08 de marzo de 2015
08.03.2015
Entrevista. Ingeniero de Telecomunicaciones. Empresario creador de Pixable y Contactive

Iñaki Berenguer: "Los jóvenes españoles tienen que formarse"

"En este país, si has tenido éxito, parece que tengas que pedir perdón y por eso se conoce tan poco a Amancio Ortega o Juan Roig, que podrían ser un modelo a seguir", afirma el ingeniero

08.03.2015 | 01:12
Iñaki Berenguer en Nueva York, ciudad en la que vive.

Iñaki Berenguer, ingeniero de Telecomunicaciones, ha sido noticia mundial dos veces. La primera cuando vendió por 30 millones de dólares su primera empresa; la segunda, hace poco, por su segunda operación en Wall Street. Alicantino de nacimiento, vive en Nueva York tras una formación que le ha llevado a Cambridge y al Instituto de Massachusets.

¿Ser ingeniero fue algo planificado o improvisado?
Desde muy pequeño quise ser ingeniero. Me encantaban las matemáticas y la física. Mi hermano Rafa tenía un buen amigo que había estudiado ingeniería aeronáutica, Gonzalo Such. Me acuerdo que cuando yo tenía menos de 10 años me fascinaba escucharle contar que sabía diseñar aviones y lo que necesitaba eran fuertes fundamentos matemáticos y físicos. Si no hubiera conocido a alguien cercano que llegó ahí, nunca habría pensado que alguien de mi pueblo pudiera llegar a estudiar ingeniería y por ejemplo diseñar aviones. Es bueno tener referentes en la vida, sobre todo si son cercanos porque aprendes que gente como tú, con tus orígenes y situación, puede llegar a conseguir sus sueños, simplemente con ilusión, trabajo y determinación. Te muestran que el camino existe. En mi caso, Gonzalo me sirvió de referente. Varios referentes han sido importantes en mi vida. Más tarde fui a estudiar a la Universidad de Cambridge porque había leído las biografías de Newton, Stephen Hawking y Charles Darwin y los tres daba la casualidad que estudiaron en Cambridge. Y finalmente allí, decidí ser emprendedor porque el líder de mi grupo de investigación, el catedrático Andy Hopper, había fundado ocho empresas a lo largo de su vida y en el día a día no era tan diferente a mí. Espero algún día servir de referente a otras personas de mi entorno. Y también espero que en el futuro, los referentes para los jóvenes españoles no sean sólo los deportistas y famosos de TV.

Acaba los estudios y funda Pixable.
Eso es relativo, porque fundé Pixable tras terminar mi título en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y tras haber trabajado en varios laboratorios de investigación. La idea surgió para solucionar un problema personal, una necesidad. En 2008 me di cuenta de que con el auge de las redes sociales y de los ´smartphones´ con cámaras digitales, de repente a diario tenía acceso a miles de fotos que se compartían en Flickr, Picasa, Facebook, etc. Pensé que se podrían juntar todas esas fotos para hacer algo con ellas, como por ejemplo verlas a diario desde una aplicación única. Junto con dos personas más, decidimos implementar esta aplicación. Lanzamos el producto y actualmente lo utilizan más de 10 millones de personas.

¿Fue difícil?
Cualquier empresa es difícil. Cualquier objetivo en la vida que valga la pena es difícil y requiere esfuerzos y sacrificios. Pero también es ilusionante. Durante mi primer año de empresa, no tuve sueldo y viví en Estados Unidos sin seguro médico, lo cual es arriesgado. La vida del emprendedor es mucho menos glamurosa de lo que la gente piensa, con infinidad de noches sin dormir, sin vacaciones, con cancelaciones de fiestas de cumpleaños y horarios interminables. Desde quien monta un restaurante, a quien lanza una fábrica, un supermercado o una empresa tecnológica. El día a día está lleno de problemas y si no los solucionas tú, nadie te los va a solucionar. La velocidad a la que se acumulan los problemas es mayor que la velocidad a la que los solucionas. Y los recursos, siempre son escasos. Pero con mucho trabajo, perseverancia y un poco de suerte, al final las cosas salen bien. Pero es importante trabajar en un sector que te apasione, casi como si fuera tu hobby, porque cuando te enfrentes a un nuevo problema, al menos se hará más llevadero.

¿Cómo fue la venta a Singtel?
Signtel es líder en países como India, Australia, Tailandia, Indonesia o Filipinas. En 2012 nos contactaron para invertir en la empresa y les dijimos que no buscábamos financiación. Pero durante las conversaciones se enamoraron del producto y del equipo y nos dijeron que en vez de invertir, les gustaría que fuéramos parte de su empresa vía una adquisición.

Lo cual les convirtió en noticia mundial, ¿cómo lo vivió?
Fue un sentimiento de gran satisfacción personal, por haber construido algo de valor donde no había nada. La satisfacción de que otra empresa encuentre valor de decenas de millones de dólares a lo que has construido. La gratificación del éxito compartido, ya que aunque yo fuera el fundador, todos los empleados de la empresa tenían acciones (esto es común en Estados Unidos), y tanto a los inversores como a los empleados les valió la pena profesional, personal y económicamente, confiar en mí, embarcarse en el proyecto y trabajar duro. Los éxitos compartidos saben mejor. También aprendí a relativizar el éxito pues a lo largo de la vida de la empresa, a pesar de que trabajábamos muy duro, también tuvimos en varios momentos la suerte de nuestro lado. Sin esos puntos de suerte, habríamos tomado las mismas decisiones y trabajado igualmente duro, sin haber conseguido el éxito.

Parece que le señalan como ejemplo del sueño americano.
El sueño americano se asocia a la emigración a Estados Unidos. Puede definirse como la igualdad de oportunidades que permite a cualquier individuo lograr sus sueños y el éxito únicamente con el esfuerzo personal, meritocracia y determinación, sin importar su procedencia, raza, clase, religión, posibilidades económicas o lazos familiares. Y en mi caso esto fue así. A los americanos les gusta utilizar los casos de éxito como el mío para motivar al resto de la sociedad, para hacerles creer que si se quiere, se puede. Es bastante común que los jóvenes sepan quiénes son los emprendedores de éxito, porque aparecemos en revistas y medios de comunicación y tanto el sistema educativo como el político, intenta utilizar nuestros ejemplos para que sirvan de referente a futuras personas que quieran conseguir cualquier cosas que se propongan. El alcalde de Nueva York Bloomberg me puso de ejemplo en varias ocasiones para enfatizar que en esta ciudad tus sueños se pueden hacer realidad y puedes llegar como inmigrante sin nada y conseguir lo que te propongas. En España esto es diferente. Ya lo decía Martín Varsavsky, que parece que en España si has tenido éxito tengas que pedir perdón. Y seguramente por eso se conoce tan poco a gente como Juan Roig, Amancio Ortega, Francisco Riberas o Isak Andic que podrían ser perfectos modelos a seguir para los jóvenes.

¿Por qué Nueva York?
Nueva York es seguramente la ciudad más influyente a nivel global, que te hace ver con perspectiva global las nuevas tendencias en moda, arte, televisión, diseño, arquitectura, comida, ocio o tecnología. Te ayuda a anticiparte a tendencias. Si quieres saber lo que se va a consumir en cualquier otra ciudad del mundo dentro de unos meses, te invitaría a pasarte hoy por Nueva York. Además hay una concentración increíble de individuos con talento y creatividad, llegados de todos los rincones del mundo. Lo que hace que una empresa tenga éxito son las personas y aquí se concentra el talento y las ganas de tener impacto.

¿Qué hizo tras la venta a Singtel?
Continúe trabajando como ejecutivo de SingTel. Viajé en varias ocasiones a Singapur y a otros países donde tienen presencia. Unos meses más tarde me fui de viaje de novios ya que el que tenía planeado originalmente al casarme lo tuve que cancelar por motivos de trabajo.

¿Cómo surgió Contactive?
Al igual que con Pixable, con Contactive quería resolver una necesidad personal. Me llamaba mucha gente al móvil y me frustraba no saber quién era. Pensé que debía de existir una forma de crear una guía de teléfonos mundial con billones de números de teléfono para que cada vez que me llamara alguien, en tiempo real mi teléfono hiciera una búsqueda de ese número en la guía y me dijera quién estaba llamándome; y si adicionalmente podía asociarlo a una cuenta de Linkedin o Facebook, además del nombre podría ver la foto de la persona. Y como no la había, la decidí crear yo. Se unió mi socio, conseguí financiación, contraté a un equipo en Nueva York y al cabo de dos años Thinkingphones nos ha acabado comprando; es una empresa que está creciendo de forma espectacular y el objetivo es sacarla a bolsa en 2016. Y con el fundador encajamos de inmediato desde la primera reunión con ellos.

¿Habrá una tercera empresa?
Una vez has fundado un par de empresas, empiezas a ver oportunidades por doquier. Cada vez que ves una necesidad o un problema, se te ocurre que alguien tendría que solucionarlo y quién mejor que tú. Cada vez que escucho a alguien quejarse de lo mal que funciona algo, le digo ´resuélvelo tú y crea un negocio para ofrecer esa solución a otros que tengan la misma necesidad´. Donde otros ven problemas o ineficiencias, yo veo oportunidades.

¿Es más conocido en Estados Unidos que Pau Gasol?
En Estados Unidos hay muchos españoles triunfando en todos los sectores y muchos de ellos afincados en Nueva York. En los deportes tenemos a Raúl o Villa que se han mudado recientemente. En las artes está gente como Manolo Valdés. En el mundo académico tenemos a científicos como Rafa Yuste o Valentín Fuster. Y en el periodismo a Guillermo Fesser o José María Carrascal. Pero no hay tantos emprendedores tecnológicos. Generalmente, cuando se busca una representación de españoles en Estados Unidos en varios sectores acaban incluyéndome. Como ejemplo, me invitaron junto a mi mujer a una recepción oficial con Felipe VI en su última visita a Nueva York y me pareció un magnífico embajador, interesándose en lo que hacíamos y escuchando atentamente. Felipe VI ha sido educado y preparado para ser Rey y Jefe de Estado; y asume su papel de forma espectacular. Como figura de jefe de Estado, es un símbolo de unidad, con visión a largo plazo y que trabaja para los intereses comunes. Seguramente suena contradictorio y paradójico que alguien como yo, que busco como principio premiar la meritocracia, no me pueda imaginar a un embajador con perfil político que pudiera representar a España mejor que él.

¿Se plantea trabajar en España? ¿Cree que podía hacer aquí lo que hace allí?
Sí claro. En España hay muchísimo talento y la gente es muy creativa en varias industrias (no sólo en deportes o arte). Para lanzar un proyecto necesitas talento y creatividad y de eso nos sobra en España. Pero también necesitas un entorno y ecosistema que facilite la creación de empresas, y una educación que inculque una actitud emprendedora en los jóvenes. Durante mi carrera he tenido suerte de pertenecer a instituciones como Cambridge, MIT, Princeton o Columbia donde me he codeado con premios Nobel y élites cognoscitivas globales. Y me he dado cuenta de que ellos no son tan diferentes a la gente brillante que he conocido en mi pueblo, Muro, en mi instituto de secundaria en Cocentaina o en la Universidad Politécnica de Valencia. Pero sí que tienen una actitud diferente en cuanto a la búsqueda de la excelencia, querer destacar, resolver problemas y cambiar el mundo. Es muy potente darte cuenta de que para cambiar el mundo solo tienes que proponértelo y por supuesto esforzarte. Pero el resto de la gente que cambia el mundo y tiene impacto global, es gente como nosotros. La gran diferencia es que en Estados Unidos, te recuerdan el sueño americano desde que tienes uso de razón y te muestran continuamente ejemplos de gente que lo ha conseguido. La educación en España definitivamente tiene que cambiar. En un mundo globalizado, los jóvenes tienen que recibir una educación que los prepare para competir a nivel global. La educación en España está basada en la memorización, en vez de las habilidades analíticas y de resolución de problemas. Incluso para acceder a puestos de responsabilidad en la administración vía oposiciones, se premia la memorización. Como dice Luis Garicano, el sistema de aprendizaje ´repite lo que te he dicho y no cambies ni una coma´, corresponde a una sociedad jerárquica en la que las decisiones las toman otros y no se toma ninguna iniciativa propia. En el mundo profesional actual (y en especial en el mundo de los emprendedores), destacan los que son capaces de encontrar y analizar información para tomar decisiones, llegar a conclusiones personales y comunicarlas a otros; y esto no se enseña en el sistema de aprendizaje español. Espero que esto cambie pero con los recortes, no lo veo tan claro. Pero no es suficiente encontrar un emprendedor que cumpla estas características. El éxito empresarial es un trabajo de equipo. Y por lo tanto, cuanto más individuos con estas características se unan al proyecto, más probabilidades de éxito tendrá. Pero en España es más difícil encontrarlos. Así que a priori, la probabilidad de que haya un Google, Twitter o Whatsapp en España es más baja.

¿Cómo ve la situación española ahora? ¿Cree que mejora como dice el gobierno? ¿Qué le cuentan su familia, sus amigos?
Desde fuera se ve un cambio de tendencia y eso hace que la sociedad sea más optimista. Tanto el optimismo como el pesimismo son muy contagiosos. Así que mejor rodearte de un entorno positivo. Todavía queda mucho por cambiar y mejorar, pero de repente vuelve a haber ilusión y oportunidades. Una frase que se me quedó grabada de Inaki Gabilondo es que ´lo que está pasando, está pasando´. Da igual que la situación vaya bien o mal; siempre cambiará. El mundo no es estático. El mundo y la vida en cinco años volverá a ser diferente. Y tienes que verla como un semáforo en ámbar. O te paras o continúas por tu camino. Por último, hay temas preocupantes que tiene que mejorar, como la inversión en educación para preparar el capital humano para los retos globales del siglo XXI, la creación de empleo de valor añadido, la lucha contra la corrupción o la regeneración y prestigio de las instituciones y del poder político.

¿En Europa se tendrían que cambiar las políticas de recortes y austeridad y apostar más por lo que se ha hecho en América?
En Estados Unidos se toman decisiones rápidas ante los problemas. El problema en España es que todo va muy lento. Tanto para reaccionar ante situaciones de crisis como para crear empresas. La decisión entre recortes versus endeudamiento público adicional para reactivar la economía es muy compleja y ni tan siquiera los expertos se ponen de acuerdo. Lo que sí que creo que es peligroso es recortar inversión en educación y en innovación. Porque para ser competitivos globalmente en el siglo XXI se requiere de capital humano y de la creación de valor añadido.

Y en Estados Unidos y en el mundo, ¿qué perspectivas cree que hay?
El mundo está cambiando a una velocidad de vértigo. Cuando te dicen que la Tierra gira alrededor del Sol a miles de kilómetros por hora, parece que lo notas. Piensa en todos los cambios que ha habido en los últimos 25 años: internet, comunicaciones móviles, biotecnología, nanotecnología, genética, vida artificial, inteligencia artificial, energías renovables, etc. Y ni contarte los cambios en los últimos cinco o diez años. El cambio trae consigo incertidumbre y oportunidades y por tanto hay más oportunidades que nunca, y cada vez más globales. En 2001, mucha gente decía que tras Google, Yahoo y Amazon ya estaba todo inventado en internet. Y de repente han surgido empresas de billones de dólares como Facebook, Uber, Whatsapp, Twitter, Dropbox, Snapchat o Groupon. En cinco años veremos nuevos jugadores que ni existen hoy y que serán los nuevos líderes de la economía global. Y está en la mano de cada uno de nosotros el aprovechar las oportunidades. Porque si otro lo va a hacer, ¿por qué no vas a ser tú?

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook