01 de junio de 2008
01.06.2008

El odio se dispara en Italia

Las políticas contra la inmigración de Berlusconi producen un incremento de ataques xenófobos y racistas

01.06.2008 | 19:09

Los episodios de racismo y xenofobia se han disparado en Italia desde que el nuevo Gobierno de Silvio Berlusconi emprendiera su controvertida política de mano dura contra la inmigración. Hay miedo entre muchos extranjeros, sobre todo entre las niñeras y las empleadas domésticas, estimadas según algunas asociaciones en aproximadamente unas 100.000. Y resulta lógico, visto el clima de intolerancia que reina últimamente en Italia, sobre todo después de la ola de violencia que se registró en contra de los gitanos en Nápoles. En los últimos días, de hecho, se han dado episodios que aumentan la alarma.

A principios de semana, unas 20 personas armadas con palos y con el rostro cubierto asaltaron negocios manejados por extracomunitarios en el barrio de Pigneto, en Roma. La furia contra los extracomunitarios se desencadenó después del robo de una cartera sufrido por una vecina de la zona. Una rumana que vive desde hace ocho años en Italia y que trabaja como mediadora cultural, por otra parte, fue insultada el miércoles mientras viajaba junto a su hijo de 15 meses en un autobús de la capital: "Gitana de mierda", le dijeron, según denunció. Hasta Kledi Kladiu, un albanés famoso por ser instructor de danza en un popular programa de TV, fue asimismo agredido e insultado por tres hombres que le espetaron: "Albanés asqueroso".

No por nada la sección italiana de Amnistía Internacional, al hacer alusión a la "erosión de los derechos de todos", consideró que "Italia puede convertirse en un país peligroso, hoy para los gitanos y los rumanos, mañana potencialmente para todos nosotros".

Mientras, los cuatro inmigrantes sin documentación, entre ellos un chileno, detenidos en Milán y a los que se aplicó el agravante de cometer delitos en situación de clandestinidad, según las nuevas normas aprobadas por el Gobierno de Silvio Berlusconi, serán juzgados por la vía rápida el 6 de junio, decidieron ayer los jueces. Los jueces milaneses encargados de estos casos convalidaron los arrestos de los cuatros inmigrantes y ordenaron que sigan encarcelados.

No se pronunciaron sobre la petición de los abogados defensores, que expresaron sus dudas sobre la constitucionalidad de las normas aprobadas, acogiéndose al artículo 3 de la Constitución que dice que "le ley es igual para todos". Y es que la normas aprobadas por el Ejecutivo posfascista preven el aumento de la pena en un tercio cuando quien comete el delito es un inmigrante sin permiso de residencia. El 6 de junio los jueces se pronunciarán sobre la petición de los abogados defensores.

Los cuatro primeros extracomunitarios que serán juzgados con las nuevas normas son un chileno, un ucraniano, un moldavo y un marroquí, a los que se pueden unir dos norteafricanos ilegales detenidos ayer en el sur de Italia por posesión de droga. El clandestino chileno tiene 18 años y está acusado de daños causados en un hospital de Milán y de resistencia a la autoridad. El joven fue hallado sin pasaporte.

El marroquí tiene 27 años y fue detenido supuestamente con cocaína y heroína y el ucraniano, de 32 años, y el moldavo, de 25, fueron arrestados tras ser acusados de sustraer electrodomésticos. Están acusados de robo con agravante. "Con las nuevas medidas es como decir que quien tenga el pelo rubio o sea negro y cometa un delito tiene que ser condenado a un tercio más de la pena", dijo el abogado de uno de los afectados.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine