17 de marzo de 2019
17.03.2019
Carreras OCR

Los Realejos vibra con la InfinityXtreme

Javier Rodríguez, en categoría masculina, y Jezabel Jiménez, en femenina, se hacen con la victoria en la prueba de ocho kilómetros

17.03.2019 | 01:22
Los Realejos vibra con la InfinityXtreme

Los Realejos vibró ayer con una nueva edición de la Canarias InfinityXtreme. Los más de 700 participantes que se dieron cita en la Finca El Llano del municipio norteño se dejaron la piel para superar el duro recorrido que propuso la organización de la carrera, repleto de obstáculos y barro, muchísimo barro. Al final, los más rápidos en la categoría reina, que se desarrolló sobre un recorrido de ocho kilómetros, fueron Javier Rodríguez y Jezabel Jiménez.

Javier Rodríguez completó el trazado en un tiempo de 36 minutos y 15 segundos y terminó por delante Manuel Jesús Luján (36:27) y Tanausú Hernández (38:31).

Por su parte, Jezabel Jiménez fue la más rápida entre las féminas con un tiempo de 49 minutos y 14 segundos. María Mirian Yánez Rodríguez terminó segunda y primera veterana con un tiempo de 50:45. El tercer escalón del podio lo completó Tania Ramos (51:38).

Más de 700 corredores se dieron cita en Los Realejos para disputar la Canarias InfinityXtreme. El municipio comenzó a animarse desde primeras horas de la mañana, dado que la recogida de dorsales arrancó a las 09:00 horas. A las cuatro de la tarde comenzó la prueba y el espectáculo. Fosos de barro, alambradas de espinas, torres de andamios, tubos, montañas de tierra o contenedores con agua fueron los ingredientes perfectos para la diversión, el esfuerzo, la estrategia, el compañerismo y las ganas de pasarlo bien.

Con la celebración ayer de la InfinityXtreme se dio el pistoletazo de salida al Campeonato de Canarias de carreras OCR. Organizada por el club Canarypol con el apoyo de la concejalía de Deportes del Ayuntamiento de Los Realejos, la prueba se enmarca dentro de la Feria de la Salud y el Deporte del municipio que hoy también celebra su habitual Feria del Motor dentro de la citada programación, en este caso repitiendo sede en el núcleo de La Montaña.

La versatilidad de esta competición y la dureza que plantearon algunos de los obstáculos llevó al límite y puso a prueba las exigencias personales de los deportistas, pero al mismo tiempo reinó siempre un ambiente de cooperación, compañerismo y empatía entre los participantes, algo que ha caracterizado a esta prueba a lo largo de sus diez años de vida.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente