11 de marzo de 2019
11.03.2019
Fútbol CD Tenerife

Más puntos que vuelan del Heliodoro

Un Tenerife ramplón choca contra un Numancia que fue superior a su rival y mereció un premio mayor. Un gol olímpico de Luis Milla y la gran actuación de Dani evitan la derrota del conjunto blanquiazul

11.03.2019 | 01:48
Más puntos que vuelan del Heliodoro

Otra jornada más que pasa sin que el Tenerife ofrezca síntomas de deponer su mediocre trayectoria en la vigente edición de LaLiga 123. El representativo volvió a mostrarse frágil, carente de personalidad e incapaz de proponer un fútbol propio de un equipo al que se le supone cierta calidad, y que encima contaba a su favor con la condición de local. Aún así se llevó un punto de un partido en el que siempre se le vio a merced de un Numancia más compacto y animoso.

José Luis Oltra se decantó finalmente por Carlos Ruiz para que este ocupara la vacante del sancionado Jorge Sáenz. Fue la única novedad que el técnico valenciano introdujo en su once, con relación al que alineó en el anterior partido, que le enfrentó al Mallorca hacía ya 16 días.

Ya había advertido el propio preparador blanquiazul los días previos al encuentro que el Numancia es un conjunto "peligroso que te va a buscar y quiere tener el balón". Y todo eso se cumplió durante buena parte del primer período. Porque los de casa prácticamente no vieron la pelota hasta el ecuador del acto inicial, además de recibir dos ocasiones en contra que pudieron pagar caras.

Con apenas tres minutos consumidos, David Rodríguez se internó en el área y a punto estuvo de batir a Dani, si Alberto no se cruza en el momento de definir el veterano delantero toledano. Posteriormente, sería Alain Oyarzun el que remataba de primeras un centro desde la izquierda, pero el balón se fue rozando el travesaño (16'). Eran momentos difíciles para un equipo isleño nervioso, impreciso y sin confianza. Sin embargo, esta vez la fortuna se alió con los anfitriones, ya que se encontraron con un saque de esquina a su favor casi sin merecerlo y de él sacarían petróleo. Luis Milla lo ejecutó y logró un bello gol olímpico, con la contribución de Malbasic, quien bloqueó a la perfección al guardameta visitante para que este no pudiera llegar al balón.

El 1-0 hacía presagiar que el Tenerife se soltaría y empezaría a afinar en su juego. Pero no fue así. El Numancia siguió mandando y percutió con insistencia en el tramo previo al descanso. Primero, por medio de Fran Villalba, con un golpeo desde la frontal que rechazó Dani (38'). Y después con sendos disparos de Ganea (42') y Gus Ledes (44') que tampoco hallaron su objetivo.

Desde el arranque de la segunda parte se pudo comprobar que el conjunto chicharrero se había propuesto imprimir más agresividad a su fútbol. Que confirmaron dos remates casi consecutivas de Malbasic (47') y Luis Pérez (48') que en ambos casos fueron interceptados por Juan Carlos Sánchez. Aún más cerca de marcar estuvo el delantero serbio un poco más tarde, al recoger un balón peinado por Carlos Ruiz tras un córner (51').

Con el marcador adverso, era previsible que los de López Garai adelantaran líneas y fueran a por el empate, lo que podía aprovechar su oponente para hacerles daño al contragolpe. Aunque también era de esperar que aumentaran las ofensivas numantinas. De hecho, tuvo dos casi seguidas que Dani resolvió de manera mejestuosa, a remates de Diamanka (61') y de Fran Villalba (62'). Dos intervenciones que, junto con el resto de su actuación, le sirvió para reconciliarse con su mejor versión y compensar el tropiezo que dio lugar al segundo tanto del Mallorca en el partido anterior.

Pero ni mucho menos acabaron ahí las acometidas del conjunto castellano. No en vano, finalmente obtuvo el premio a su insistencia con un tanto de cabeza de Higinio, al rematar un córner sacado desde el mismo lugar que Milla anotó su gol. No quiso quedarse ahí el Numancia, consciente de que el Tenerife andaba ya con la reserva puesta. Así que lejos de echarse atrás para dedicarse a conservar el punto, intentó buscar el triunfo. Y pudo lograrlo en una acción personal de Fran Villalba, ya en el descuento, pero de nuevo Dani desbarató lo que supuso la última oportunidad del partido.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente