02 de enero de 2017
02.01.2017
Fútbol

Pedro dice sí a la selección

En el libro 'Campeones de todo', el delantero de Abades ofrece una tajante respuesta afirmativa ante la opción de que el nuevo seleccionador nacional vuelva a acordarse de él

02.01.2017 | 11:58
Pedro dice sí a la selección

Un regalo solidario para Reyes

  • El libro Campeones de todo ha sido editado por la agencia Dale y lleva la firma del periodista de la opinión de tenerife Manoj Daswani. En poco tiempo se ha convertido en el gran regalo solidario de estas Navidades. Los últimos ejemplares están a la venta en la planta 7 de El Corte Inglés, Worten, la red de establecimientos de Intersport y la tienda Adidas de Santa Cruz, así como en las principales librerías de toda la Isla. Los beneficios del proyecto, que ha tenido una excepcional acogida en todo el Archipiélago, irán a parar a la Unidad de Oncología Infantil del Hospital Universitario Nuestra Señora de la Candelaria (HUNSC).

Los excelentes dígitos y prestaciones de Pedrito con el Chelsea, que gobierna sin discusión en el campeonato inglés, vuelven a disparar las especulaciones sobre su posible inclusión en las futuras convocatorias de Lopetegui. En el libro Campeones de todo, de Manoj Daswani, el isleño ofrece una respuesta afirmativa y tajante cuando se le pregunta si le gustaría volver a lucir la elástica del conjunto nacional: "Evidentemente, sí".

No todo han sido vino y rosas en la carrera de Pedro Rodríguez. Saben bien quienes mejor le conocen que ha habido situaciones difíciles, momentos amargos y reveses inesperados. El último en la Eurocopa, que no salió como le habría gustado.

Decía Pedrito antes de viajar a Francia que tal vez aquel torneo era "la única bala para salvar un mal año". Ni los números ni las sensaciones habían sido los deseados en su primera experiencia en el Chelsea. Y eso que la adaptación había ido sobre ruedas. El caso es que el club inglés cayó en una zona clasificatoria casi inexplorada en su larguísima historia y el protagonismo del isleño tampoco fue el que había soñado. Ahora bien, llegada la Eurocopa todo podía cambiar. En realidad, es lo que había pasado otras veces. "Cuando llega a la selección, se transforma", recordaba Del Bosque tras justificar la decisión de convocarle.

A Pedro, como es normal, no le agradaban en demasía tantísimos debates -y tan persistentes- sobre la conveniencia de citarle. "A veces sí molesta, pero tal vez sea algo normal", respondía antes de la Eurocopa cuando se le preguntaba si le escocía que se dudase tanto de él. Siempre en el foco del debate desde que su nombre salió de boca del seleccionador al dar la lista de los elegidos, el de Abades no sabía entonces que luego se hablaría -todavía más- de él a lo largo de la competición. Y no precisamente por motivos felices.

El canario había participado un rato del primer partido de la fase de grupos y la decisión de darle carrete por parte del entrenador parecía ser un buen indicio para sus aspiraciones de sentirse protagonista. Además se sentía bien en los entrenamientos y España progresaba. Así pues, el panorama era apacible. De pronto, sin embargo, todo cambió.

Unas declaraciones que había grabado un domingo -a Ricardo Sierra, de Movistar Plus- empezaron a propagarse como la pólvora el lunes por la mañana. Las redes sociales prendieron la mecha, que ya no se apagó. La polémica estaba servida. Había dejado entrever Pedrito que, si su situación seguía sin cambiar, entonces tal vez no convenía seguir en La Roja. Tiempo después queda claro que el mensaje que se entendió no fue el que quiso ofrecer el ex del Barça. Y así lo explicó cuando la polémica, al fin, había cesado. "Se malinterpretaron muchas cosas y se dijeron cosas de mí muy fuertes, pero es algo que ya tengo olvidado".

Vista la enorme repercusión de sus manifestaciones, lo que hizo Pedro fue aclarar el asunto donde debía. Tocó a la puerta del seleccionador y habló con él. También con sus compañeros. "Vicente nunca vio esas declaraciones como algo más allá. Sé cómo soy y cómo ha ido mi carrera. Pensé que la gente me conocía un poco más, pero estoy tranquilo. Sé cómo me he comportado siempre en un vestuario. No soy un alborotador ni un agitador de la armonía, como se dijo entonces, pero está todo olvidado", confesaría después.

La respuesta de Pedrito es afirmativa y tajante cuando se le pregunta si permanecer en la selección sigue siendo uno de sus objetivos. "Evidentemente sí", son sus palabras. "Siempre ha sido un objetivo; para todo jugador es un orgullo formar parte de tu país, ser uno de los 23 elegidos para cada convocatoria y representar a la selección. La competitividad es alta, pero quiero continuar".

Las palabras de Pedro suenan a Pedro. A lo que ha sido siempre. A un tipo ejemplar y modélico en su comportamiento con sus compañeros y con sus superiores. A alguien a quien se juzgó en un momento dado por unas palabras que no se entendieron. Que no querían decir lo que se entendió. Y desde la normalidad las aceptó Del Bosque, que ya no está. "Nos dimos un abrazo y nos despedimos, pensando que tal vez podía darse que dejara el cargo. Nadie deseaba que se marchase porque todos sabemos lo que ha significado. Para la selección y para el fútbol". El mensaje, desde la gratitud, honra a Pedro y corrobora su forma de ser. Cierto es que no entró en la primera lista del nuevo entrenador de 'La Roja', Julen Lopetegui, pero los caminos de la selección y del de Abades pueden volver a encontrarse.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
Enlaces recomendados: Premios Cine