos nuestros roles de campaña y asumimos el papel de ciudadanos activos", afirmó en una breve conferencia de prensa en las afueras de Washington.

Gringrich tildó de "fascinante" su año en campaña y llamó a la unión de los votantes republicanos para "revitalizar" EEUU como hiciera Ronald Reagan, su gran modelo político, en la década de 1980.

Aprovechó la ocasión para reivindicar los ejes de su programa: equilibrio de los presupuestos, reducción del gasto público, fomento de la iniciativa privada e independencia energética, que opuso a las "nefastas" políticas de Obama.

Además, reiteró su compromiso con el "excepcionalismo estadounidense", la defensa de Israel y su lucha contra el islamismo radical.

Pese a sus dotes para el debate, el experimentado político fue incapaz de superar en las encuestas a la maquinaria electoral de Romney y al conservadurismo religioso del exsenador Santorum, a quienes solo logró vencer en las primarias de Carolina del Sur y Georgia, su tierra de origen.

Durante su campaña, Gingrich mostró sus principales diferencias frente a Romney, exgobernador de Massachusetts, a quien acusó de no ser suficientemente conservador, carecer de honestidad y cambiar de opinión dependiendo del ambiente.

Esta oposición ha sido aprovechada rápidamente por el equipo de campaña demócrata del presidente Obama, que hoy mismo sacó un vídeo en el que recopila todos los ataques de Gingrich a Romney.

El anuncio televisivo ironiza sobre la relación entre ambos bajo el título de "Newt Gingrich: Francamente, no el mayor respaldo de Romney", y recuerda los calificativos de "mentiroso" y "poco honesto" lanzados por Gingrich contra su compañero de partido durante la campaña.

Igualmente rápido reaccionó Romney, ya con el camino libre para obtener la nominación republicana en la convención de finales de agosto en Florida.

Su equipo de campaña emitió un comunicado en el que Romney destaca la "elocuencia y valentía mostrada por Gingrich a la hora de exponer las ideas conservadoras a lo largo de su campaña".

"Mi esposa Ann y yo estamos orgullosos de llamar amigos a Newt y Callista y esperamos trabajar con ellos en los próximos meses y años por delante en nuestra lucha por restaurar la promesa de EE.UU.", señaló Romney.

De este modo, Romney clausura casi por completo unas primarias republicanas que han sido más competidas de lo esperado, y en las que ahora deberá cortejar el voto más moderado para atraer votantes centristas desencantados con la Administración Obama, quien por el momento le saca cierta ventaja en las encuestas.

En liza solo queda el congresista ultraliberal por Texas, Ron Paul, quien ya ha anunciado que no abandonará hasta la convención republicana de agosto, con un discurso que combina la retirada inmediata de las tropas estadounidenses del extranjero, la supresión de la Reserva Federal (Banco Central) y la defensa a ultranza de las libertades individuales frente al Estado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine