14 de febrero de 2019
14.02.2019

Víctimas de una ofensiva estéril

Coniglio sigue sin aportar al Tenerife lo que se esperaba de él pese a que ya ha superado en minutos jugados a Chilunda

14.02.2019 | 01:30

Durante la presente temporada, Alfonso Serrano, primero, y Víctor Moreno, en el recién cerrado mercado invernal, acometieron sendas apuestas, ambas para la línea ofensiva, que en ningún caso han llegado a fructificar. En verano, llegó Shaaban Idd Chilunda, ahora enrolado en las filas del CD Izarra, mientras que en este pasado mes de enero se ha incorporado a la plantilla blanquiazul Fernando Coniglio.

El profesional cedido por el CA Huracán trata de apurar la puesta a punto de su mejor versión con el propósito de poder ganarse un puesto en una escuadra chicharrera con serias carencias en el apartado goleador. El caso es que las jornadas van consumiéndose y a Coniglio aún no se le ha reconocido ningún gesto, en los cuatro encuentros en los que de momento ha tomado parte, que inviten a pensar que pueda incrementar las prestaciones en ataque del conjunto insular. Y eso que ya ha disfrutado de más del doble de minutos que contabilizó Chilunda en los tres encuentros del campeonato en los que se le utilizó.

El futbolista tanzano se vio obligado a cambiar de aires en esta última ventana de fichajes, como consecuencia de su pobre rendimiento en los entrenamientos, así como en los minutos que le permitieron participar con el primer equipo tinerfeñista. Bien es cierto que no dispuso de muchas oportunidades para poder demostrar su valía, pero es que las dificultades que encontró para adaptarse al fútbol europeo, así como los problemas culturales e idiomáticos que tuvo que combatir le impidieron ganarse la confianza tanto de Joseba Etxeberria como, posteriormente, de José Luis Oltra. Por si fuera poco, al inicio de la competición tuvo que regresar a su país, donde permaneció más de lo previsto, con el fin de completar su documentación legal necesaria para poder trabajar en España de manera regular. Un cúmulo de circunstancias que frustraron las esperanzas de Chilunda de triunfar en el CD Tenerife.

Es innegable que existen paralelismos entre las situaciones de los dos jugadores en el Tenerife. Ambos llegaron del extranjero, en calidad de cedidos, para reforzar la ofensiva del equipo canario y ninguno de los dos ha llegado a convencer a sus entrenadores, y mucho menos ser titular. Sin embargo, a priori, parece que con el africano no se tuvo tanta paciencia como con el argentino, aún con tiempo por delante para demostrar su mejor fútbol y seducir al club que preside Miguel Concepción para que este le proponga prorrogar su contrato a partir del mes de junio.

Quizás Chilunda y, por ahora, Coniglio hayan sido víctimas de la trayectoria del representativo en la presente edición de LaLiga 1/2/3. No en vano, el grupo dirigido ahora por José Luis Oltra es, después del colista Nástic (sin tener en cuenta al descalificado Reus), el equipo menos realizador del campeonato, con solo 20 goles anotados hasta la fecha. De hecho, llaman podereosamente la atención los números que presentan los otros delanteros naturales del cuadro blanquiazul. Ya que entre Naranjo, el máximo artillero de su equipo, con cuatro tantos, Malbasic (3) y Nano (1) suman solo ocho dianas.

A Chilunda le resta un año más de cesión en el Tenerife, aunque parece poco probable que el atacante tanzano permanezca en la entidad isleña tras concluir su etapa como jugador del Izarra. Y mucho ha de mejorar su rendimiento Coniglio para que la institución chicharrera ejecute la opción de prórroga de su contrato por un año más que se ha reservado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente