01 de junio de 2018
01.06.2018
Baloncesto

Cualquier combinación fue válida

El Iberostar empleó un total de 20 quintetos diferentes en los 36 partidos de la ACB, a los que añadió otros tres en la BCL. Solo tres veces se repitió formación dos jornadas seguidas

01.06.2018 | 01:13
Beirán, Tobey, Vasileiadis, Bassas y Abromaitis, durante el último partido ante el Real Madrid.

El cambio de entrenador, las lesiones, las obligadas rotaciones ante la sobrecarga de encuentros... Son solo algunas de las razones de que el Iberostar Tenerife 2017/18 haya tenido tantas variaciones en lo que a su cinco inicial se refiere. Un total de 20 combinaciones diferentes en los 36 partidos (a las que se añaden otras tres diferentes en la Basketball Champions League) que albergan diferentes lecturas.

Así, el constante cambio en los jugadores que arrancaban cada encuentro se podría entender por la continua llegada de baloncestistas al equipo, ya fuera para apuntalar la plantilla, o bien para paliar los numerosos contratiempos físicos sufridos por los isleños. Entre los que se incorporaron con el curso ya iniciado Vasileiadis, Akognon y Borg fueron, en mayor o menor medida, protagonistas en los inicios de choque.

Por otro lado, la llegada de Fotis Katsikaris hizo que el fondo de armario canarista tuviera una mayor indicencia en roles principales. Y es que el heleno anunció en su presentación que quería "a todo el mundo enchufado", algo que logró durante no pocas jornadas. Con él las combinaciones en el cinco inicial fueron constantes, si bien hubo dos jugadores casi fijos, San Miguel y Abromaitis; y otros dos, Ponitka y Tobey que también fueron habituales en los arranques.

Ante tanto ir y venir de quintetos es normal que el Iberostar no llegara a ser reconocido por un cinco tipo. Y es que en solo tres ocasiones se repitió formación de entrada. Ocurrió en las jornadas 16 y 17, con San Miguel, White, Ponitka, Abromaitis y Tobey; en las fechas 21 y 22 con Vasileiadis en sustitución del exterior de Phoenix; y más recientemente en los partidos 30 y 31 de la fase regular con Josh Akognon en el citado puesto de dos. Es más, en sus primeros momentos como técnico canarista Katsikaris estuvo siete jornadas seguidas (de la décima a la decimosexta) sin poner en liza ningún cinco idéntico.

Mientras, el quinteto más usado fue el de la primera jornada de ACB (San Miguel, Richotti, Ponitka, Abromaitis y Tobey), luego repetido en otras cuatro ocasiones, ocho más en la BCL, y previamente en la Intercontinental. Tras la grave lesión del argentino, el relevo lo tomó Vasileiadis en una formación que salió de entrada nueve veces. Lo cierto es que con una u otra combinación, el Iberostar saldó el año de forma más que solvente.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente