09 de julio de 2010
09.07.2010

Tenerife Norte sufre su tercer día de cancelaciones por culpa de la niebla

La baja visibilidad obligó a suspender 36 operaciones y a desviar 10 vuelos al Sur

09.07.2010 | 03:46

La niebla matutina volvió ayer a trastocar, por tercer día consecutivo, el funcionamiento del aeropuerto de Los Rodeos. Un total de treinta vuelos (once llegadas y 25 salidas) fueron cancelados desde el arranque de la operativa del aeródromo, a las siete y cuarto de la mañana. Cerca del mediodía, hacia las once y media, las condiciones meteorológicas mejoraron y los vuelos pudieron volver a operar con normalidad. Además de las cancelaciones, se registraron nueve desvíos al Reina Sofía.

Contrariamente a lo que ha venido sucediendo en días anteriores, los problemas de visibilidad se mantuvieron durante las cinco primeras horas de funcionamiento del aeropuerto, lo que justifica el alto número de incidencias.
Una incidencia común
Según informaron fuentes de Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA), la presencia de niebla a primeras horas de la mañana es una circunstancia muy común en la zona durante los meses de verano, en especial julio.

Las cancelaciones afectaron principalmente a operaciones interinsulares. En concreto, siete salidas hacia Gran Canaria, tres a Fuerteventura, dos a Lanzarote, cinco a La Palma, dos a El Hierro y una a La Gomera fueron suspendidas ante la escasa visibilidad.
Asimismo, dejaron de salir cuatro de los vuelos de la mañana con destino a Madrid y uno más que debía partir hacia Valencia.
Además, otros diez vuelos tuvieron que ser desviados a Tenerife Sur. Tres de ellos realizaban la conexión con Gran Canaria, mientras que otros dos partieron desde el Reina Sofía hacia Madrid. Otros tres vuelos con destino a La Palma también tuvieron que salir desde el aeropuerto del Sur y la misma modificación de sus planes tuvo que llevar a cabo el servicio con Valencia. Por su parte, el avión de Caracas también llegó al aeródromo de Granadilla y continuó desde allí hasta su destino final en Barajas.

Las dificultades en la operativa ocasionaron también numerosos retrasos. Fuentes de AENA apuntaron que un total de ocho vuelos acumularon más de dos horas de retrasos. Cinco de ellos eran operaciones de llegada y otros tres, de salida. Los primeros eran dos conexiones con Fuerteventura, una con Lanzarote, una con La Palma y una con Madrid. Los pasajeros que tuvieron que echarle paciencia y aguardar en Los Rodeos la salida de su vuelo fueron los de los dos vuelos a Gran Canaria y los que se dirigían a La Palma.
Las compañías afectadas por la situación meteorológica en Tenerife Norte fueron Iberia, Air Europa, Spanair, Binter e Islas Airways.
Fuentes de la compañía Iberia explicaron que un total de 420 de sus clientes se habían visto afectados por los trastornos ocasionados por la niebla. Así, explicaron que los 162 pasajeros del primer vuelo de la compañía con destino a Madrid habían sido trasladados a Granadilla de Abona en guaguas dispuestas al efecto.

Encaje en otros aviones

En cuanto al vuelo de Caracas, los pasajeros sufrieron un ligero retraso. Sin embargo, la compañía tomó la decisión de no esperar a los que tenían reservada sólo la conexión desde Tenerife a Madrid, ya que, "por motivos de programación del aeropuerto y slots" era más sencillo ubicarlos en el siguiente vuelo con destino a la capital de España. En concreto, 241 personas fueron trasladadas en guagua desde Los Rodeos para enlazar con Madrid.

Según informaron fuentes de AENA al cierre de esta edición, después de desactivarse el protocolo de baja visibilidad, no se había vuelto a registrar ninguna otra incidencia en el despegue y aterrizaje de las aeronaves.
La formación de nuevos bancos de nubes en las primeras horas de la noche, después de la caída del sol, muy frecuente en cuanto empiezan a bajar las temperaturas, no había llegado a resultar problemática como para afectar a la operativa, como había sucedido por la mañana.
Las incidencias de ayer han sido las más numerosas de todas las que ha venido padeciendo el aeródromo norteño desde el pasado lunes. Así, durante las cinco horas durante las que se registró la situación de niebla, no hubo ningún momento en el que la densidad de la misma disminuyese lo suficiente como para permitir el despegue de algunos aparatos. De esta forma, el recinto permaneció prácticamente inoperativo, lo que no ocurrió el lunes y el martes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine