12 de octubre de 2018
12.10.2018

Los combustibles estrenan etiquetas: E para la gasolina y B para el diésel

Desde hoy es obligatorio que todas las gasolineras tengan en lugar visible las nuevas marcas, que convivirán con las antiguas

11.10.2018 | 23:05

Las gasolineras estrenan un nuevo etiquetado para los combustibles, homogeneizado con el resto de surtidores europeos. Pero que no se inquiete el lector, estas acompañarán a las etiquetas informativas tradicionales ya que tienen el único propósito de que los consumidores cuenten con la mayor información posible. Así, a la etiqueta verde para la gasolina y la negra para el gasóleo se unirán unas pegatinas que se colocarán en un lugar bien visible para evitar errores cuando se viaja al extranjero. La nueva marca para el diésel tendrá forma cuadrada con una B en el interior (que significa biodiésel), acompañada de un número que indica el porcentaje máximo de biodiésel que contiene. En el caso de la gasolina será un círculo con la letra E de etanol. Justo debajo también habrá un número que indica el porcentaje de etanol del combustible. Es decir, la etiqueta E5 será para los coches que aceptan un octanaje 95 con mezcla de 5% de etanol y 95% de gasolina; la E10 es para los vehículos que aceptan hasta un 10% de etanol y 90% de gasolina, y la E85 acepta un 85% de etanol y 15% de gasolina.

El diésel ve desaparecer nombres como el gasóleo A y lo sustituye por nombres tan nuevos como B7, B10. El diésel etiquetado con B7 lleva un 7% de biodiésel mezclado con diésel, mientras que el B10 lleva un 10% de biodiésel.

Por su parte, XTL significa diésel sintético, es decir, que no deriva del crudo de petróleo, mientras que los combustibles gaseosos están representados con un rombo.

Muchas de las 433 gasolineras de las Islas han hecho ya el cambio, pero será ya obligatorio desde hoy. El objetivo de esta medida es que los conductores que viajen por Europa puedan conocer con qué combustible pueden llenar su depósito y no incurran en errores que puedan resultar muy perjudiciales para los motores de sus vehículos. Y es que este nuevo etiquetado armonizado se implantará en los 28 países miembros de la Unión Europea (UE), además de los que están adheridos al Espacio Económico Europeo (Islandia, Liechtenstein y Noruega) y también Macedonia, Serbia, Suiza y Turquía.

Pero estas etiquetas no estarán sólo en los surtidores; los nuevos coches que se matriculen a partir del hoy mismo deberán también llevar este indicativo en la etapa del depósito y en las especificaciones del manual del vehículo. También se verán en los surtidores de gasolina, diésel, hidrógeno (H2), gas natural comprimido, gas natural licuado y gas licuado de petróleo de las estaciones de servicio de acceso público de todos los países de la UE, de forma clara y visible.

Pero ¿qué sucede si al repostar uno se equivoca de manguera? Según las organizaciones que representan a las automovilísticas europeas, el cuello de llenado de combustible difiere según el tipo de carburante que acepte el vehículo. En los vehículos que van a gasolina, el boquerel de un surtidor es más pequeño que de uno de gasóleo. El accidente, pues, no es posible en ese caso. No ocurre lo mismo con los que van a gasóleo.

Si la equivocación se diese y el problema se detacta en el propio surtidor, no debe mover el coche. Hay que comunicarlo a los responsables de la gaolinera que serán quienes extraigan el combustible equivocado. Si el fallo se detecta ya fuera de la estación, hay que aparcar el vehículo en una zona segura y avisar al servicio de asistencia en carretera de su asegurdora.

La medida, que trata de fomentar el consumo de biocombustibles y reducir la contaminación, no ha sido bien recibida por todas las partes implicadas. La patronal de vendedores de carburantes considera que se llega tarde y cuando ya hay avances químicos añadidos a los carburantes muy afectivos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook