11 de septiembre de 2018
11.09.2018

El gasto en horas extra en Canarias impide contratar a 3.500 personas

Las jornadas ampliadas le cuestan a las compañías 91 millones de euros P Las empresas destinaron un 4,6% menos que en 2017

11.09.2018 | 00:16

Un análisis de Randstad, la empresa líder en servicios de recursos humanos en España, revela que las horas extra en Canarias tienen un coste para las compañías superior a los 91 millones de euros. En concreto, durante el último año supusieron 91millones de euros, un 4,6% menos que en 2016. Se trata, además, de la segunda cifra más elevada de los últimos cinco años, solo superada por la registrada el año anterior. El coste acumulado para las empresas en el Archipiélago supera los 447 millones de euros en los últimos cinco años.

A nivel nacional, las horas extra suponen un coste para las empresas de 3.113 millones de euros, un 9,4% más que en 2016 (2.845 millones), y la cifra más elevada desde 2008. El número de horas extraordinarias remuneradas realizadas por los trabajadores españoles se situó el último año en torno a los 147 millones (4,5 millones de horas extra en el caso de Canarias), y el coste laboral para las compañías está entre los 17 y los 28 euros, según la región.

El estudio revela que el volumen de inversión realizado por las empresas canarias para abonar esta extensión de la jornada laboral supondría la contratación de 3.509 profesionales durante un año, abonando el salario medio en las Islas. 3.021 de ellos trabajarían a jornada completa y 489 lo harían parcialmente. A nivel nacional, esta cifra asciende hasta los 101.850 trabajadores durante un año.

"Las horas extraordinarias son una herramienta para adecuar los niveles de producción a un incremento puntual del volumen de trabajo, y con ello satisfacer las necesidades en un momento concreto, determinado. Sin embargo, la utilización excesiva de este mecanismo provoca un descenso en la productividad de los empleados, así como otros problemas derivados de la sobrecarga de trabajo, como incrementos de las tasas de siniestralidad, o un descenso de la felicidad de los empleados en el entorno laboral, entre otros", explicó Luis Pérez, director de Relaciones Institucionales de Randstad. Y añadió que "el uso de contratos temporales, o jornadas parciales, es una herramienta mucho más eficiente para adaptarse a los incrementos de producción estacionales o puntuales para las empresas".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook