09 de febrero de 2019
09.02.2019
Baloncesto

Con alma de base

Javi Beirán y Goran Huskic son los mejores de la competición en asistencias entre aquellos que no juegan como bases. Ambos promedian casi cuatro pases de canasta por encuentro

09.02.2019 | 01:26
Con alma de base

El arte de la asistencia parece ser, en la Liga Endesa, coto privado de los bases. Es su hábitat natural. Estadísticamente hablando, los 14 mejores después de 20 jornadas actúan, habitualmente, en la posición de uno. Sin embargo, dos jugadores que estarán hoy sobre el parqué del Santiago Martín parecen empeñados en romper con los cánones establecidos: el alero canarista Javi Beirán y el pívot del San Pablo Burgos Goran Huskic. Ambos vienen repartiendo en las últimas jornadas tantos o más pases de canasta que cualquier uno de la competición hasta el punto de situarse ambos ya en la decimoquinta plaza de esta clasificación con casi cuatro asistencias por duelo: 3,84.

Incremento reciente. El caso de Beirán y su generosidad no es nuevo ya que el madrileño ha convertido la asistencia en un hábito desde que viste como aurinegro. Tanto en el ejercicio 15/16 como en el 17/18 el alero promedió 2,64 frente a las 2,75 que venía dando en la 16/17 hasta que se lesionó gravemente en su rodilla. Esta cadencia ha aumentado considerablemente este curso y, en especial, en las jornadas más recientes. De hecho, el dorsal 33 aurinegro promedia, desde la victoria frente al Baskonia en la jornada 12, nada menos que 5,5 pases que han acabado dentro del aro.

Poste bajo y 'pick and roll'. La capacidad de Beirán para conectar con un compañero se sustenta, principalmente en dos variantes. La primera de ellas en el pick and roll, ya que en sus penetraciones Javi suele dar con alguien liberado debajo de canasta, o bien buscar un alley oop, de los que se suele beneficiar Petit Niang. Pero donde realmente saca petróleo el madrileño es en le poste bajo. Su capacidad para hundir a la mayoría de sus pares y finalizar incluso con ambas manos, acaba atrayendo ayudas que generan una descompensación en la defensa rival. Y eso, en el baloncesto de Vidorreta se convierte en un auténtico filón ya que siempre hay alguien esperando al otro lado de la pista. Inversión de balón y tiro liberado para intentar anotar. Así se entiende que el alero aurinegro haya terminado en cuatro de sus últimos siete partidos de la Liga Endesa con ocho asistencias.

Un descubrimiento. Incluso más llamativo parece el caso de Goran Huskic. Por altura (2,10) y por su evolución. Y es que en los 47 primeros encuentros que jugó en España (en ACB con el Gipuzkoa), el pívot de Belgrado solo dio siete asistencias. Todo cambió cuando bajó un escalón para militar en la LEB. Así, con el Peñas (15/16) ya promedió 2,48, pero fue Diego Epifanio, en el Burgos, el que realmente explotó esta cualidad del serbio. Su media subió a 3 en la 16/17 (aún en la LEB), bajó algo en su retorno a la ACB el pasado curso (2,34) y ha repuntado en esta primera media vuelta. Ni un solo partido ha dejado de asistir esta campaña Goran.

Pases picados. Como Beirán, el interior balcánico es capaz de generar pases desde el poste bajo (aunque en su caso con pases frontales ante ayudas del exterior) y también en transición ya que pese a su 2,10 corre muy bien la pista. Pero sobre todo, el jugador del cuadro burgalés marca las diferencias aprovechando las puertas atrás de sus compañeros, tirando en numerosas ocasiones del pase picado, recurso que dificulta la intercepción del pívot adversario. Un catálogo que ya ha enseñado en numerosas ocasiones, como en el partido de la primera vuelta contra el propio Iberostar, cuando Huskic se fue hasta las nueve asistencias.

Inteligencia. "Es un jugador muy inteligente en la pista", señalaba recientemente el tinerfeño Álex López -compañero de equipo- en un reportaje en www.acb.com. "Sabe y entiende muy bien el baloncesto y, además, tiene una calidad tremenda. Para lo alto que es, es muy móvil y tiene un buen juego de mano con las dos. ¡Maneja incluso más la izquierda que la derecha siendo diestro!", añadía al respecto el lagunero sobre el serbio al que ya muchos comparan con dos compatriotas suyos, Dejan Tomasevic (ex del Valencia) y el pívot de los Denver Nuggets, Nikola Jokic. Evitar que Huskic haga aún más patentes estas similitudes será una de las tareas a realizar por el Iberostar Tenerife para salir airoso contra el Burgos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente