11 de febrero de 2019
11.02.2019

La defensa más displicente

El Iberostar permitió el sábado que el Burgos anotara 33 de los 46 tiros de campo que hizo, el porcentaje más alto de un rival aurinegro en estos últimos siete cursos

11.02.2019 | 01:37
Huskic palmea ante el intento de tapón de Niang.

Prácticamente con la mirada. Las estadísticas del partido contra el Burgos y las palabras de Txus Vidorreta en la posterior rueda de prensa bien podrían invitar a pensar que eso fue lo que hizo el sábado el Iberostar Tenerife. Y es que el rival canarista asaltó el Santiago Martín habiendo convertido nada menos que 33 de los 46 lanzamientos en juego que realizó (24/29 en tiros de dos y 9/17 en triples), lo que significa casi un 72 por ciento de acierto. Cifras prohibitivas para aspirar de forma sólida a un triunfo en esta Liga Endesa y más graves aún si se tiene en cuenta el tipo de baloncesto que profesa el conjunto lagunero y que tiene en la defensa uno de sus mayores y más sólidos sustentos.

La facilidad con la que los de Diego Epifanio anotaron en esta jornada en Los Majuelos fue casi insultante, sobre todo en los dos primeros cuartos. Así, el conjunto burgalés llegó al descanso con un 5/10 en triples, pero especialmente con un 13/14 en tiros de dos, de los que 11 aciertos (sin fallo) fueron dentro de la pintura. Álex López acabaría con un 6/6 y Augusto Lima con un 4/4.

Unos guarismos que recordaron a otros episodios recientes. Como el primer cuarto del duelo ante el Breogán: 13/15 en tiros de campo, con 8/8 en lanzamientos de dos. Ese día los laguneros acabaron apretando los dientes y la dieron la vuelta al 20-31 del primer cuarto. También hubo cierta permisividad en el choque contra el Zaragoza, cuando los maños convirtieron 34 de 59 tiros. Esta vez la facilidad que tuvo el Burgos fue todavía mayor. El Iberostar Tenerife ya sabe lo que no puede repetir si quiere volver a luchar por colarse en las semifinales de la Copa del Rey.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente