10 de febrero de 2019
10.02.2019
Fútbol CD Tenerife
CD Tenerife 02Córdoba CF

Batacazo a la ilusión

El CD Tenerife pierde su primer partido de la segunda vuelta ante un Córdoba más intenso y centrad

10.02.2019 | 04:15
Batacazo a la ilusión

Los de Oltra echan por tierra la autoestima recuperada a través sus tres buenas actuaciones anteriores

El CD Tenerife se derramó ayer encima un jarro de agua helada. Perdió con el vicecolista Córdoba y la ilusión que se había recuperado en el entorno blanquiazul recibió un golpe de lo más contundente. La escuadra insular echó por tierra toda esa autoestima que le habían devuelto los tres últimos encuentros, en los que no llegó a encajar uno solo gol. En esta ocasión recibió dos y, lo peor, volvió a recordar a aquel equipo inconsistente y vulnerable de la primera vuelta. Los próximos encuentros determinarán si lo de ayer fue un mero accidente o de verdad el representativo no da para más. También falta por ver las secuelas que puede dejar esta dolorosa derrota a manos de un conjunto andaluz que dio una lección de fe, garra y sacrificio sobre el césped del Heliodoro Rodríguez López.

José Luis Oltra no quiso variar en exceso el once que tan buenos resultados le había dado en las últimas jornadas. Así, el técnico valenciano simplemente se limitó a cubrir las bajas del sancionado Luis Milla y del lesionado Montañés para mantener al resto de protagonistas del duelo de Riazor. La vacante del madrileño la ocupó Iker Undabarrena, quien hizo de pareja en el doble pivote con Uros Racic, el eje sobre el que gira este nuevo Tenerife, mientras que José Naranjo salió en lugar del castellonense. Los de casa comenzaron el choque con la clara intención de tener el balón y dominar a su rival. Lo cual parecieron conseguir, aunque sin sacar nada productivo de ello, al menos en el arranque. El Tenerife tocaba, amasaba la pelota pero sin profundidad. Mientras que su rival se dedicaba a destruir y buscar alguna oportunidad de la que sacar petróleo.

Con una presión alta y una envidiable intensidad en sus jugadores, el Córdoba fue incomodando cada vez más a su adversario, que se chocaba una y otra vez contra la férrea zaga andaluza. Sin noticias relevantes del cuadro chicharrero en el área visitante, el conjunto de Curro Torres fue el primero en probar los guantes del cancerbero contrario. En pleno homenaje al entrañable aficionado Damián Fleitas, Barraquito, fallecido esta semana, el cuadro verdiblanco aprovechó para generar su primera ocasión de gol. Fue en un balón que le llegó a Carrillo de espaldas y este tras revolverse disparó a puerta. Aunque, Dani, bien posicionado, atajó sin problemas (13'). El susto no quedó ahí porque dos minutos después, De las Cuevas recogería un mal despeje de Naranjo y soltaría un zapatazo que, de nuevo, el meta hispano-venezolano se encargó de desviar a córner. El saque de esquina lo lanzó Álex Menéndez y el balón se estrelló contra el poste.

El Tenerife daba muestras de estar aturdido y Carrillo volvió a inquietar con un cabezazo que tampoco halló su objetivo (16'). El grupo de Oltra había superado esos minutos de peligro y parecía reponerse para intentar recuperar la iniciativa en el juego. Sin embargo, todos en el Heliodoro eran conscientes de que su equipo no estaba desplegando el mismo fútbol que en sus tres anteriores compromisos. La circulación del balón no era tan fluida y arriba no se llegaba con claridad. A excepción de una vez, en la que Suso centró al área desde la derecha y Racic, que venía desde atrás en carrera, cabeceó, aunque sin demasiada potencia (36'). Pero esa acción, lejos de intimidar al Córdoba y hacerlo retroceder, lo espoleó aún más, hasta el punto que logró ponerse por delante en el marcador gracias a un tanto de cabeza de Chus Herrero, quien no encontró oposición alguna en el segundo palo para cabecear a la red un córner ejecutado por Álex Menéndez. Los isleños trataron por todos los medios de buscar el empate antes del final del primer período pero no les fue posible.

En la reanudación, el Tenerife intentó buscar con más ahínco la portería contraria. Y sobre todo percutir con mayor insistencia. Lasso fue el primero que lo intentó con un golpeo lejano que fue a parar a las manos de Marcos (46'). Malbasic tampoco pudo atinar con la portería rival después de un saque de esquina (54'). Y más clara la tuvo un desacertado ayer Naranjo cuyo remate lo interceptó un defensor rival (60').

El tiempo se consumía y el Córdoba protegía su renta con uñas y dientes. Oltra trató de buscar soluciones con gente de refresco. Corniglio y el debutante Isma López fueron sus apuestas. También había movido su banquillo Curro Torres, quien sí obtuvo respuesta inmediata de sus hombres de reserva. Porque Jaime, que había sustituido unos minutos antes a Andrés Martín, trazó a gran velocidad una diagonal casi desde el centro del campo y a Alberto no le quedó más remedio que derribarlo cuando aquel se disponía a adentrarse en el área. Una falta peligrosa que no desperdició De las Cuevas, quien batió a Dani por su lado.

Con el 0-2, el Tenerife se lanzó al ataque a la desesperada pero el Córdoba no estaba dispuesto a dejar escapar la que iba a ser su primera victoria fuera de casa de la temporada. Con lo que su rival se queda ahora solo junto al Numancia como únicos conjuntos de la categoría sin triunfos a domicilio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente