11 de noviembre de 2017
11.11.2017
Lucha canaria

Cincuenta minutos de espera por una ambulancia con una luxación y fractura de tobillo

Cesáreo González, luchador del Pollo de Buen Lugar, se enfrentó a una eternidad con el pie destrozado

11.11.2017 | 18:28
Cesáreo González, luchador del Pollo de Buen Lugar, en el momento de su lesión.

Una eternidad. Cincuenta minutos que se hicieron toda una vida. Eso fue lo que tuvo que esperar Cesáreo González, luchador del Pollo de Buen Lugar, con una luxación y fractura de su tobillo izquierdo, tumbado en la arena de El Chiquero de Ingenio.

El deportista del club firguense sufrió una escalofriante lesión que enmudeció al terrero y desesperó a los asistentes. Y es que desde el momento en que se produjo el terrible percance hasta que apareció la ambulancia pasaron cincuenta minutos. Todo en una acción fortuita ante Saúl Jiménez, luchador del Maninidra Familia López Fabelo, que empañó la jornada en Gran Canaria.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
Enlaces recomendados: Premios Cine