01 de abril de 2018
01.04.2018

Un partido que abre muchas puertas

El Sadar lucirá sus mejores galas para un duelo entre rivales directos, que dilucidan hoy tres puntos claves y el 'average'

01.04.2018 | 17:05
Un partido que abre muchas puertas

Sin Malbasic, con Montañés

  • La composición de la convocatoria de Etxeberria confirmó la indisponibilidad de Aitor Sanz, cuyas imágenes saliendo del hospital se hicieron virales el pasado lunes. "Todos deberíamos corregir lo que se haya hecho mal para que no se repita", apuntó Cámara. Tampoco viajaron Camille ni Villar, pero sí Montañés. Su inclusión entre los elegidos cierra un paréntesis de más de cinco meses. Una grave lesión le había dejado en el dique seco por mucho más tiempo del esperado, pero ya está disponible. En la convocatoria ocupa el sitio de Malbasic, que pidió unos días para conocer a su hija y se ausentó por tal motivo de los entrenamientos del jueves y el viernes.

Osasuna y Tenerife no se esconden. Sus respectivos entrenadores ya han colgado del partido de esta tarde (El Sadar, 15:00 horas) la etiqueta de finalísima. Aunque fuera sin emplear un término tan rimbombante, Diego Martínez y Joseba Etxeberria saben cuánto se juegan: tres puntos trascendentales y el average particular, nivelado desde que ambos equipos -entonces el representativo aún de la mano de Martí- empataron sin goles en el Heliodoro.

Rojillos y blanquiazules vienen de saldar con triunfo sus últimos envites, así que la semana ha sido apacible para los dos conjuntos, en plena carrera por jugar la promoción. Los de Diego Martínez doblegaron a domicilio al Barça B y los de Etxeberria liquidaron al Lorca, en ambos casos por idéntica ventaja (0-2 y 2-0). Ahora bien, la cita de esta tarde son palabras mayores. Desde el bando local se han ocupado de generar una atmósfera de final, así que El Sadar presentará sus mejores galas y registrará un entradón. Lo normal en un duelo de tamañas dimensiones.

Para el Tenerife es gafe el campo osasunista, donde tan solo ganó dos veces, ninguna de ellas en Segunda División. Su último triunfo data de 2001, pero en su más reciente visita a Pamplona dejó buenas sensaciones y estuvo a punto de ganar (0-0). Lo mismo que en la primera vuelta, cuando solo una portentosa exhibición del portero Herrera privó al Tenerife de los puntos. Fue posiblemente su mejor partido en casa, pero la victoria se le escapó por los pelos.

Hoy por hoy, ambos planteles son bien distintos a los que se vieron las caras en los albores del campeonato. Los dos se reforzaron con criterio en enero (con futbolistas tan apetecibles como Lasso, Robert Ibáñez, Milla y Mula) y ya no juegan como lo hacían entonces. En el caso del Tenerife, es probable que Etxeberria repita el once que funcionó contra el Lorca. Aunque no ofreció su mejor cara, sí despachó a su rival con absoluta solvencia.

Otra vez más, los problemas para los blanquiazules están en la enfermería. Por lesión se quedaron en tierra Villar y Aitor Sanz, y tampoco Camille llegó a la cita en condiciones de jugar. Su ausencia podría devolver a Cámara al perfil izquierdo mientras Luis Pérez gana enteros en su demarcación natural. Visto el último antecedente del Tenerife como foráneo (2-0 en Soria, para disgusto de su entrenador) un empate en El Sadar no sería una mala noticia. Pero una derrota casi le elimina y una victoria le daría alas. Así que el partido tendrá consecuencias de trazo grueso. Es de los días marcados en rojo, como el uniforme local. Tres puntos abren muchas puertas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente