06 de mayo de 2012
06.05.2012

CajaCanarias acerca a las pymes fórmulas para rediseñar su modelo de negocio

La entidad ofrece formación para que empresas y autónomos puedan adaptarse a los grandes cambios sociales y económicos

06.05.2012 | 04:00
Empresarios en una actividad en CajaCanarias.

CajaCanarias Banca Cívica acercará la próxima semana a empresarios, gestores de pymes y autónomos las últimas fórmulas para adaptar las diferentes actividades productivas y de prestación de servicios a las circunstancias socioeconómicas actuales y futuras.
Bajo el título Cómo analizar y rediseñar el modelo de tu negocio, los días 8 y 9 de mayo se desarrollará en la sede social de la entidad en Santa Cruz de Tenerife un curso impartido por los consultores Desiderio Gutiérrez Taño y Pedro Martín Palmero, al objeto de evaluar de forma práctica los modelos de negocio tradicionales y contraponerlos a los patrones emergentes de nuevos modelos de negocio, sus impactos y oportunidades.
Con este método de trabajo, se busca explorar la generación de nuevas ideas de desarrollo empresarial y las herramientas para el rediseño de los proyectos ya en marcha, poniendo en valor las redes y la colaboración como palancas de cambio en la renovación y rediseño de la actividad productiva.
Tanto Desiderio Gutiérrez Taño como Pedro Martín Palmero consideran que hay un relativo consenso de que "nada será igual que antes" en el mundo de las empresas y que la sociedad actual está inmersa en un momento de cambio sistémico, una transformación profunda sobre "dónde y cómo vivimos, trabajamos, consumimos y nos organizamos".
Nuevas oportunidades
A juicio de estos expertos, el sistema se está reinventando sobre nuevas bases y valores, lo que abre nuevas oportunidades en una situación económica y de alto impacto por los cambios tecnológicos y la reorganización de las infraestructuras de movilidad y comunicaciones.
Para Desiderio Gutiérrez Taño y Pedro Martín Palmero, las líneas y escenarios que definen la era poscrisis "no están suficientemente dibujados, más allá de algunos bocetos básicos: un nuevo modelo productivo flexi-global basado en las tecnologías limpias, la green-economy, la economía sostenible y creativa basada en el conocimiento". "Nuestra perspectiva", añaden, "es la de que en un periodo de cambio estructural y de largo alcance como el que afrontamos, para cualquier empresa, tanto si le va temporalmente bien o mal como si es madura o de nueva creación, las medidas genéricas convencionales siendo adecuadas no resultan suficientes para afrontarlo. Proteger la liquidez, defender el posicionamiento, invertir en I+D, explorar nuevas fuentes de ingresos, retener talento o internacionalizarse, todo ello está bien pero, ¿hay algo más que nos estamos perdiendo?"
Ambos coinciden en que "todas las empresas están buscando dónde aumentar sus ingresos por ventas y disminuir sus gastos, conteniendo o redirigiendo sus inversiones, accediendo a las fuentes de renovación de su crédito, reduciendo su deuda y mejorando su liquidez. Las que pueden aguantan, confiando en que ´la marea vuelva a subir´ y se reinicie el ciclo económico convencional".
Audacia
Pero, en su opinión, "esperar a la vuelta de ´los negocios como siempre´, obvia el hecho de que toda la economía se está reseteando y que solo podrán superar este escenario aquellos que tengan la audacia de cuestionarlo conservando lo que saben para renovar su modelo de negocio o recrear los de la nueva generación poscrisis".
Desiderio Gutiérrez Taño y Pedro Martín Palmero definen coloquialmente un modelo de negocio como "la historia que explica cómo funciona una empresa, cómo gana o pretende ganar dinero, cómo se autosostiene financieramente respondiendo asimismo a las preguntas fundamentales que todo directivo ha de plantearse: ¿cómo hacer dinero en este negocio y cuál es la lógica económica subyacente que explica cómo proporcionar valor a los clientes a un coste apropiado?"
En estos momentos, ambos consultores consideran como "la tarea más importante" proceder a "diseñar los nuevos modelos de negocio" y urgen a empezar desde ahora: "Son tiempos de zozobras, de urgencias, de hacer en poco tiempo lo que se había dejado para mañana, porque el negocio iba bien, espoleado por la demanda creciente y prolongada, por la repetición eficaz de los modelos de negocio convencionales. Pero ahora algo va mal o, mejor dicho, demasiadas cosas van mal. Y siendo honestos no es solo un problema de demanda solvente, de disponibilidad de crédito, de mala regulación, de competidores asiáticos de bajo coste y demás factores exógenos, macro o globales."
"En cualquier sector de actividad", continúan, "más de una pieza del puzzle ha cambiado: los clientes quieren otras cosas, las tecnologías de base han sufrido grandes transformaciones, los recursos clave han incrementado su escasez". Por eso es el momento de detenerse y utilizar el poder de cuestionar los propios fundamentos de nuestro negocio para renovarlo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine