30 de marzo de 2011
30.03.2011
Discurso ante el Parlamento

Assad atribuye las revueltas en Siria a "una gran conspiración"

Dice que las reformas o la formación de nuevos partidos tienen menos preferencia que "la salud de los niños"

30.03.2011 | 16:58
Bashar al Assad durante su discurso ante el Parlamento sirio.

El presidente de Siria, Bashar al Assad, declaró este miércoles ante el Parlamento que su Gobierno está "contra la conspiración y a favor de las reformas" y denunció que el objetivo de los conspiradores es debilitar "el último fuerte fronterizo del mundo árabe".

"Si hay reformistas, los apoyaremos", aseveró. Assad admitió que "no todos los manifestantes que han salido a las calles son conspiradores", aunque advirtió de que su Gobierno puede aceptar las "demandas del pueblo" pero no puede apoyar "el caos".

El discurso se ha visto interrumpido en varias ocasiones por los jaleos y declamaciones de apoyo de algunos de los parlamentarios.

No da prioridad a las reformas

Assad apuntó reformas políticas no son prioritarias y agregó que no pueden estar ligadas a razones temporales o por el clima de revueltas en la región.

Asuntos como la derogación de emergencia, vigente desde 1963, o la formación de nuevos partidos políticos tienen menos preferencia que la preservación de la estabilidad y "la salud de los niños".

"El estado de emergencia puede crear algún sufrimiento a la población, pero, en cambio, no podemos aplazar nuestra preocupación por la salud de los niños", insistió en referencia a la ley de emergencia, que muchos esperaban que fuera derogada por el presidente.

Al Asad se limitó a recordar un anuncio del jueves pasado, en el que el régimen se comprometió a hacerlo, pero sin dar fecha.

"Las relaciones entre el pueblo y su Gobierno no deberían construirse bajo presiones", dijo el gobernante.

"Hemos hablado sobre la derogación de la ley de emergencia y la creación de partidos políticos en el 2005, cuando no había presiones. Ese fue el comienzo del proceso de reformas", añadió.

"Nuestra prioridad es la estabilidad"

Al Asad, en el poder desde el año 2000, dijo que las reformas políticas comenzaron hace diez años y se proyectarán a otros diez, pero no pueden estar ligadas a "condiciones estacionales", como la actual oleada de revueltas en la región.

"Es cierto que estamos retrasados, pero se debe a otras prioridades. Nuestra prioridad es la estabilidad de Siria, es un hecho, pero no una justificación", insistió.

También subrayó que el país no puede mantenerse sin reformas, porque ello sería "destructivo", aunque puntualizó que "no hay que acelerarse".

El gobernante, en el primer mensaje que hace público desde que a mediados de este mes estallaran una serie de manifestaciones que han causado decenas de muertos, insistió en que Siria está siendo víctima de una "gran conspiración".

"El último objetivo de la conspiración contra Siria es que renuncie a la resistencia contra Israel", dijo el presidente en un discurso pronunciado en el Parlamento sirio y retransmitido por la televisión.

Al Asad afirmó que los conspiradores, que "son una minoría", quieren que el régimen sirio renuncie a su principales prioridades, que son mantener la unidad y la estabilidad del país y satisfacer las principales necesidades de la población.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook