14 de agosto de 2017
14.08.2017

Canarias logra producir más que en 2008 con 50.000 trabajadores menos

El peso de los salarios en el PIB se reduce mientras aumenta el de los beneficios empresariales. "Se genera la misma renta con menos empleo", dicen los expertos

14.08.2017 | 02:53
Canarias logra producir más que en 2008 con 50.000 trabajadores menos

Aumenta la productividad del empleado

  • El economista José Carlos Díez explica que medir la productividad en el sector turístico no es tarea fácil, si bien puntualiza que es más sencillo hacerlo en el caso del subsector hotelero, por ejemplo, y aquí las cifras del Instituto Canario de Estadística permiten comprobar cómo la productividad del personal de los hoteles del Archipiélago ha crecido sensiblemente desde 2008, es decir, desde el estallido de la crisis socioeconómica. Aquel ejercicio terminó con 49.303 empleados en los hoteles de la Comunidad Autónoma y 49,4 millones de pernoctaciones, incluidas las de los turistas extranjeros y nacionales. El año pasado los trabajadores ya fueron 65.176 y las pernoctaciones, hasta 69,7 millones. Así pues, mientras que las pernoctaciones se incrementaron un 41%, el empleo lo hizo solamente un 32%, nueve puntos menos. En otras palabras: si en 2008 hubo 1.001 pernoctaciones en hoteles de las Islas por cada trabajador, en 2016 fueron 1.069 las pernoctaciones por cada empleado, es decir, 68 más o un 6,8% más. El expresidente del CES de Canarias Fernando Redondo cree al respecto del deterioro de los salarios que la recuperación de los mismos pasa por retrotraer la normativa laboral al momento anterior a la polémica reforma del Partido Popular (PP), en concreto en lo relativo a la capacidad de negociación del trabajador frente al empresario. El economista y expresidente del CES considera que reducir el ámbito negociador al seno de la empresa deja en situación de debilidad al empleado y apuesta por volver a potenciar la negociación colectiva. M. Á. M.

Canarias ya es capaz de producir más que en 2008, y ello aun cuando cuenta con 50.000 trabajadores menos que entonces. En 2008, el ejercicio que marcaría el antes y el después de la crisis económica, el Producto Interior Bruto (PIB) de la Comunidad Autónoma, es decir, el valor de todos los bienes y servicios producidos y prestados en las Islas durante el año, llegó a 42.582,3 millones de euros, según los datos oficiales del Instituto Nacional de Estadística (INE). Pues bien, en 2016, tras cinco años de estrecheces y dos de leve recuperación, no solo se llegó de nuevo a esas cifras históricas, sino que incluso se superaron. Los primeros cálculos del INE revelan que el PIB del Archipiélago ascendió el último ejercicio a 42.606,7 millones, un nuevo récord después de que la principal variable macroeconómica para medir la riqueza de un territorio cayera por debajo de los 40.000 millones de euros en 2012, 2013 y 2014. Lo más llamativo, con todo, es que ese nuevo récord de producción se ha sustentado en un mercado laboral que ocupa a decenas de miles de trabajadores menos que en el estallido de la crisis.

En concreto, la Comunidad Autónoma pasó de tener 774.379 afiliados a la Seguridad Social en 2008 -cantidad que se corresponde con la media anual- a tener 726.881 el último año, con arreglo a las estadísticas del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, que dirige Fátima Báñez. En otras palabras: son exactamente 47.498 trabajadores menos, incluidos los autónomos. Y ¿cómo es posible entonces que con un mercado laboral que ha experimentado tamaña pérdida de ocupados Canarias sea ya capaz de generar más riqueza que hace nueve años?, cuando, además, la economía de la región -como en general la española- estaba altamente dopada por, entre otros factores, la burbuja inmobiliaria. La respuesta a esta pregunta depende del encuestado. Desde los sindicatos ponen especial acento en la precarización del empleo -más horas de trabajo y peores condiciones laborales-, mientras que desde la patronal se puntualiza que, en general, las empresas se han visto obligadas a ganar en eficiencia después de tener que ajustar sus plantillas para sobrevivir a la crisis. Pero, ¿qué dicen los expertos?

El economista Fernando Redondo, expresidente del Consejo Económico y Social (CES) de la Comunidad Autónoma, recuerda en primer lugar que una de sus principales luchas al frente de la institución fue para hacer ver al Gobierno regional la necesidad de contar con informes propios que contribuyan a descifrar los porqués de circunstancias como esta y de la coyuntura socioeconómica, algo a lo que el Ejecutivo, "desgraciadamente, ha renunciado", lamenta. En cualquier caso, Redondo, ya respecto del fondo del asunto, explica que resulta obvio que se ha producido un ahorro de costes de la mano de obra, en parte por las mejoras tecnológicas y en parte -la mayor parte en el caso de Canarias- por la reducción de los salarios. Una reducción de la masa salarial que ha desembocado, ahonda el expresidente del CES, en que incluso personas con trabajo sean en realidad "pobres", algo que "no se había producido con anterioridad". "Un hotel puede haber instalado nueva maquinaria, sí, pero ahí están también las subcontratas, por ejemplo, y demás prácticas que hacen que haya un empleo de baja calidad", argumenta el economista. En definitiva, Redondo expone que, en general, los que trabajan trabajan más, e incluso mucho más que en 2008, y, además, y también en general, en peores condiciones.

De hecho, el peso de los salarios en el PIB regional se ha reducido sensiblemente desde 2008, y ello no ha obstado, sin embargo, para que el indicador ya sea hoy superior al de entonces. Y no se trata únicamente de que haya en Canarias menos sueldos que pagar que antes de la crisis, sino que, además, los actuales salarios son más bajos que entonces en términos relativos. El INE calcula el salario medio anual en las Islas en 19.081,66 euros, esto es, un 4,2% más que los 18.307,71 euros de 2008. Para contextualizar este porcentaje de incremento basta con apuntar que, en el mismo período, es decir, entre 2008 y 2016, el Índice de Precios de Consumo (IPC) creció, exactamente, un 7,9%, casi cuatro puntos más de lo que lo hicieron los sueldos, de modo que la pérdida de poder adquisitivo de los trabajadores del Archipiélago resulta evidente. Dicho de otro modo: hay alrededor de 50.000 trabajadores menos y, además, los que han sobrevivido a la recesión reciben una remuneración media inferior a la de la etapa precrisis.

"Al final, el Producto Interior Bruto es renta, y lo que ocurre es que se ha generado la misma renta con menos empleo", enfatiza el profesor e investigador de la Universidad de Alcalá José Carlos Díez.

Más beneficio empresarial

El economista, autor, entre otros títulos, de Hay vida después de la crisis: el economista observador, explica que el alza del PIB de la Comunidad Autónoma obedece fundamentalmente a un mayor peso de los beneficios empresariales y de los impuestos. "Lo que ha subido son las rentas del capital", confirma Fernando Redondo sobre una nueva evolución del PIB en detrimento de los salarios y en beneficio del capital. Y los datos del primer trimestre del actual ejercicio así lo constatan.

Las últimas cifras de contabilidad nacional publicadas por el INE descubren que el excedente bruto de explotación y las rentas mixtas -los beneficios empresariales y las rentas de la propiedad- aumentaron en alrededor de 6.000 millones de euros en el primer trimestre del ejercicio en relación con el mismo período de 2016, esto es, un 5,3%. En cambio, el PIB -en este caso el PIB nacional- creció un 4,1%, mientras que el incremento de la masa salarial se quedó en un 3,1%. Así pues, los datos del INE evidencian cómo la moderación de los sueldos y también la inflación -la subida de los precios- han desembocado en que el aumento de la riqueza acabe mayoritariamente en beneficios empresariales y de la propiedad. Tan es así, que habría que remontarse precisamente a 2008 para dar con la última vez en que el ritmo de crecimiento de los beneficios de las empresas y las rentas del capital superó al actual.

No en vano, y siguiendo en cifras nacionales, la economía española es ahora capaz, como la canaria, de producir lo mismo que antes del estallido de la crisis y de hacerlo con 2,3 millones menos de trabajadores, o lo que es lo mismo: con un gasto en salarios de 30.000 millones de euros menos que entonces.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine