15 de marzo de 2019
15.03.2019
Primera edición de los JH Talks El futuro de la empresa canaria

Bernardos apuesta por "liquidar" la aduana en el comercio con la Península

El profesor cree que la unión aduanera sería mala para empresarios "protegidos" pero buena para las Islas

15.03.2019 | 02:14
Conferencia del economista Gonzalo Bernardos en el Club Oliver de Santa Cruz de Tenerife
Bernardos apuesta por "liquidar" la aduana en el comercio con la Península
Gonzalo Bernardos
 
"El Régimen Económico y Fiscal no lo conoce nadie, es el secreto mejor guardado. No sé si el Gobierno de Canarias está intentando hacer algo o no al respecto, pero lo disimula muy bien"

"Si estoy en la Península y quiero vender a Bélgica no hay problemas, pero sí los hay en Canarias"

"A mucho empresario canario puede que no le interese la eliminación de la aduana, pero yo creo que a Canarias sí le interesa. La aduana ha protegido a los empresarios canarios que operan en Canarias"

"No podemos competir con Malasia condenando a la precariedad a parte de la población"

"Ustedes no tienen perdón para decirque les va a ir mal; a ustedes les tiene que ir bien"

"Rajoy se merece un sobresaliente en creación de empleo y un suspenso en calidad del empleo"

"La clase media volverá a crecer y nacerá pronto un nuevo modelo de empresa"

"Yo aspiro a tener empresarios con imaginación, no como los de la España de los años cincuenta"

Profesor de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB)

 

 

El economista Gonzalo Bernardos está convencido de que acabar con los trámites y gastos aduaneros que limitan el comercio entre Canarias y la Península sería altamente beneficioso para la economía isleña. El profesor de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) argumentó que a pesar de las reticencias que podría generar en determinados empresarios canarios, esos que venden exclusivamente en el mercado local y que están "protegidos" de la competencia del resto del país precisamente por la aduana, la medida sería "buena" para la Comunidad Autónoma.

Bernardos, que se ha convertido en un personaje célebre para el gran público a raíz de sus apariciones televisivas, fue ayer el protagonista de la primera edición del foro JH Talks, un encuentro organizado por el despacho JH Asesores Financieros & Bancarios en Santa Cruz de Tenerife. El economista aprovechó el encuentro con buena parte de la flor y nata del empresariado canario para dejar algunos vaticinios y otras tantas recomendaciones. Y entre estas últimas, el que fuera vicerrector de Economía de la UAB se detuvo especialmente en dos. En primer lugar, en la urgente necesidad de que las instituciones de las Islas, con el Gobierno de Canarias a la cabeza, lancen una campaña "brutal" de divulgación para dar a conocer el Régimen Económico y Fiscal (REF), esto es, las ventajas que el Archipiélago ofrece a los potenciales inversores. El desconocimiento del REF en el resto del país es casi absoluto, avisó. En segundo lugar, el experto apostó abiertamente por "liquidar" la aduana, un tema que no suele ponerse sobre la mesa por el hecho de que la justificación de la oficina aduanera está justamente en la diferente fiscalidad de Canarias y la Península. En las Islas hay IGIC y en el resto del Estado está, con excepciones, el IVA.

En definitiva, enviar un producto al Archipiélago desde territorio peninsular está considerado como exportación pese a que la mercancía en cuestión no salga del mismo país. Por eso hay que redactar el Documento Único Administrativo (DUA) en el que se declara la importación o la exportación, según el caso. Y el DUA conlleva unos gastos de gestión. Gastos a los que se suma también en ocasiones el impuesto por el Arbitrio Insular sobre la Entrada de Mercancías, el AIEM, que se paga ante determinadas importaciones de mercancías para favorecer la producción local en detrimento de las compras a vendedores del resto del país. En otras palabras: es una carga fiscal a las importaciones, un arancel, para promover que el producto se compre a los fabricantes locales.

Gonzalo Bernardos entiende, tal como ahondó en la charla celebrada en el Club Oliver de la capital tinerfeña, que la economía canaria saldría altamente beneficiada si se acabara con esos gastos. "Hay que liquidar el tema de la aduana, que haya una sola aduana", reflexionó el economista, que hizo hincapié en que la medida potenciaría enormemente las actividades de logística en las Islas, y con ello los puestos de trabajo. ¿Por qué? Pues porque quitaría obstáculos para que las empresas foráneas llevaran sus productos hasta África con Canarias como puente. El Archipiélago reúne los requisitos necesarios para ser esa "plataforma" logística que no termina de materializarse. Tiene la posición geográfica perfecta y tiene puertos preparados para ello, de modo que acabar con la aduana daría la "facilidad de movimiento" que marcaría la diferencia. Es más, el profesor universitario está seguro de que también favorecería el crecimiento de la industria, en concreto de la llamada industria de última fase, es decir, la del transporte, distribución, almacenamiento...

En estos momentos, continuó Bernardos, la aduana "dificulta la operatividad" de muchas empresas. "Yo estoy en España y quiero vender en Bélgica y no hay problemas, pero sí los hay si quiero vender en Canarias", reflexionó el experto, que explicó que esos "costes suplementarios" de los trámites y aranceles desembocan en que esa empresa "se desentienda" y acabe por descartar el mercado insular.

Reticencias

No obstante, el experto puntualizó que es consciente de que la supresión de la aduana generaría el rechazo de determinados empresarios locales. "La aduana ha protegido a los empresarios canarios que operan exclusivamente en Canarias", ahondó el economista, que dijo que estos serían "los más perjudicados" de una medida que, en cambio, sería beneficiosa para la economía regional. "Mala" para ellos, por la competencia creciente de empresas que ya no tendrían el obstáculo aduanero, y "buena" para Canarias, subrayó. "A mucho empresario puede que no le interese la eliminación de la aduana, pero creo que a Canarias sí le interesa", sentenció.

Durante su intervención ante un auditorio de unas 200 personas, Gonzalo Bernardos se detuvo también especialmente en el REF, recientemente modificado pero que sigue siendo casi un desconocido entre las empresas del resto del país. El profesor de la Universidad Autónoma de Barcelona se preguntó retóricamente cómo es posible que tantas empresas se instalen en Irlanda, con un impuesto de sociedades del 12,5%, y tan pocas en el Archipiélago, donde es del 4%. Y Canarias, enfatizó, "puede ser Irlanda", pero no lo es, señaló, entre otras cosas por el desconocimiento del REF que existe más allá de la Comunidad Autónoma. "Tienen que hacer una campaña brutal; hay que captar talento, y la forma más fácil con que el Gobierno de Canarias puede hacerlo es vendiendo las ventajas fiscales de las Islas", expuso. "Ustedes", enfatizó el experto en alusión a la economía y la sociedad isleñas, "no tienen perdón para decir que les va a ir mal; a ustedes les tiene que ir bien", remató antes de insistir en que el REF "no lo conoce nadie". "Es el secreto mejor guardado, y no sé si el Gobierno de Canarias intenta o no hacer algo, pero desde luego lo disimula muy bien", bromeó.

Ya en términos más generales, Bernardos se mostró también convencido de que ha llegado el momento de acabar con la devaluación de los salarios. "Rajoy se merece un sobresaliente en creación de empleo, sí, pero también se merece un suspenso en la calidad de ese empleo", continuó. En definitiva, considera que España en general y Canarias en particular ni pueden ni deben competir con Tailandia o Malasia bajando los sueldos.

"Ni condenar a la precariedad a una parte de la población", agregó. Cuestionado por el periodista Roberto González sobre cómo las empresas podrían afrontar una subida de los salarios, Bernardos respondió que, fundamentalmente, con el "talento" que él les presupone. "Yo aspiro a tener unos empresarios imaginativos, innovadores y no como los que había en los años cincuenta en la España de Franco, donde se competía con el exterior con bajos salarios", profundizó.

El profesor del departamento de Teoría Económica de la UAB vaticinó que el fin de la devaluación salarial y del abaratamiento de los despidos -lo que también aventuró que sucederá pronto- traerá la recuperación de la clase media, depauperada durante los muchos años de crisis. "La clase media volverá a crecer y un nuevo modelo de empresa nacerá", pronosticó.


'No' a las subvenciones



  • El economista Gonzalo Bernardos se mostró ayer como firme detractor de las subvenciones, o más bien de la política de subvenciones que ponen en marcha determinados políticos desde las instituciones para, de algún modo, comprar voluntades. "A mí me gustaría prohibir las subvenciones", enfatizó el profesor de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), que a continuación preguntó al auditorio congregado en el Club Oliver de Santa Cruz de Tenerife si sabían que la actual alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, "no ha trabajado nunca". "Estaba en un observatorio que vivía de las subvenciones", continuó quien se ha convertido en uno de los economistas más televisivos del panorama nacional. Bernardos se mostró partidario, en cambio, de una eventual subida de impuestos, aunque con matices. En primer lugar, el economista puntualizó que contrariamente a la opinión generalizada, España no está por encima de la media europea en presión fiscal, hasta el punto de que él subiría los impuestos siempre que el dinero sirviese "para que la educación fomente la igualdad de oportunidades o para mejorar la sanidad". No, sin embargo, con medidas como el incremento desmesurado de las tasas universitarias, que en algunos casos recientes cifró en hasta un 75%, porque medidas de ese tipo hacen un flaco favor a la igualdad de oportunidades. "Y con independencia de cómo vivan los padres, todos los hijos tienen derecho a ir a la universidad", remató.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook