11 de agosto de 2018
11.08.2018

Cuando la estrella es el Tenerife

Ver jugar al representativo a nueve días del arranque liguero y el estreno de Nano, los alicientes de un Teide 'descafeinado' por el rival. La organización fue incapaz de traer a un adversario de mayor tirón

10.08.2018 | 22:59

Con el debido respeto al Celta B, equipo notable de la categoría de bronce, de la final del Trofeo Teide se espera que sea un partido atractivo, llamativo por el renombre del invitado y que sirva como la mejor prueba estival para el equipo representativo. Así que es normal la decepción que suscitó la noticia de que sería un equipo de inferior categoría a la del Tenerife el que visitase hoy (Los Cuartos, 20:00 horas) al cuadro blanquiazul en su último test del verano. Más todavía porque el césped del Heliodoro está indisponible y no hay partido de presentación, en el club había muchas esperanzas depositadas en la organización del Teide para que buscase un oponente de nivel. Pero no fue posible.

Otro año más, el torneo decano del balompié insular ha sufrido un importante deterioro de su ya menguado prestigio. Y todo por la falta de solvencia de sus máximos responsables, que renunciaron al Extremadura por su presunto poco tirón y luego cerraron al Celta B como último remedio, cuando ya peligraba hasta la disputa del partido. Antes, se cayeron y frustraron todas las opciones previstas: el Girona, el Valladolid, el Mainz 05 alemán... y así, un largo etcétera de sueños a la gaveta.

Llegados a este punto, el Tenerife tiene mucho que perder -nadie entendería un revés contra un equipo de menor entidad- y poco que ganar. Le espera un reto difícil, porque es el del Celta uno de los filiales mejor trabajados de la geografía nacional; y al mismo tiempo una responsabilidad, la de mostrar el mejor nivel posible en la única visita anual del representativo al Norte de la Isla.

Huérfano de un rival de prestigio -otros vinieron el Deportivo, el Athletic o el Rayo Vallecano-, lo que ejerce de imán para el aficionado es el propio Tenerife, que ilusiona por sus fichajes, la mano de Etxeberria y su camino firme durante la pretemporada. Invicto en lo que va de verano, el equipo isleño estrenará hoy a Nano en su segunda etapa en el club y al recién aterrizado Chilunda, la exótica apuesta que llegó de Tanzania. También será un buen momento para calibrar la evolución de Naranjo en su segundo partido con la elástica blanquiazul; y para bosquejar el once tipo a tan solo nueve días del estreno liguero.

Hasta la fecha, Carlos Ruiz ha sido el hombre más utilizado por Etxeberria en los bolos de preparación. Y junto a él, probablemente opte hoy el vasco por los hombres llamados a empezar la comopetición en el once inicial. Tal vez sí reserve a algún jugador con molestias pero, ajeno al caos organizativo para hallar rival, su Tenerife va con todo. Hoy, es la estrella que ilumina el Teide.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
Enlaces recomendados: Premios Cine