03 de mayo de 2018
03.05.2018

Los 68 puntos recibidos frente al Gran Canaria, espejo para el domingo

02.05.2018 | 23:35
Los 68 puntos recibidos frente al Gran Canaria, espejo para el domingo

Que la actuación defensiva del domingo en el Gran Canaria Arena sirva como ejemplo contra el Movistar Estudiantes. Tras haber recibido solo 68 puntos ante el Herbalife, el Iberostar Tenerife desea esta jornada prolongar sus buenas prestaciones atrás en un duelo frente a un rival que promedia más de 84 tantos por encuentros. Anotación alta, la de los de Salva Maldonado, amparada en varios factores. Por un lado, su alto ritmo de juego. "Debemos intentar que el partido no sea un correcalles porque seguro que ellos van a jugar a eso ya que es su estilo, casi siempre buscando anotación rápida y desde el perímetro", apuntaba ayer Rodrigo San Miguel sobre lo que se pueden encontrar los aurinegros el domingo por la tarde en el WiZink Centre. "Tenemos que bajar un poco el ritmo, jugar un poco más pausados y sabiendo cuando correr y cuando no. Hay que imponer nuestra defensa porque no nos interesa un partido a 100 puntos", explicó el base zaragozano.

San Miguel admite que si bien "es complicado" dejar a su oponente de nuevo "en 68 puntos", ese "debe ser el objetivo". "Que equipos de carácter ofensivo se sientan incómodos, como el otro día en el que hicimos muy buen trabajo, estando muy intensos desde el minuto uno", dijo para insistir en la necesidad de "volver a esa línea". "Hace algunos partidos perdimos esa esencia y en la segunda parte contra el Gipuzkoa y en el partido ante el Baskonia nos corrieron muy fácil. Debemos volver a esa defensa que es la seña de identidad que nos ha permitido estar compitiendo contra los equipos de arriba", explicó el director de juego canarista.

Pero al margen de reducir la anotación global del Estu, Rodrigo no escondió la necesidad de minimizar también la producción ofensiva de Landesberg, máximo anotador de la ACB. "El peor partido que hizo esta temporada fue aquí, ya que hicimos un muy buen trabajo con él y no se sintió cómodo", si bien de inmediato dejó claro que el alero con pasaporte israelí es de esas clase de "jugadores que aunque no se encuentren bien y parezca que no estén en partido tienen momentos de lucidez, y en dos o tres minutos te pueden hacer 10 puntos". "Necesitamos una buena defensa de todo el equipo sobre él, pero sin olvidarnos del resto de jugadores que también tienen puntos, y además porque se trata de un equipo especial, con pívots muy abiertos que lanzan muchos triples", concluyó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

anteriorsiguiente