11 de agosto de 2018
11.08.2018

Tranquilidad en Canarias en la jornada de huelga de los pilotos de Ryanair

Cerca de 700 pasajeros vieron trastocados sus planes en las Islas y 14.000 en toda España

10.08.2018 | 22:59
Una familia espera a ser atendida ayer en un mostrador de Ryanair en Canarias.

Exceltur, contra la precariedad

  • El vicepresidente ejecutivo de Exceltur, José Luis Zoreda, aseguró ayer que las huelgas en Ryanair ponen de manifiesto las “debilidades” de un modelo de bajo coste que, en su opinión, se basa, entre otros aspectos, en la precariedad del empleo. “Indudablemente, las huelgas de Ryanair vienen a poner de manifiesto las debilidades de un modelo low cost” que, más que nunca, se basa, entre otros aspectos, en la precariedad del empleo y en unas condiciones competitivas ajenas a la regulación que sí tienen que cumplir otras compañías aéreas españolas, que se ven claramente perjudicadas”, explicó el vicepresidente de Exceltur, asociación que agrupa a las grandes empresas del sector turístico. Según Zoreda, la huelga de Ryanair “es algo que no beneficia en temporada alta a los intereses del sector turístico español”. Por ello, apeló, “en esa defensa que el Gobierno está tratando de hacer en la mejora de las condiciones del empleo”, a que se tome “muy en cuenta” quiénes son los principales “transgresores”. Efe

La mayor huelga sufrida hasta la fecha por Ryanair solo rozó a las Islas, con cuatro vuelos cancelados de los 400 que no despegaron por propia decisión de la aerolínea irlandesa tras el paro de 24 horas convocado por sus pilotos en Alemania, Bélgica, Italia, Suecia y Holanda. Alrededor de 55.000 pasajeros en todo el continente resultaron afectados, más de 700 en el Archipiélago. La empresa aseguró que el 85% de las operaciones programadas, "más de 2.000 vuelos", se prestaron con normalidad.

Es la segunda movilización de trabajadores de la compañía low cost en poco más de dos semanas. Al final del mes pasado fueron los tripulantes de cabina españoles, belgas y portugueses los que protestaron por sus condiciones de trabajo, en muchos casos ajenas al marco legal de sus países. Como en aquella ocasión, Ryanair también calificó la protesta de ayer de "innecesaria" y "evitable" e instó a los sindicatos a retomar la negociación.

Hasta el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, intervino, a través de su cuenta de Twitter, para asegurar que "estará vigilante" con el fin de que la aerolínea atienda los derechos de los pasajeros afectados por las cancelaciones.

En el caso de las Islas, fueron los que tenían previsto viajar ayer desde Fráncfort a Gran Canaria y desde Bruselas a Tenerife Sur. Esos dos vuelos más sus respectivos retornos al punto de partida son los que Ryanair anuló en el Archipiélago. En toda España, el paro dejó fuera de los paneles 76 vuelos, lo que afectó a unos 14.000 pasajeros.

Poco antes del mensaje en redes sociales del presidente Sánchez, el Ministerio de Fomento advirtió de que las cancelaciones por paros del personal no son una circunstancia extraordinaria, categoría que sí tienen las condiciones meteorológicas que impiden el despegue o el aterrizaje, por ejemplo.

Según esta advertencia, la compañía tendrá que abonar compensaciones económicas a los afectados. La suma de estas oscila entre los 250 y los 600 euros siempre que la cancelación no se haya avisado con el tiempo requerido -una o dos semanas, en función del transporte alternativo propuesto- o que no haya logrado una propuesta de transporte alternativo satisfactorio. Además, el pasaje tiene derecho de asistencia mientras espera en el aeropuerto. Esto incluye comida y bebida suficiente, dos llamadas telefónicas o acceso al correo electrónico y, si fuese necesario, una o más noches de alojamiento. También debe ponerse a su disposición el transporte del aeropuerto al hotel designado por la aerolínea. Es esta la que debe abonar todas las facturas y no puede pedir al pasajero que las abone y luego las reclame.

Todo ello en el caso de que el afectado no elija el reembolso. Si se decanta por recuperar el dinero para intentar volar con otras compañías, pierde el derecho a la compensación económica para los casos de retrasos de más de tres horas, que es idéntica a la que correspondería en el caso de cancelación de vuelo, entre 250 y 600 euros.

La Asociación de Pilotos Irlandeses de Aerolíneas (Ialpa), afiliada al sindicato Fórsa, aseguró que la aerolínea "no tiene experiencia" en "relaciones industriales". En la isla, esta movilización, la quinta desde el mes pasado, provocó la cancelación de 20 vuelos, el 7% del total, y afectó a unos 3.500 clientes, según un comunicado de Ryanair.

El mayor impacto se sufrió en Alemania, donde fueron 250 las operaciones que no se efectuaron en diez aeropuertos del país. Los trastornos afectaron a 42.000 pasajeros. Mientras, en Suecia unos 40 pilotos, aproximadamente el 80% de los contratados por la aerolínea en ese país nórdico, secundaron el paro. Como resultado, se cancelaron 22 vuelos.

Bélgica fue la segunda plaza en número de vuelos retirados del panel (104), con Charleroi (82) como aeródromo más afectado. Los planes de alrededor de 14.000 pasajeros se vieron afectados. Mientras, en Holanda, cuyos pilotos se sumaron a última hora del martes, imperó la normalidad. La falta de avances en las conversaciones sobre salarios y condiciones laborales desencadenó estas protestas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine