14 de febrero de 2019
14.02.2019
El Iberostar con todo frente al Unicaja

Una cita para seguir creciendo

Tras alcanzar las semifinales el año pasado en Las Palmas, el cuadro lagunero afronta el torneo copero de Madrid con la firme intención de pasar de ronda

14.02.2019 | 01:30
Una cita para seguir creciendo

Sin obligaciones, pero con la capacidad y certeza de tener entre sus manos no pocos argumentos sólidos para poder competir y plantarse de nuevo en semifinales. Así llega el Iberostar Tenerife a la Copa del Rey de Madrid que hoy arranca y en la que, al igual que en ocasiones anteriores, al cuadro lagunero le va a tocar romper el hielo. Se las verán esta tarde los isleños contra un Unicaja al que ya derrotaron con solvencia hace poco más de un mes. Señal de aviso para los malagueños a la que se une un cierto estado de convulsión que en el vestuario haya podido generar el despido fulminante de Thad McFadden. Saber aislarse de ello será fundamental para los de Txus Vidorreta.

El de las grandes citas. Pese a poseer el cartel de cabeza de serie, la entidad del rival y la relevancia de la cita son suficientes motivos para hacer pensar que el Iberostar Tenerife que veremos esta tarde será el de las grandes ocasiones. El extramotivado frente a adversarios de pedigrí. La versión que por ejemplo enamoró hace dos jornadas contra el FC Barça Lassa, y no aquella que firmó, frente al Burgos este pasado sábado, un nuevo e inesperado resbalón en el Santiago Martín.

Mordiente defensiva. Es precisamente lo ocurrido hace solo cinco días lo que debe servir como ejemplo de camino a evitar. Y es que un alto grado de la efectividad mostrada por los burgaleses se debió a cierta displicencia canarista a la hora de aplicarse en labores defensivas. Hoy, si se vuelve a repetir la ausencia de ese grado de mordiente atrás que tanto les ha caracterizado, los aurinegros estarían cavando su propia tumba. Más aún con un rival con tanto arsenal ofensivo como el que poseen los de Luis Casimiro.

El termómetro. Hace algo más de un mes, en el duelo de Málaga, entre Iverson, Abromaitis y Beirán sumaron 50 de los 82 créditos de valoración del Iberostar Tenerife. Una aportación, la de los tres líderes estadísticos del equipo, que de nuevo se antoja necesaria para esta tarde, más aún cuando en los últimos encuentros se han configurado dos evidentes escalones dentro de la plantilla canarista. En el más alto también se ha colado Davin White, cada vez más relevante en el grupo y que aquel 6 de enero dio el plus necesario para asaltar el Martín Carpena.

La segunda unidad. El rol del base-escolta de Phoenix se viene asemejando cada vez más (19 puntos el sábado contra el Burgos) al que ofreció en cursos anteriores. A White se le repescó en un principio para ejercer de parche eventual ante la lesión de McFadden. Pero a su vuelta el de Flint no fue el mismo, un descenso en el rendimiento que ha desembocado en una fea salida por la puerta de atrás. Una marcha que pone a prueba la cohesión y la fortaleza mental del vestuario y que a la vez obliga a un paso al frente de lo que se podría considerar la segunda unidad canarista. Recuperar para la causa a jugadores como Staiger, Brussino, Gillet y Saiz (siempre que disponga de minutos) parece vital para poder mirar de frente al cuadro andaluz.

Un rival en alza. Un fondo de armario obligado para este tipo de competiciones con tres posibles partidos en cuatro días, pero ya necesario desde el primer para hacer frente a un Unicaja que llega al duelo de hoy con más artillería de la que disponía en el de hace un mes. Para empezar, Luis Casimiro cuenta con una pieza más en su rotación exterior, la de Bryan Boatright, un base que da respiro en el uno a Brian Roberts ante la ausencia por lesión de Alberto Díaz. También podrían recuperar en el cuatro a Carlos Suárez, cuya presencia dotaría de más físico a los malagueños en una posición en la que Wiltjer y Díaz se han desenvuelto a las mil maravillas estas últimas semanas: desde la derrota contra el Iberostar entre los dos promedian 21,6 puntos y 6,8 rebotes.

Liderazgo. Complementos de lujo para un equipo con dos líderes. Por encima del resto, un Jaime Fernández más desequilibrante y anotador que nunca y que en estas dos últimas semanas ha recuperado el tacto y la explosividad que perdió justo en el duelo contra el cuadro canarista. Esa mañana firmó un -2. Su peor partido del curso. Al madrileño le acompaña un Shermadini enormemente efectivo cerca del aro, más que fiable en el tiro libre, y que ha dado un salto de calidad en las dos últimas jornadas (promedió 27 de valoración) para ser elegido MVP del mes. Repetir la faena del Día de Reyes en el Carpena es casi imposible. Atar en corto, al menos, a varias de las piezas más destacadas del Unicaja sí resulta una necesidad y el camino más corto para que el Iberostar comience a soñar con las semifinales. Otras semifinales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente