03 de junio de 2018
03.06.2018
Fútbol CD Tenerife
CD Tenerife11Albacete

Adiós a una irregular temporada

El CD Tenerife no pasa del empate ante el Albacete en el partido que sirvió de epílogo a su campaña

03.06.2018 | 02:29
CD Tenerife-Albacete
Distintos momentos del encuentro disputado ayer en el Heliodoro Rodríguez López.

El CD Tenerife se despidió de su afición hasta el próximo curso con una actuación alegórica de su temporada. Con una primera parte para olvidar, en la que su rival lo superó simplemente por ganas y actitud, el cuadro insular consiguió suavizar la bronca que le esperaba de su hinchada con un gol de Bryan Acosta y un juego algo más digno tras la reanudación. El empate le sirvió al Albacete para conservar su plaza en la división de plata y todos tan amigos a la conclusión del choque. Con el de ayer, el representativo sumó su quinto encuentro sin conocer la derrota pero no evita el regusto amargo que ha dejado su puesta en escena de este año, en el que se esperaban al menos entrar en el play off de ascenso.

El último once blanquiazul de la temporada presentó como principal novedad la titularidad de Carlos Abad en la puerta, en detrimento de Dani Hernández. También disfrutó de ella Paco Montañés, casi inédito durante la campaña como consecuencia de la grave lesión de tobillo que sufrió en la décima jornada de Liga. Juan Carlos y Malbasic recibieron de igual manera el premio de formar en el equipo inicial.

Desde los primeros compases del envite se pudo comprobar quién se jugaba algo y quién no. El cuadro manchego salió a tapar todas las vías de circulación del balón de un conjunto local que se aplicaba con una intensidad muy baja, que contrastaba claramente con la que se percibía en su rival. De hecho, en el primer minuto de encuentro Aridane, que regresaba al que fuera su estadio durante tres temporadas, dispuso de una ocasión peligrosa, si bien su potente volea se marcó alta. Hasta rebasados los 10 minutos de juego el Tenerife no pasó de medio campo y de ello obtuvo un córner que terminó con un golpeo inocente de Iñaki sin consecuencias. El Alba volvió a avisar con un remate manso de Zozulya que fue a parar a las manos de Carlos Abad.

El Tenerife ni estaba ni se le esperaba. Con una actitud tan pasiva y si chispa en sus acciones era lógico que no fuera capaz de acercarse a la meta contraria. En cambio, a su oponente le iba la vida en este partido y así lo confirmaba el mayor ímpetu de los jugadores visitantes en cada balón dividido. Se veía venir el gol de los manchegos y se produjo en una transición que culminó con el balón en los pies de César de la Hoz, quien encaró a Carlos Abad y lo batió por bajo.

El 0-1 provocó una tímida reacción de los de casa. Malbasid ganó la línea de fondo y sirvió a Villar, cuyo cabezazo no encontró el camino que buscaba (28'). Y ahí se acabaron las oportunidades del conjunto chicharreo en el período inicial. No así del cuadro de Enrique Martín, que pudo ampliar su ventaja en un nuevo remate del autor del gol que a punto estuvo de introducir en su propia meta Aveldaño (36'). Con algunos pitos que se escuchaban desde la grada, en clara reprobación del juego tinerfeñista, se llegó al descanso.

La hinchada local esperaba que se diera el mismo guión que ante el partido frente al Sporting de Gijón, en el que también estuvo desaparecido el Tenerife en la primera mitad y tras el paso por los vestuarios, los blanquiazules salieron con nuevos bríos y terminaron imponiéndose a la escuadra gijonesa. Y sí que salió con mayor entusiasmo el equipo isleño a competir tras la reanudación. La entrada de Suso y, más tarde, la de Bryan Acosta contribuyeron a ello. De esa forma, era de esperar que el Tenerife percutiera mucho más. Malbasic tuvo pronto una ocasión inmejorable para restablecer las tablas en el marcador pero no logró acertar en el uno contra uno ante Tomeu Nadal tras un contragolpe (49'). César de la Hoz replicó con un disparo que le salió algo desviado (51'). Pudieron los de casa igualar si el colegiado señala como penalti un agarrón y derribo claro de Gorosito a Bryan Acosta (60').

Este era ya otro Tenerife, mucho más eléctrico y aguerrido. Carlos Ruiz se sumó a la serie de oportunidades de los suyos con un testarazo que detuvo sin problemas el cancerbero foráneo (63'). Cinco minutos más tarde Malbasic estuvo cerca de anotar su décimo tanto en el campeonato pero su cabezazo, a centro de Iñaki, no encontró su objetivo (67'). El serbio no lo logró pero sí su compañero Bryan Acosta, quien recogió un balón suelto dentro del área y fusiló a Tomeu Nadal. El Tenerife intentó buscar el gol del triunfo en los minutos finales pero el Albacete defendió el punto con uñas y dientes, no en vano le ha valido la continuidad un año más en la La Liga 1/2/3.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente