03 de diciembre de 2018
03.12.2018

Tenerife acuña el visado para China

La selección española de Scariolo, con máximo suspense hasta la bocina final, se impone a Ucrania en el Santiago Martín y obtiene de forma matemática su pase para la cita mundialista del próximo verano

03.12.2018 | 01:37
Tenerife acuña el visado para China
Tenerife acuña el visado para China

Dicen que cuando las cosas se consiguen con sufrimiento saben mejor. Y eso es lo que debió pensar ayer España, para celebrar con mayor regocijo el pase matemático al Mundial de China, a tenor del desenlace de su partido contra Ucrania. Un duelo en el que los de Sergio Scariolo estuvieron casi siempre en franquicia pero en el que fueron incapaces de hilvanar un par de aciertos más para terminar de tumbar a su rival (que en varias ocasiones estuvo ocho y nueve abajo) antes de un epílogo de infarto. Como el más sufrido de los escaladores ciclistas el rival ayer del combinado español supo hacer la goma una y otra vez, con el añadido de que cada una de sus recuperaciones fue mayor, para acabar discutiendo la victoria a los españoles. Así, y pese el 60-60, el enésimo miniacelerón de España le puso en bandeja el triunfo con algo más de dos minutos por jugarse (70-62). Pero ni con esas lograron cerrar la contienda los rojigualdas, que, con uñas y dientes, se vieron abocados a defender la posesión con la que Ucrania atacaba para ganar. Superados el susto y el suspense, dos libres de Llovet amarraron el triunfo hispano.

Mucho ates de todo ese sufrimiento, un triple de San Miguel abrió la veda para España, que gracias a un buena actividad defensiva con la que contuvo la tendencia ucraniana de meter balones a Kravtsov, y el acierto de un inspirado de Jaime Fernández (ocho puntos seguidos), pusieron tierra de por medio muy rápido (11-2). Pero a los de Ievgen Murzin no les entraron los nervios y gracias a ataques pausados lograron meterse de nuevo en el partido (11-10). Con la entrada en pista de la segunda unidad (Saiz, Brizuela, Colom y Abalde sumaron) España volvió a distanciarse un tanto en el electrónico (20-14). Colom le dio otra velocidad a la selección (muy intenso atrás y activo delante anotando, de diversa factura, siete puntos seguidos para el 27-20), si bien los ucranianos se agarraron al encuentro gracias a su continua presencia en el rebote ofensivo (seis en apenas 12 minutos). Segundas opciones que los de Scariolo minimizaron en parte gracias a las manos en defensa (10 pérdidas de Ucrania en 15 minutos) y algún que otro contragolpe para volver a disponer de una renta de nueve (30-21).

España dejó de abusar de los triples (4/10 en el primer cuarto y solo 2/3 en todo el segundo), pero no evitó algunos regalos innecesarios, y eso permitió a su rival poner de nuevo el gancho liderado por los ACB Bobrov, Kravtsov y Herun (33-27). En el constante toma y daca en el que se había metido el partido, los de Scariolo volvieron a dar otro arreón, esta vez con un triple de Abalde, dos libres de San Miguel y un precioso reverso final de Fernández (13 puntos al descanso) que dejaron la renta española en ocho en el receso (39-31) en un partido que no iba nada sobrado de calidad. Sin llegar a pasar apuros e ir siempre por delante en el marcador, España no terminaba de dar el golpe sobre la mesa con el que romper la contienda.

Se topó España con un rival muy sólido detrás a la vuelta de vestuarios. Una Ucrania que hizo valer los kilos y centímetros de Bobrov y Kravtsov (ante unos pequeños Aguilar y Saiz, toda vez que Fran Vázquez se había cargado muy pronto con cuatro faltas en su intento de contener a los interiores rivales) para ponerse a tres (40-37), pero dos casi triples de Abalde y un mate de Saiz llevaron a los de Scariolo de nuevo a ese tope de nueve (46-37) mediado el tercer acto. Tira y afloja, pese a un triple de Colom, en el que Ucrania ponía el gancho gracias a su acierto en el tiro libre (6/7 en apenas dos minutos), su control del rebote defensivo y un par de contras para el 51-48 que obligaba a Scariolo a pararlo con 1'11" para el final del tercer acto. Instante delicado del que salió momentáneamente el combinado rojigualda con una zona, un triple de Brizuela, y una canasta de Colom con la que se abrió el último acto (56-48).

Lejos de poner por fin la directa, España volvió a atascarse para darle aire a los ucranianos, que bien desde el tiro libre, bien desde el arco (triple de Lypovyy) e igualmente tras robo y contra finalizada con un 2+1 de Bobrov, logró ponerse a uno primero (58-57) e incluso a empatar a continuación (60-60 tras triple de Bobrov). Negado de recursos técnicos colectivos para marcar diferencias, los de Scariolo tiraron de garra en la persona de Saiz, con la calidad individual de Fernández y también con un mayor arrojo ofensivo para evitar males mayores (67-62, a 3'02"). A esta sucesión de aportaciones se unió una pizca de suerte con un triple contra tabla de Aguilar (70-62).

Con poco más de dos minutos por jugarse, España tenía el triunfo en el bolsillo, pero los de Scariolo parecían estar predestinados a sufrir y complicarse la vida, como la sucedió concediendo un rebote ofensivo y con otra pérdida que acabaría culminando Bobrov con dos libres (70-66). Tras un par de errores en ambos aros, España atacaba para sentenciar, pero Saiz (entre una medio falta y una medio pérdida) le hizo antideportiva a Lypovyy, que acertó desde el 4,60 e hizo contener la respiración a la grada (70-68). Ucranía tenía bola para ganar, pero el triple abierto de Herun se quedó cortó y en el balón dividido Llovet le puso más corazón y coraje que ninguno para quedarse con el balón y forzar una falta que sería ya definitiva. Con más papeleos de los deseados, pero España ya tiene el pasaporte para disputar el Mundial de China 2019. Y Tenerife el orgullo de haber sido sede de esa clasificación.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente