29 de enero de 2018
29.01.2018
Fútbol CD Tenerife
CD Tenerife00Valladolid
 

Mejoría y pobre recompensa

El Tenerife ofrece una imagen más digna aunque su inocente ataque y la buena actuación de Masip evitan el triunfo blanquiazul - Milla debuta con el equipo de Martí ante un Valladolid bien ordenado pero manso

29.01.2018 | 00:53
Partido CD Tenerife - Valladolid (28/01/2018)
Malbasic se lamenta sobre el césped tras protagonizar una acción del partido.

El CD Tenerife mejoró su imagen con relación al partido anterior. Dominó, empujó y atacó más pero todo eso no fue suficiente para que consiguiera la victoria. A un equipo con aspiraciones se le pide, sobre todo, menos inocencia en los metros finales. Con Longo, su máximo goleador, fuera de combate, el conjunto insular ofrece escasas garantías de gol y así es difícil ganar. Eso sí, al menos logró esta vez mantener su portería a cero y recupera algo de confianza. Sin embargo, la realidad es que ahora se ha colocado a tres puntos del descenso, una amenaza con la que tendrá que convivir en las próximas jornadas y que de momento obliga a olvidar las expectativas iniciales.

Tal y como había dejado entrever José Luis Martí, alineó de entrada a Luis Milla, recién llegado al club como pieza anhelada en su centro del campo. El madrileño formó con Aitor Sanz y Bryan Acosta en la medular, por detrás de otra línea de tres formada por Tayron, otra de las novedades, Víctor Casadesús y Malbasic. Mientras que atrás Luis Pérez regresaba al once en detrimento de Raúl Cámara. El preparador mallorquín debió darle muchas vueltas en su cabeza a esta alineación, habida cuenta de lo que se jugaba. Pese a que Serrano lo había ratificado en su cargo esta pasada semana, resultaba más que probable que otra imagen similar a la del partido ante el Barcelona B podría hacer ya insostenible la continuidad del balear en el banquillo tinerfeñista.

Con más corazón que fútbol comenzó la contienda el Tenerife. La intención inicial de los isleños parecía clara, encerrar a sus adversarios en su campo y tratar de buscar un gol que les diera la tranquilidad que necesitaban. Esto último casi lo consigue Aitor Sanz antes del primer cuarto de hora de partido, al cabecear, llegando desde atrás, un centro de Luis Pérez. Pero Masip sacó una mano providencial y salvó un gol que ya cantaba la grada (11'). Le faltaba más profundidad al Tenerife, cuyas jugadas se perdían en las inmediaciones del área visitante.

Del ataque del Valladolid no se tuvo casi noticias durante toda la primera parte y simplemente se limitaba a contener las acometidas de los canarios. Los de casa lo intentaban también a balón parado. Así llegó la segunda ocasión de cierto peligro para ellos. Sin embargo, el testarazo de Aveldaño, tras un córner, lo atajó sin problemas el meta del cuadro pucelano (23'). Poco después se produjo la primera llegada en combinación de los locales, si bien Tayron llegó al envío de Malbasic un tanto justo y no pudo atinar en su remate (28'). Pero la oportunidad más clara del Tenerife la protagonizó Aitor, al cazar un rechace de la defensa blanquivioleta y soltar un zurdazo de volea que a punto estuvo de sorprender a un entonado Masip (36'). De ahí el final del primer período, solo se produjo un sobresalto para la hinchada blanquiazul en un gol anotado por el Valladolid, que el colegiado no concedió por fuera de juego (41').

El Tenerife necesitaba más agresividad en los últimos metros si quería obtener la victoria. En la primer mitad fue muy superior a su oponente pero no le había sido posible deshacer las tablas. El Valladolid pareció dar un paso más hacia delante tras la reanudación y los isleños ya no dominaban tanto como antes. Martí optó entonces por buscar más recursos ofensivos e introdujo a Suso, quien nada más entrar elaboró la primera ocasión de los suyos en ese segundo período, pero que Malbasic no pudo aprovechar (57'), como tampoco sacó tajada un par de minutos después Camille, también a servicio de Suso, al disparar alto desde el borde del área. La entrada del tacuense había revolucionado el ataque de la escuadra chicharrera, que volvía a tener el mando del partido. Jorge cabeceó fuera un córner en otra demostración de poder aéreo de los locales (65') pero más cerca estuvo de anotar Chris Ramos, también con la cabeza, en un centro desde la derecha de Antoñito (67').

El partido comenzó a partirse y en esa ida y vuelta, Bryan Acosta robó un balón a Borja y tras combinar con Casadesús finalizó con un zambombazo que tampoco dio en la diana (73'). El entrenador local decidió utilizar todo su arsenal disponible y puso en liza también a Juan Villar y Juan Carlos. El tiempo se consumía y el Tenerife no obtenía recompensa a su empuje. Y solo contó con una opción más para desnivelar el marcador. Fue en una falta casi al borde del área provocada por Suso que Bryan Acosta lanzó con maestría pero no pudo superar una vez más a un imbatible ayer Masip. La imagen se mejoró pero al Tenerife se le escapó otra jornada sin poder sumar los tres puntos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente