16 de junio de 2014
16.06.2014

La ZEC se renueva para atraer capital extranjero y diversificar la economía

La zona de baja tributación aspira a convertirse en plataforma de empresas en el Atlántico

16.06.2014 | 02:00

La diversificación de la economía canaria, la captación de inversiones extranjeras y la utilización de las Islas como plataforma de negocios en el Atlántico son objetivos que pueden convertirse por fin en una realidad tangible con la renovada Zona Especial Canaria (ZEC). Este instrumento fiscal ha sufrido profundos cambios largamente demandados por inversores y empresas que comenzarán a aplicarse el próximo año. Más tiempo, más facilidades, más sectores y más espacio geográfico son los incentivos con los que se pretende situar a Canarias en el mapa mundial de las zonas de baja tributación al mismo nivel que Chipre, Malta, Seychelles, Bahamas, Irlanda, Luxemburgo o Panamá, por citar las más conocidas.

"La ZEC necesitaba ser mejorada". La presidenta del Consorcio, Beatriz Barrera, explica que se ha realizado un profundo análisis de diagnóstico sobre el balance de los cerca de 14 años que lleva en vigor la Zona y se ha trabajado en estrecha colaboración con el Gobierno canario y el Ministerio de Hacienda para que Bruselas acepte las importantes modificaciones que se han introducido.

Desde la anterior modificación del REF, en 2007, ya se estaba demandando cambios en la ZEC porque ni el Gobierno canario ni el propio Consorcio están satisfechos debido a las limitaciones a las que ha estado sometido este instrumento fiscal, lo que le hacía poco atractivo para los inversores.

El objetivo principal de la ZEC es atraer nuevas empresas y sociedades a las Islas para actividades industriales o de servicios, a cambio de ofrecerles un régimen fiscal especial por el que tributan solo un 4% del Impuesto de Sociedades. La estabilidad es uno de los principales reclamos en esta nueva etapa de la ZEC. Se asegura su continuidad hasta 2030 y que las empresas interesadas puedan inscribirse hasta 2020. También se eliminan todo tipo de restricciones geográficas y de espacio, de tal forma que se podrán instalar empresas acogidas a este régimen fiscal en cualquier lugar del Archipiélago y para cualquier actividad.

Se introduce un significativo cambio en el sistema de cálculo de la base imponible y se elimina la limitación existente hasta ahora. De esta forma, se liberaliza el tope de la base imponible a partir de la creación de 50 empleos, elemento fundamental para atraer a grandes proyectos empresariales e inversores con vocación de continuidad. Otro aspecto relacionado con el gravamen que pagan las empresas es la eliminación de la doble imposición en el reparto de dividendos, de tal manera que una empresa que pague el 4%, sus socios al repartir dividendos ya no tendrán que tributar más.

Uno de los cambios más sustanciales es la ampliación de las actividades y sectores que se podrán instalar en la ZEC, lo que será un elemento esencial para conseguir la tan anunciada diversificación de la economía canaria. Se introducen nuevas actividades productivas que no solo aporten valor añadido a la economía, sino que también posibiliten la contratación intensiva de mano de obra, el principal hándicap con el que cuenta Canarias a la hora de resolver el problema del desempleo. De esta manera se incluyen actividades complementarias ligadas al sector turístico como los parques de atracciones y los parques temáticos, los centros de alto rendimiento deportivo y los centros de asistencias vinculados al turismo de salud y de bienestar. Sectores emergentes como las energías renovables también tiene cabida en la renovada ZEC, con el fin de dar un impulso a esta actividad económica.

Balance

Desde su inicio en el año 2000, la ZEC ha logrado captar a 424 empresas y crear unos 3.300 puestos de trabajo hasta 2013. Un balance discreto después de casi 14 años de desarrollo pero que Beatriz Barrera considera "positivo" porque se han cumplido los objetivos marcados por el Consorcio en el marco de las condiciones con las que cuenta actualmente la Zona.

Según Barrera, el incentivo fiscal no ha estado sometido a los rigores de la crisis de los últimos años y se han ido asentando en sus áreas empresas y actividades novedosas en la economía canaria ligadas a las nuevas tecnologías, la innovación o la logística. A partir del próximo año se trata de dar un salto no solo cuantitativo sino, sobre todo, cualitativo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine