14 de mayo de 2012
14.05.2012

Rato pensó en aliarse con Liberbank y Unicaja

El Ejecutivo tumbó la idea de Bankia de fusionarse con otras entidades y le impidió pujar por los socios de Unnim

14.05.2012 | 02:28

Rodrigo Rato, expresidente de Bankia, llegó a plantear al Ministerio de Economía una fusión con Liberbank como una posible salida ante las dificultades del cuarto banco español, ahora nacionalizado y con Rato fuera de la presidencia tras su dimisión. Las informaciones que están trascendiendo sobre los pasos que Bankia dio en los últimos seis meses indican que el también exministro de Economía y exdirector-gerente del FMI fue quedándose sin opciones después de haber rechazado una integración con la Caixa que contaba con el apoyo del Gobierno.
A finales del pasado año, los grupos BFA-Bankia y La Caixa-Caixabank sondearon la posibilidad de una fusión que hubiera dado lugar a un gigante financiero, con una cuota de mercado superior al 20% en España. Las conversaciones llegaron a estar avanzadas y contaban con el aval de Rajoy y del presidente de la Generalitat catalana, Artur Mas. Pero la alianza se frustró por las dudas que albergaban Rato y su equipo sobre los equilibrios entre ambas corporaciones dentro del grupo resultante. Pese a un pacto de alternancia en las primeras posiciones ejecutivas, el directivo intuía que en realidad la Caixa quedaba en una posición preeminente.
Según explicó ayer el diario El País, una vez rota la negociación con la Caixa, Rato planteó al Ministerio de Economía la posibilidad de una fusión con Liberbank. El Gobierno rechazó esa propuesta, al igual que hizo con otra para la unión de Bankia con Unicaja. Según algunas fuentes, el banco ahora nacionalizado habría ganado tiempo mediante esas operaciones, pero sin resolver sus problemas estructurales.
El Ministerio de Economía también frenó el intento de Bankia de pujar por el grupo catalán de cajas Unnim, nacionalizado. Hubiera sido una vía para que Bankia tuviera un año más para realizar las provisiones y refuerzos de capital (en total 5.070 millones) que le impuso la reforma financiera del pasado febrero. El Gobierno argumentó que una entidad que ya había recibido ayudas públicas (4.465 millones) no podía pujar por otra que tenía dificultades severas. Que se sepa, fue la última operación corporativa que intentó Rato.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine