09 de mayo de 2008
09.05.2008
Italia

Arrestan a diez presuntos mafiosos de dos clanes de Calabria

09.05.2008 | 15:26
Fotografía policial con fecha desconocida que mustra al jefe de la mafia calabresa de la Ndrangheta Francesco Barbaro (u´ castanu´), con 81 años de edad en la actualidad, quien fue detenido hoy viernes 9 de mayo. La policía detuvo hoy a siete personas relacionadas con la muerte de seis italianos en la ciudad alemana de Duisburg el 15 de agosto del 2007 en un ajuste de cuentas. La policía asegura que los siete nuevos arrestos son la continuación de una operación iniciada después del arresto de 29 miembros de clanes opuestos el pasado 30 de agosto.

Los carabineros detuvieron hoy a 10 presuntos miembros de los clanes de la 'Ndrangheta, la mafia calabresa, "Nirta-Strangio" y "Pelle-Vottari" que desde hace años mantienen una guerra que ha causado numerosas muertos, entre ellos los seis de la conocida como matanza de Duisburgo en 2007.

Los detenidos están acusados de homicidios, tráfico y tenencia de armas, incluso de guerra, y explosivos, así como de controlar las actividades ilícitas en los pueblos de la Locride, la zona de la provincia de Reggio Calabria donde operan.

También están acusados de pertenecer a asociación mafiosa que desarrolla su actividad principalmente en Luca, pequeña población calabresa de menos de 5.000 habitantes, de donde son los clanes, y en Alemania, especialmente en Kaart y Duisburgo.

El 15 de agosto de 2007 fueron asesinadas en la pizzeria "Da Bruno" de Duisburgo seis personas consideradas miembros del clan Pelle-Vottari.

Los arrestados son María Pelle, de 32 años, y Antonella Vottari, de 33, mujer y hermana del capo Francesco Vottari, en paradero desconocido; Francesco Barbaro, de 81 años; el empresario Gianfranco Cocilovo, de 69; Giovanni Marrapodi, de 31 y profesión técnico dentista; Domenico Mammoliti, de 26; Giuseppe Pelle, de 48, Antonio Romano, de 19; Liano Benas, de 68 y Paolo Nirta, de 31.

Las detenciones se realizaron en las localidades de San Luca, Bovalino y Benestere, en la Locride (Calabria) y en las norteñas Bolonia y Udine.

La operación policial de hoy supone un nuevo golpe contra los clanes de la 'Ndrangheta de San Luca tras las últimas redadas de los últimos meses, en los que se detuvieron una cuarentena de arrestos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook