16 de marzo de 2019
16.03.2019
Fútbol CD Tenerife

No es una final, pero casi

Oltra se juega su reducido crédito ante un Alcorcón venido a menos, aunque muy fiable cuando actúa como local. El técnico blanquiazul recupera a Jorge Sáenz y medita hacer más cambios en su once

16.03.2019 | 00:50
No es una final, pero casi

La tranquilidad del tinerfeñismo pende de un hilo. El partido de esta tarde (Municipal de Santo Domingo, 19:30 horas) puede marcar el futuro del equipo y también el de su entrenador, José Luis Oltra, a quien nadie ha ratificado en esta semana de dudas encendidas y debates abiertos. Ni un solo portavoz autorizado del club ha querido fortificar la figura del técnico que vino para clasificar al representativo para los play off y ahora busca huir de la quema. Es una situación de emergencia, como así indica la clasificación, pero también de ansiedad y presión.

Un Tenerife concebido para residir en los puestos altos persigue un ápice de sosiego en medio de la tempestad. Disgustó su pésima imagen contra el Numancia, que multiplicó las dudas sobre un equipo de juego ramplón y poco fiable. Ahora, el reto es ganar por fin a domicilio -la última victoria fuera de casa data de abril- y hacerlo en uno de los feudos más fiables de toda la competición. Espera el Alcorcón, equipo revelación venido a menos, pero que en Santo Domingo sigue siendo solvente.

Para el Tenerife, el partido tiene una importancia capital. Ansía su primer triunfo desde finales de enero, pero también recuperar la versión convincente que ofreció la llegada de los refuerzos invernales, ahora contagiados del resto e inmersos en una espiral negativa que amenaza con llevarse al representativo por delante. El equipo encara la jornada con cinco puntos sobre la zona de descenso, pero sabedor de que el Extremadura sumará tres más la próxima semana por su partido con el Reus. Así pues, la situación no es alarmante. Pero casi. El partido tiene tintes de final.

Es seguro que Oltra recuperará a Jorge Sáenz para la defensa, que hizo aguas el domingo pasado ante el Numancia. Entonces, el equipo también perdió la batalla por el balón (solo un 31,5% de posesión) y apenas chutó a portería. Cualquier opción de victoria pasa por recuperar a los delanteros. Y en este sentido, vistos los ensayos de toda la semana, hay cambios a la vista. Coniglio podría salir del once, pero tal vez no sea el único damnificado.

En cuanto al Alcorcón, viene de perder el duelo vecinal con el Rayo Majadahonda pero mantiene las constantes vitales en casa. El sueño del cuadro alfarero es recuperar la etiqueta de aspirante a los puestos altos. Lo hará desde la motivación extra del exblanquiazul Casadesús, que vuelve al once tras cumplir ciclo de tarjetas; y la compañía siempre inquietante de Muñoz, en busca de la pólvora perdida. Rival de cuidado, partido difícil. Y Oltra se la juega. Sin nadie que lo ratifique, lo hará él mismo solo si gana hoy.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente