13 de enero de 2018
13.01.2018

Prohibido volver a las andadas

Tras quebrar su sequía a domicilio, el Tenerife se propone seguir su escalada ante un rival en apuros

13.01.2018 | 10:51
Prohibido volver a las andadas
Siga el partido en directo
Clasificación de la Liga 1|2|3
Clasificación de la Liga Santander
Clasificación de Tercera División

Pendientes de Malbasic y Camille

  • Martí decidirá la alineación en función de las sensaciones que ayer le causó el rendimiento de Malbasic y Camille, ambos tocados por diversos motivos. El balcánico, por un choque con Alberto en uno de los entrenamientos que el equipo completó en la Isla nates de viajar; y el francés, por una dolencia costal que no tiene pinta de resolverse antes de hoy. El que sí está en condiciones de jugar es Juan Villar, quien aclaró en las horas previas al desplazamiento a la Península que fue " una medida de precaución" la que motivó sus ausencias en algunas sesiones de esta semana. Sí o sí, será titular. Falta por ver desde qué demarcación.

Rota en Albacete la sequía de victorias a domicilio, que se extendió durante meses, el propósito principal para el Tenerife en su segundo partido del año nuevo (La Romareda, 19:30 horas) es no volver a las andadas. Están prohibidas la falta de intensidad, los errores groseros en defensa, jugar sin chispa o con las líneas separadas. Todos los pecados de los anteriores encuentros jugados lejos del Heliodoro han de quedar definitivamente enterrados con el triunfo del Belmonte, que ha dado aire al representativo y le ha brindado una semana tranquila. Por vez primera en mucho tiempo, ni se ha hablado del futuro de Martí, que también salió reforzado (y aliviado) del 1-2 de Albacete.

El caso es que las tornas han cambiado. Esta noche toda la presión será para el Zaragoza, en una posición todavía más acuciante y con riesgo real de asomarse al precipio. La situación de los maños es impropia para un club histórico, que hasta ganó un título europeo (la Recopa del 92) y que ha militado más años en Primera que en Segunda. La primera vuelta que acabó el domingo ha sido -con diferencia- la de peores dígitos para los blanquillos desde su regreso a la competición de plata. Y lo peor es que la crisis zaragocista (de fútbol y resultados) no tiene visos de resolverse.

Aunque la directiva lo niega, el envite de este sábado tiene rango de final para Natxo González, un entrenador que llegó al banquillo aragonés avalado por su gran labor en el Reus y cuya labor en Zaragoza suscita muchas dudas. El gran problema lo tienen precisamente en La Romareda, donde el equipo presenta un flagrante exceso de empates (seis en diez partidos) y tan solo dos triunfos. Un bagaje insuficiente para un año que parece de transición, pero que puede complicarse.

El efecto Borja

En las filas mañas apelan al posible regreso de Borja Iglesias, hombre indispensable en la configuración del proyecto. Y recelan del Tenerife porque saben de su potencial. Ahora bien, llegan los isleños mermados por el aluvión de bajas. Para Martí se ha convertido en costumbre tener que jugar con tres o cuatro menos. Hoy le faltarán hombres claves, el que más Longo; pero también Casadesús, que ha sido esencial cada vez que ha jugado.

La vuelta de Luis Pérez es segura por la sanción que pesa sobre Cámara, que había rendido a buen nivel en sus últimas comparecencias; y lo normal es que el cuadro técnico opte por no hacer cambios innecesarios para no trastocar el asalto a La Romareda. Es un estadio que al Tenerife se le da bien (1-2 la última vez) y que hoy debe ratificar el aroma a remontada. Fallar está prohibido. Sería un peligroso paso atrás.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
Enlaces recomendados: Premios Cine