11 de julio de 2018
11.07.2018

El Banco de España advirtió en 2009 de los problemas del Banco Popular

El 36% de la cartera crediticia se concentraba en el ladrillo en el año 2008

10.07.2018 | 22:51
El Banco de España advirtió en 2009 de los problemas del Banco Popular

Condena por los bonos convertibles

  • El Juzgado de Primera Instancia número 33 de Madrid ha condenado a Banco Popular a pagar 16.000 euros a los familiares -mediante una sociedad limitada de carácter familiar- de una persona que contrató bonos necesariamente convertibles en acciones de la entidad en el año 2009, después de que se le hubiera proporcionado una "mala información". La sentencia ordena la restitución de las cantidades y sufragar la costas del proceso a pesar de que la persona de la sociedad que formalizó el contrato falleció, basándose en que el banco no le suministró la información a la que estaba obligado por ley. Esto, unido a la confianza del cliente en la entidad, propició la existencia de error en su consentimiento. Además, ha podido acreditarse que la documentación fue rellenada por el propio empleado de la oficina debido a que la firma se produjo en poco menos de tres minutos. Europa Press

El inspector del Banco de España y responsable de estas labores en el Popular, Ignacio Pardo, reconoció ayer que el banco tenía problemas estructurales que ponían en peligro su solvencia futura por su elevado volumen de activos problemáticos, bajos niveles de cobertura y de rentabilidad. En los informes del Banco de España elaborados entre 2009 y 2011, los inspectores ya identificaron necesidades de provisiones y "ajustes pendientes" en el Banco Popular, según explicó Pardo, que compareció en la Comisión del Congreso de los Diputados presidida por la nacionalista canaria Ana Oramas que investiga la crisis financiera, el rescate bancario y la caída de la entidad.

En dicha comparecencia, Pardo recibió críticas de los grupos por no explicar la situación que vivió el Popular hasta que se produjo su venta al Banco Santander y que, no obstante, estaba limitada por el Banco Central Europeo (BCE). Tal y como explicó Oramas, el BCE prohibió hacer declaraciones sobre su trabajo al inspector, adscrito al organismo europeo desde febrero de 2017.

Oramas añadió que en una carta enviada al Congreso, el BCE trasladó a los diputados que pueden enviar sus preguntas por escrito y se les contestará. Preguntas, que tal y como confirmó la presidenta de la Comisión, enviará al organismo presidido por Mario Draghi.

Durante su intervención y en respuesta a los representantes de los grupos parlamentarios, Pardo recordó los test de estrés a los que se sometió el Banco Popular en 2012, 2014 y 2016, realizados por España y por organismos internacionales como la Autoridad Bancaria Europea (EBA, en inglés).

Tras el de 2012, Popular lanzó una ampliación de capital de 2.500 millones de euros, a la que siguió otra de la misma cuantía en 2016. Pardo precisó que el Banco Popular arrastraba problemas estructurales de muchos años por su "elevada concentración" en el sector de la construcción, que en 2008 alcanzaba el 36% de su cartera total de créditos.

Aunque el Banco de España advirtió a la entidad sobre este asunto, y Popular tomó medidas, poniendo como límite un 25% de su cartera, "no fue suficiente", dijo Pardo, para quien el punto de inflexión que dio paso a la caída de la entidad se produjo en 2008, cuando estalló la burbuja inmobiliaria.

En 2007, el Banco Popular registró su máxima capitalización bursátil, de más de 19.000 millones, además de sus mayores beneficios, y dividendos, ya que repartió entre sus accionistas unos 600 millones de euros.

Por último, Pardo, que sobre el Banco Pastor -comprado por Popular en 2011- expuso que tenía problemas estructurales similares al banco intervenido, recordó que la entidad vendida al Santander se ha saneado por unos 45.000 millones de euros.

"Popular no ha supuesto ningún coste" para el contribuyente, destacó Pardo, que reconoció que con "más herramientas" y más medidas por parte de comunidades autónomas, auditoras, agencias, o los propios gestores de las entidades se podría haber minimizado la situación del sector financiero en la crisis.

Tras la comparecencia de Pardo, el día clave será mañana, ya que acudirán al Congreso los expresidentes de la entidad Ángel Ron y Emilio Saracho para dar cuenta de la caída del Banco Popular.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine