14 de marzo de 2018
14.03.2018
Baloncesto

Que la ida no conduzca a la relajación

El Iberostar recibe al UCAM Murcia con la intención de certificar su pase a cuartos de final y sin pensar en los cinco puntos de renta que trae del primer duelo del cruce

13.03.2018 | 23:45
Que la ida no conduzca a la relajación

Prohibido relajarse. Todavía con el subidón anímico que supuso la victoria de infarto lograda el domingo contra el Tecnyconta Zaragoza, el Iberostar Tenerife cambia de nuevo el chip. Lo hace para meterse de lleno en la defensa de su título en la Basketball Champions League, competición en la que hoy tratará de avanzar a cuartos de final, a costa del UCAM Murcia, tras una trayectoria hasta ahora casi inmaculada. La condición de local y el hecho de haber vencido en el partido de ida por cinco puntos (66-71) parecen argumentos de cierta solidez para que los de Fotis Katsikaris puedan pensar en que hacerse con la eliminatoria es factible.

Sin embargo, en el vestuario canarista quieren aislarse de cualquier elemento distorcionador que les lleve por mal camino y solo piensan en repetir la victoria de hace siete días. Sin especular con el resultado global de la eliminatoria. "Cinco puntos no son nada", ha advertido con criterio el técnico heleno que, como el resto de la plantilla, parece haberle visto las orejas al lobo en los últimos partidos en casa sobre lo que no hay que hacer. Ha incidido principalmente Katsikaris en la defensa y en controlar el rebote defensivo para poder correr. Aquello que sí hizo en buena parte del duelo celebrado en Murcia hace siete días, pero axiomas básicos a los que no fue fiel en sus encuentros en la Isla ante el Andorra y el Zaragoza. Una falta de intensidad tan inusual como preocupante en los aurinegros y por la que se le escapó el choque contra los del Principado. Frente a un Murcia que saldrá a morder desde el salto inicial el Iberostar no puede permitirse hoy ninguna licencia. Y es que cualquier laguna frente al cuadro pimentonero podría acarrear graves consecuencias.

Al margen de alcanzar sus mejores cotas defensivas y evitar que su rival de turno le haga daño en el rebote ofensivo, el cuadro lagunero tiene ante sí hoy otra prueba, la de saber si el esfuerzo físico realizado para sacar adelante su más reciente compromiso liguero le pasa o no factura. Con una rotación capitidisminuida en número de efectivos tras el descanso (solo jugaron ocho) algunos de los primeros espadas del equipo tinerfeño podrían pagar hoy el enorme desgaste de hace tres días. Esta tarde todo apunta a que Katsikaris no se puede permitir el mismo planteamiento, toda vez que el Murcia es un rival con mayor fondo de armario pese a que ni Augusto Lima ni Vitor Faverani llegan a este compromiso en sus mejores condiciones físicas.

Reaparece Hannah

El que sí estará presente en el parqué del Santiago Martín, lesionado en un lance del partido de ida, es Clevin Hannah, motor del cuadro preparado por Ibon Navarro con 13 puntos de media por partido. El base norteamericano con pasaporte senegalés ha estado entre algodones todos estos días (no jugó ante el Burgos) con el único objetivo de que llegara en condiciones para el duelo de hoy. Trabajo extra, si cabe, para los directores de juego del cuadro canarista, en especial para un Rodrigo San Miguel al que los problemas físicos que arrastra en un abductor desde hace unas semanas le traen por la calle de la amargura. Razón si cabe para que el resto se multiplique y dé el máximo durante los 40 minutos y poder hacer realidad así la clasificación a los cuartos de final.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
Enlaces recomendados: Premios Cine