22 de abril de 2018
22.04.2018
Fútbol CD Tenerife

Paso atrás a golpe de pito

El Tenerife cae ante el Huesca en un duelo que tenía encarrilado antes de que el colegiado señalara un penalti y expulsara a Carlos Ruiz. El partido se detuvo un cuarto de hora por un incidente con una asistente

22.04.2018 | 00:30
Paso atrás a golpe de pito
Paso atrás a golpe de pito

Las opciones de ascenso del CD Tenerife se reducen al mínimo. Ya solo apelando a un milagro o a carambolas poco probables en lo que resta de campeonato podría el equipo chicharrero acabar la fase regular entre los seis primeros. Estas dos derrotas que ha encadenado en las últimas jornadas han herido de gravedad las ilusiones blanquiazules y el modo en el que se produjo el tropiezo de ayer añade aún más dolor. Porque el titular del Heliodoro no se merecía que un penalti y una más que discutida expulsión provocaran un giro decisivo a un partido que dominaba y llevaba encarrilado. Los seguidores locales acabaron desquiciados con un árbitro que se vio obligado a suspender el partido durante un cuarto de hora para que su asistente Guadalupe Porras fuera atendida como consecuencia del impacto que recibió en su cabeza por el lanzamiento de un objeto desde la grada.

Víctor Casadesús fue el elegido en esta ocasión por Joseba Etxeberria para desempeñar el puesto de delantero, ante la ausencia parece que ya definitiva de Semuele Longo, que deberá ser intervenido en su hombro. Otras novedades fueron la alineación de Iñaki en el lateral izquierdo y el regreso al centro de la defensa de Lucas Aveldaño. El Tenerife tomó el mando desde el inicio y trató de percutir por ambas bandas, tal y como había previsto el técnico blanquiazul, quien ya había advertido de estas intenciones ante un rival al que considera muy bien armado en el medio. Los jugadores del cuadro isleño trataban de ejecutar las consignas de su entrenador pero no obtenían nada productivo de ello. Y como el fútbol no entiende de méritos, el primero en estar a punto de marcar fuer el Huesca, a través de un zambombazo desde la frontal que obligó a Dani a emplearse a fondo para enviar el balón a córner (17').

Fue ese un sobresalto que quizás pudo beneficiar a los de casa, en tanto en cuanto, a partir de ese instante, se aplicó con mayor agresividad en ataque. De hecho, poco después Mula pudo inaugurar el marcador en un soberbio disparo a la media vuelta desde dentro del área. Pero no acertó con su objetivo (20'). A renglón seguido, lo intentó Casadesús con un disparo raso, aunque con el mismo resultado. El Tenerife volvía a hacerse dueño del balón gracias, en parte, al despliegue de Luis Milla y Alberto en el centro del campo. Precisamente, el majorero sería protagonista de la mejor ocasión para los suyos hasta ese instante, después de inventarse un pase magistral que dejó solo a Bryan ante Alex Remiro, si bien el hondureño no pudo superar al meta rival (27').

Los isleños estaban acosando con insistencia el marco adversario y era de esperar que de un momento a otro llegara su premio. Como así fue. Bryan Acosta progresó por la banda derecha y asistió para que Casadesús pusiera la pelota lejos del alcance del portero visitante. El representativo había logrado dar el primer paso hacia la victoria y de momento todo le iba de cara. Y de ninguna manera podía imaginarse lo que acontecería a continuación. Solo tres minutos después el Tenerife se vería con su ventaja neutralizada y con un jugador menos. Como consecuencia de un penalti cometido por Carlos Ruiz, que vería su segunda amarilla en esa acción y era expulsado. La pena máxima la transformaría en gol Cucho.

El grupo de Etxeberria quedó tocado pero no hundido tras el duro golpe. De hecho consiguió volverse a ponerse por delante en el marcador en el último suspiro de la primera mitad y de nuevo por medio de Casadesús. El mallorquín ganaba las espaldas a la zaga foránea, tras un despeje de Dani, y después de sortear a Alex Remiro volvía a marcar.

Al Tenerife le quedaba toda una segunda parte por delante pero con el marcador a favor siempre se rema más fácil. Etxeberria había dejado a Suso en el vestuario para dar entrada a Jorge y que este desplazara de nuevo a Alberto, quien había ocupado provisionalmente el puesto de central tras la expulsión de Carlos Ruiz, a la posición de pivote. Sin embargo, los canarios no salieron con la concentración adecuada tras el receso y en solo siete minutos, el conjunto de Rubi consiguió dar la vuelta al resultado. Nada más reiniciarse la contienda, Cucho pilló despistada a la defensa local y acertó en su tiro con las redes del marco de su oponente. Y luego sería Moi Gómez el que se aprovecharía de una serie de rechaces para superar a Dani por bajo. Aún quedaba un mundo para intentar una proeza pero Ferreiro se encargó de golpear aún más la moral de la escuadra insular con un nuevo gol. Por ese entonces, la crítica y los gestos de desprecio hacia el colegiado Isidro Díaz de Mera crecían en la grada hasta el desquiciamiento.

El público no había terminado de aceptar el penalti y la expulsión de Carlos Ruiz, al tiempo que luego reclamó una mano de un defensor del equipo aragonés en su área y un agarrón posterior a Malbasic cuando se dirigía en solitario hacia la puerta contraria y que tampoco fue sancionado. En ningún caso, todo ello justificable para que la asistente recibiera un golpe en su cabeza por el lanzamiento de un objeto desde la grada. Este incidente dio lugar a la suspensión del partido, en el minuto 83, a instancias del árbitro. El encuentro se reanudó 16 minutos después pero ya no se produciría ninguna alteración en el electrónico y simplemente esos minutos finales sirvieron para que los seguidores blanquiazules terminaran de desahogarse con el colegiado de la contienda.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente