08 de diciembre de 2018
08.12.2018
Fútbol CD Tenerife

Un punto que no arregla nada

P El Tenerife iguala con el Extremadura en un partido en el que volvió a adolecer de falta de pegada. El equipo insular desaprovecha varias ocasiones de gol y el árbitro se traga un penalti sobre Joao

08.12.2018 | 01:44
Un punto que no arregla nada

El Tenerife mantiene su línea de toda la temporada y no da señales de levantar cabeza. Su voluntad sigue intacta pero sigue sin valerle solo con eso. En esta ocasión tampoco pudo marcar en el Heliodoro ante un Extremadura serio y sólido pero no de mayor potencial que los blanquiazules. Y así volaron dos puntos más del recinto santacrucero, que ha perdido la magia de antaño. No fue un mal partido de los isleños pero tampoco ofrecieron una imagen como para pensar que a corto plazo va a salir de esta dinámica tan negativa como peligrosa. Ahora llega el derbi, otra oportunidad más para que el representativo dé el golpe que necesita sobre la mesa para cambiar su trayectoria.

Comenzó con brío la contienda el Tenerife. Tal es así que ya había rematado a puerta en dos ocasiones antes de consumirse el tercer minuto de partido. Primero, con un cabezazo de Malbasic a pase de Montañés que le salió algo defectuoso y posteriormente, con un disparo potento y lejano de Luis Milla. Era la tarjeta de presentación en el partido de un conjunto insular que ayer competía con tres novedades en su once.

Oltra apostó por la veteranía de Raúl Cámara, Suso y Montañés para suplir las bajas obligadas de Luis Pérez, Jorge y Bryan Acosta. Otra vez con una defensa de cuatro y con la dubla ofensiva de Malbasic y Naranjo, el técnico del cuadro chicharrero pretendió que su equipo se fuera en busca de la meta contraria desde el inicio.

Lo había conseguido pero no le duró mucho. De hecho, antes de cumplirse el cuarto de hora de juego, los de Rodri dispusieron de una ocasión inmejorable para adelantarse en el marcador. La intervención providencial de Samuel Camille evitó el remate de Enric Gallego, el máximo artillero del campeonato, cuando se encontraba en una situación franca para marcar. Y en el saque de esquina que derivó esa jugada, también Zarfino pudo anotar si Suso no despeja su testarazo desde la línea de gol.

Fueron momentos de agobio para un Tenerife que había perdido por momentos la iniciativa en el juego. Lo cual daba cada vez más alas a su contrincante, muy sólido en la contención y siempre dispuesto a atacar.

El equipo de Almendralejo, perfectamente replegado, atento para poder interrumpir alguna transición de sus adversarios que le diera la oportunidad de montar el contragolpe, empezaba a incomodar a los de casa. Dispuso de unos cuantos contraataques la escuadra visitante en la primera mitad, aunque en ninguna de ellas sus delanteros llegaron a definir con acierto. Como en una acción que Chuli no consiguió embocar en condiciones inmejorables (29').

Antes del descanso, los blanquiazules volvieron a recuperar el balón pero no lograban adivinar la fórmula para penetrar la zaga contraria. Solo una diagonal de Montañés, en una de las pocas veces que pudo pillar descolocada a la retaguardia rival, inquietó a Álvaro Fernández al rematar el castellonense al lateral de la red (34').

El segundo período comenzó con un susto para el Tenerife. Dani Hernández salvó lo que pudo significar el 0-1, al tapar el remate de Olabe desde el suelo (47'). Esta ocasión animó al Extremadura, que parecía haber percibido cierta debilidad de su oponente. El partido cambiaba de dominador constantemente. Las fuerzas flaqueaban cada vez más en ambas escuadras y eso permitía que aparecieran más espacios.

Oltra se percató de esa circunstancia y optó por dar entrada a Nano. El tacuense la tuvo en el primer balón que tocó pero su remate de escorzo impactó en el palo (63'). Fue la señal que necesitaban los anfitriones para venirse arriba. Porque a partir de ahí, dieron un paso al frente y empezaron a buscar con más ahínco la meta adversaria.

Suso no consiguió que su centro-chut hallara rematador (67') y, más tarde, Naranjo hizo que el balón pasara también por delante de la portería de Álvaro Fernández con el mismo resultado (71'). El propio jugador onubense fabricó otra ofensiva que él mismo culminó con un disparo potente pero mal dirigido (76').

Nano se encontró con un regalo de la zaga foránea pero optó por disparar desde una gran distancia en vez de tratar de progresar más con el balón y este murió en las manos del cancerbero del Extremadura (77').

En el minuto 84, Joao recibió un claro empujó dentro del área cuando se disponía a rematar y el colegiado decidió no señalar nada. Tuvo una más en el tiempo de descuento, cuando Malbasic ganó la línea de fondo y centró a Nano, cuyo remate a bocajarro fue interceptado por Álvaro Fernández.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente