12 de mayo de 2018
12.05.2018
Carrera de montaña. Transvulcania 2018

Aurell y Nilsson reinan en la Transvulcania Naviera Armas 2018

El español y la sueca vencen en el Ultramaratón de la décima edición de la prueba palmera, mientras que Cardoso y Zorroza ganan el Maratón y Angermud-Vik y Orgué dominan el Medio Maratón

12.05.2018 | 18:33
Ida Nilsson, ganadora de la Ultramaratón de la Transvulcania Naviera Armas 2018
Pere Aurell se alza con el triunfo en la Ultramaratón de la Transvulcania Naviera Armas 2018
Aurell y Nilsson reinan en la Transvulcania Naviera Armas 2018
Final de la Ultramaratón de la Transvulcania Naviera Armas 2018
Salida de la Ultramaratón de la Transvulcania Naviera Armas 2018
Presentación de los corredores élite de la Transvulcania Naviera Armas 2018

El español Pere Aurell y la sueca Ida Nilsson se proclamaron 'reyes' de la Transvulcania Naviera Armas al triunfar en la Ultramaratón, prueba en la que se dieron cita casi dos mil atletas para cubrir los casi 75 kilómetros de recorrido entre el Faro de Fuencaliente y la Avenida Enrique Mederos de Los Llanos. Se da la circunstancia de que es la tercera vez y de forma consecutiva que la corredora escandinava logra el triunfo en la ultra palmera, mientras que Aurell se estrena en lo más alto. Cosas de la vida, el año pasado se tuvo que retirar a menos de 4 kilómetros para meta por unos problemas físicos y un año después, el barcelonés saboreó las mieles del triunfo. Y, casualmente, su esposa, la holandesa Ragna Debats, ganaba casi a la misma vez el Mundial de Trail Running que se celebra en Penyagolosa (Castellón).

La carrera de este año fue una auténtica batalla para titanes. Además del recorrido, los atletas tuvieron hacer frente a una climatología que puso a prueba su fortaleza y resistencia. A las seis en punto de la mañana y con presencia, entre otros, del presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo; y el presidente del Cabildo de La Palma, Anselmo Pastana; se puso en marcha la serpiente multicolor desde un Faro de Fuencaliente que recibía a los corredores con ráfagas de aire frío. Pero el entusiasmo inicial pudo con cualquier condicionante. Muchos meses de espera habían llegado a su fin. De ese entusiasmo dio muestras Cody The Cowboy Reed. El estadounidense de Arizona se marchó con una velocidad inusual con tantos kilómetros por delante, pero Reed nunca ha sido un runner convencional. Se llevó consigo a otros dos compatriotas, Cole Watson y Morgan Elliot. Terminaron pagando el esfuerzo, pero regalaron al público palmero una actuación durante unos primeros 25 kilómetros espectaculares.

Pero el tiempo en La Palma quería poner las cosas difíciles para que los que llegaran a meta lo hicieran al borde de sus recursos físicos. Camino del Refugio del Pilar bajó la temperatura, apareció la niebla y la lluvia –un chipi chipi ligero, pero casi continuo- que fue mellando a los corredores. Camino de la Caldera de Taburiente se produjo el vuelco en la general y Pere Aurell pasó a comandar la prueba. Faltaban muchos kilómetros para Los Llanos, pero el a la postre vencedor puso en marcha un descenso técnico y veloz al que solo tuvo respuesta Dmitry Mytiaev. De hecho, el ruso fue de menos a más y empezó a recortar tiempo, aunque Aurell manejó bien su ventaja y se plantó en el centro urbano de Los Llanos, ya bajo un sol que no dio respiro, alternando brazos en alto con manos en la cara, para celebrar un triunfo histórico, el de la décima edición de la Transvulcania (7h.37:26), y pone su nombre en el Libro de Honor de los ganadores españoles junto a Miguel Heras (2010 y 2011), Kilian Jornet (2013) y Luis Alberto Hernando (2014, 2015 y 2016). A Mytiaev le faltó poco para completar la remontada, puesto que llegó solo 56 segundos después del campeón. Thibaut Garrivier fue otro de los que fue ganando posiciones y, pese a tener un pequeño bajón, se recompuso hasta cerrar el trío de honor, a más de 5 minutos del ganador.

En féminas hubo un monólogo, el de Ida Nilsson. La sueca reconoció una vez coronada por tercera vez como ganadora de la Ultramaratón que había sido su carrera más complicada y recordó que había tenidos problemas durante el invierno. En La Palma los borró de golpe. Desde el primer metro ya dejó claro que su intención era volver a ganar y así lo cumplió. Ya en el primer avituallamiento mostró que su apuesta iba en serio y, aunque faltaban casi 50 kilómetros para meta, ya contaba con una ventaja que luego supo administrar. De hecho, en los 4 kilómetros finales, cuando vio que Mónica Comas se le podía acercar, volvió a acelerar para repetir gestos, saltos y sonrisas brazos en alto. Ida The Queen Nilsson se ha ganado su apodo de reina de la TRV con derecho propio. Con 8h.40:43 se llevó la ovación de los cientos de espectadores que la esperaban en la recta de meta. Pasaron seis minutos hasta que Mónica Comas se alzó con la segunda posición (8h.46:57). Pero la sorpresa llegó con la remontada de Kelly Wolf, ya que la estadounidense ganó varias posiciones hasta celebrar una tercera posición más que merecida (8h.49:45)

El Maratón H10 Hoteles tuvo sabor caboverdiano y español. Los tres atletas de Cabo Verde inscritos en la carrera habían prometido guerra en la previa. Y lo cumplieron llevando a cabo una planificación que en otras carreras les ha faltado. Danilson Silva Pereira y Wilson Cardoso no salieron a lo loco, sino marcando a las primeras liebres. Una de ellas, el estadounidense Michelino Sunseri, recorrió muchos kilómetros en solitario, pero terminó cediendo cuando llegó la hora de la verdad. Fue entonces cuando los corredores africanos sacaron a relucir su zancada y sus pulmones para ponerse al frente de la carrera. Tan solo el argentino Juan Esteban Las Peñas osó seguirles y obtuvo, con ello, un goloso premio: tercero de la general. El campeón, Danilson Silva Pereira, se impuso con 2h.05:33, mientras que su compatriota Cardoso llegó con 2h.06:07, con solo 16 segundos de margen sobre Las Peñas. El ritmo del dúo de cabeza fue tal que favoritos como el australiano Ryan Sandes o el lituano Gediminas Grinus pincharon y se fueron a las posiciones decimoséptima y decimonovena, respectivamente.

Triple podio español en categoría femenina. La carrera de 45 kilómetros fue cosa de dos, en realidad. María Zorroza cogió pronto su velocidad de crucero y con el paso de los kilómetros fue abriendo brecha. Montse Martínez fue la única capaz de seguir su estela, pero sin poner en peligro el primer puesto de Zorroza, que festejó su triunfo en la meta de Tazacorte tras 4h.51:22. 150 segundos más tarde entró Martínez (4h.53:52). En terreno medio, sin poder luchar por los dos primeros puestos, pero sin peligrar nunca su tercera posición durante muchos y muchos kilómetros, se situó Paloma Lobera, que firmó el triplete con 5h.15:34, con más de siete minutos de ventaja sobre la rusa Natalia Neshcheret.

El Medio Maratón Plátano de Canarias se vio marcado por el mano a mano entre los favoritos y por las inclemencias del tiempo que tuvieron que sufrir los corredores. A las rachas de viento que habían en el Faro de Fuencaliente se le unió, primero la niebla, y luego una fina lluvia en la ascensión al Refugio del Pilar. Con esos elementos se manejaron a la perfección tanto el noruego Stian Angermud-Vik como el japonés Rui Ueda. Juntos se separaron del 'pelotón' cuando las rampas se fueron haciendo más complicadas y se pasaron en diversas ocasiones hasta el que el escandinavo, campeón del mundo del Kilómetro Vertical y segundo el pasado jueves en el Kilómetro Vertical Binter, dio un acelerón para levantar los brazos tras 2h.13:34 de carrera. A solo nueve segundos llegó Ueda, que también acabó en el podio del KM Vertical Binter , justo por detrás del noruego. El podio se completó con el español Aritz Egea. El vasco, cuarto el pasado jueves, se colgó el bronce a casi dos minutos del vencedor. La cuarta plaza fue para el suizo Pascal Egli, que no pudo repetir triunfo después de haber ganado en la ascensión a la Torre del Time en la prueba que abrió la TVR 2018. El Top 5 se completó con el italiano Alexandre Fine.

En la categoría femenina se registró el truinfo incontestable de Laura Orgué. La catalana, como ocurrió con Stian Angermud-Vik, había quedado segunda en el Kilómetro Vertical, se tomó cumplida revancha. Orgué imprimió un ritmo tan alto que no pudo ser seguida por ninguna de sus rivales y llegó a la meta con una amplia ventaja al acreditar en los 24,28 kilómetros un tiempo de 2h.45:52. La segunda y la tercera plaza se decidió casi en la misma línea de meta. Llegaron a la última curva juntas la española Eli Gordon y la francesa Christel Dewalle y en el sprint, casi como una carrera de 100 metros, Gordon superò a la gala –que fue la ganadora el jueves del KM Vertical- para subirse al segundo escalón del podio. La japonesa Yuri Yoshizumi, una de las favoritas, se tuvo que conformar con la octava posición.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente