30 de mayo de 2012
30.05.2012

Repsol considera las prospecciones en las Islas "clave" para su viabilidad hasta 2016

La petrolera no hace referencia en su programa a las fechas previstas para iniciar las catas en aguas del Archipiélago

30.05.2012 | 04:00
Repsol considera las prospecciones en las Islas "clave" para su viabilidad hasta 2016

La petrolera Repsol presentó ayer su plan estratégico hasta 2016, periodo en el que prevé invertir 19.100 millones de euros, y en el que revisará su política de dividendos, con un menor porcentaje del beneficio destinado a este fin, para crecer y mantener la calificación crediticia. Repsol se centrará en 10 proyectos "clave" en Brasil, Estados Unidos, Venezuela, Perú, Bolivia, Argelia y España (Canarias y Tarragona), que reaparece entre los "focos" en exploración y producción de la compañía.
En el capítulo dedicado a la exploración y producción (upstream), el plan reserva un capítulo para las prospecciones en territorio y aguas españolas. Entre ellas, incluye el análisis de un potencial "gran volumen de recursos" en la cuadrícula Sandía, la que supuestamente alberga el crudo cerca de Canarias.
Junto a los trabajos en el Archipiélago, el plan de Repsol incluye en el mismo apartado prospecciones en las costas de Málaga y el País Vasco, en las zonas nombradas como Siroco y Fulmar, respectivamente, y otras, en la Meseta Norte castellana, donde se estima la presencia de bolsas de gas.
En la costa Atlántica y del Mediterráneo Sur, las prospecciones se desarrollarán entre 2013 y 2014, mientras que las gaseras en tierra discurrirán entre 2013 y 2015. Sin embargo, el programa no incluye fechas aproximadas sobre el inicio de los trabajos en las aguas cercanas a Canarias.
El presidente de Repsol, Antonio Brufau, presentó ayer las líneas de negocio de la petrolera con un pilar fundamental: el área de Exploración y Producción (upstream), al que se destinarán el 80% de las inversiones. El objetivo es que al final del periodo se alcance una producción de 500.000 millones de barriles equivalentes de petróleo al día y que la tasa de reemplazo (que refleja la relación entre el petróleo que se extrae y las nuevas reservas que se descubren) esté en el 120 %, 10 puntos más que en su anterior estrategia.
Junto a esto, se aprovechará la mayor eficiencia del área de Re fino y Marketing (downstream) y se prevén diversas alternativas para dar "solidez financiera" y mantener la calificación crediticia. En términos de beneficio, el objetivo es ganar unos 3.000 millones de euros en 2016 y multiplicar por 1,8 el beneficio neto respecto a 2011, cuando ganó 1.700 millones de euros (excluido YPF). Hasta 2016, Repsol prevé desinversiones selectivas, entre las que por ahora no entra el 30% de Gas Natural, por valor de entre 4.000 y 4.500 millones de euros; así como la venta de otro 5% de autocartera este mismo año.
La gestión de estas partidas, junto a la conversión de preferentes y la salida del balance de la deuda de YPF, permitirán a la petrolera reducir en 9.000 millones su deuda y mirar a un horizonte de "endeudamiento casi cero" con un plan de negocio "autofinanciado". En este capítulo de "disciplina financiera", tiene especial relevancia la política de retribución al accionista, donde se ha señalado que el pay out, porcentaje de beneficio destinado a dividendo, pasará a estar entre el 40% y el 55% a partir de 2012. En este sentido, Brufau reconoció que será difícil mantener el ritmo de dividendo actual. En 2011, la petrolera pagó 1,16 euros por acción.
No se va a "sacrificar" el crecimiento o las calificaciones crediticias por la retribución al accionista, advirtió el máximo directivo de la petrolera. En Bolsa, las acciones de la petrolera se dejaron ayer un 7,17 %, hasta los 12,82 euros, en la segunda mayor caída de la sesión.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine