14 de enero de 2018
14.01.2018

Muchas razones para ganar

El pase para la Copa, recuperar sus mejores sensaciones y, por supuesto, brindar el triunfo a Richotti, sólidos argumentos del Iberostar para intentar vencer al Baskonia

14.01.2018 | 17:40
Muchas razones para ganar

Datos

  • La necesidad del triple. Uno de los aspectos que necesita mejorar el Iberostar, sí o sí, para optar a la victoria esta tarde es el del tiro de tres puntos. Y es que tras su sobresaliente 12/17 en la primera parte ante el Gran Canaria, los aurinegros acumulan (contando la segunda parte del derbi y los duelos ante el Fuenlabrada y el Gaziantep) un pobre 17 de 69, o lo que es lo mismo, un pobre 24,64%. La cifra es prohibitiva para intentar derrotar a un rival de nivel Euroliga.
  • Ojo con Shengelia. Pese a la profundidad de banquillo de los baskonistas, hay un hombre que destaca por encima del resto, Tornike Shengelia. El georgiano se ha convertido en el motor ofensivo de los alaveses, hasta el punto de ser el jugador de la liga que más canastas de dos anota, el segundo en faltas recibidas, el tercero que más puntos mete (16,7) y el tercero en valoración (19,4). Katsikaris lo definió el viernes como "el mejor cuatro de la competición".
  • Pendientes de los demás. Al margen de intentar sumar su novena victoria, el Iberostar también estará pendiente de lo que ocurra en los partidos del Andorra y el Murcia, ya que si ambos pierden (tras haberlo hecho ayer el Obradoiro), los isleños estarían ya en la Copa de vencer al Baskonia.

Demasiados motivos como para no luchar por la victoria hasta la extenuación. El Iberostar Tenerife afronta esta tarde un duelo de máxima exigencia, el que le mide al potente Baskonia, que no solo llega en línea ascendente a la Isla (ha ganado siete de sus últimos nueve compromisos) sino que además lo hace con el refuerzo moral de haber apabullado el viernes en Euroliga al poderoso Olympiakos (86-54). Y es precisamente ese plano, el anímico, uno de los motivos a los que debe agarrarse hoy el conjunto lagunero para tratar de dar la sorpresa, toda vez que doblegar hoy a los de Pedro Martínez supondría la mejor demostración de que el vestuario se mantiene entero pese a la grave lesión sufrida hace cuatro días por su capitán Nico Richotti. Ese hipotético triunfo sería, además, el mejor homenaje que los canaristas podrían hacerle a su jugador.

Pero más allá de honrar a Richotti, el partido de esta tarde es vital para el Iberostar Tenerife en su objetivo de meterse en la Copa del Rey. Una clasificación que parecía encaminada hace siete días, pero que se complicó tras la contundente derrota sufrida por los de Fotis Katsikaris en su visita al Delteco GBC. Ese tropiezo, y la diferencia de puntos por la el que se produjo (19 tantos) provocan que, sin ser matemáticamente, el de hoy se convierta en un duelo casi a cara o cruz para los canaristas en su propósito a mitad de curso. En caso de victoria los laguneros volverían a poner pie y medio en la cita de dentro de un mes en Las Palmas; pero si pierden los isleños dependerían casi de una carambola para acabar la primera vuelta entre los ocho primeros.

Razones anímicas o clasificatorias al margen, para sumar hoy el Iberostar parece obligado a recuperar sus mejores prestaciones y sensaciones, esa chispa con la que se reencontró coincidiendo con la llegada al banquillo de Katsikaris. Pero misteriosamente esa velocidad de crucero, con una férrea defensa y un ataque alegre, desapareció de un plumazo en San Sebastián y apenas reapareció a cuentagotas (más detrás que delante) en el duelo contra el Gaziantep. Hoy los canaristas están obligados a saltar a la pista con la misma motivación con la que afrontaron los choques ante Unicaja, Barcelona y Gran Canaria. De lo contrario, el Baskonia tendrá ante sí una alfombra roja.

Entrega y acierto indispensables en este caso para los isleños, toda vez que delante tendrán a un rival que parece lanzado, que en la Euroliga mantiene intactas sus opciones de meterse en play off (pese al 1-5 inicial) y que hoy mismo podría certificar su clasificación matemática para la Copa. El conjunto de Pedro Martínez, que ha ganado a Valencia y Olympiakos en apenas seis días, parece haber recuperado para la causa a Jayson Granger en la dirección, a lo que une un perímetro de muchos recursos y garantías, y especialmente, un juego interior físico polivalente con hombres como Poirier, Voigtmann y Shengelia. Solo con su mejor versión los tinerfeños tendrán hoy opciones de salir airosos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
Enlaces recomendados: Premios Cine