03 de septiembre de 2014
03.09.2014
Fútbol

Ayoze Pérez: "Lo que estoy viviendo es increíble"

El delantero de María Jiménez, futbolista del Newcastle e internacional sub 21, aspira a estrenar su condición de internacional mañana en Hungría

03.09.2014 | 02:20
Ayoze Pérez, ayer en Las Rozas antes de partir hacia Hungría

Ayoze Pérez Gutiérrez (Santa Cruz de Tenerife, 1993) vive en una nube. A su reciente estreno en la Premier League con el Newcastle United –ha disputado ya tres partidos de liga– se suma ahora su primera convocatoria con la selección española sub 21. Un sueño, dice el de María Jiménez, quien asegura que lo que está viviendo es "increíble". Mañana podría debutar en Hungría, donde se encuentra desde anoche velando armas para su primer compromiso internacional. Si no debuta este jueves, podría hacerlo el martes próximo en Puertollano contra Austria.–Quién le iba a decir hace un año y medio, aún en Segunda B, que le veríamos con la selección. ¿Qué siente?
–En cuestión de poco tiempo han pasado muchas cosas y la verdad es que no me lo esperaba. Estoy muy contento, claro que sí.
–¿Qué supone esta experiencia para usted?
–Algo tremendo, a mi edad es lo más. Para cualquier futbolista, representar a tu país es lo máximo.

–Además, figura en una convocatoria de muchísimo nivel. Ahí están Deulofeu, Muniain, Munir...
–Y con una lista así se ve que en España hay muy buen producto. Estamos ante una generación de futbolistas jóvenes de muchísimo talento. Hay un nivel extraordinario, con jugadores de una grandísima calidad y que ya han hecho logros importantes a tan corta edad.

–¿Cómo ha sido el recibimiento para un jugador nuevo como usted?
–Con mucha normalidad y naturalidad. Aunque sea nuevo, me tratan como a uno más. Me han apoyado, me han transmitido confianza... y eso se agradece. Al fin y al cabo eres el novato y es bueno que te faciliten las cosas desde el primer momento.

–¿Conocía ya a alguno de sus compañeros?
–Sí, con más de uno lo he comentado. Creo que en juveniles coincidí ya con varios cuando nos enfrentamos con el Madrid. También recuerdo que jugué contra Saúl en el partido de pretemporada del año pasado ante el Rayo, en el Trofeo Teide.
–Ahora, ¿aspira a debutar?
–Sí, ya este jueves tenemos partido en Hungría y luego, sin pausa, nos pondremos a preparar el siguiente encuentro, que es contra Austria. Ojalá pueda jugar.
–¿Nota en la distancia el cariño de los tinerfeños?
–Sí, doy fe que son muchos los que me siguen. Es algo que agradezco de corazón. A pesar de la distancia, el apoyo es grandísimo. Sigo viendo mensajes de ánimo a cada partido que pasa. Me reconforta saber que tantos paisanos se alegran por los éxitos de uno.
–Vimos por televisión su primer partido en la Premier. ¿Cómo lo vivió en primera persona?
–La verdad es que fue una experiencia increíble como todo lo que me está pasando. El ambiente ya te confirma que estás en una grandísima liga y en un grandísimo club. El debut tocó nada menos que contra el Manchester City, el actual campeón. El resultado no fue el que queríamos pero pude debutar y fue un día inolvidable para mí.

–Solo le faltó el gol para redondear para un día tan feliz.

–El balón salió rozando el palo. Es verdad que la tuve. Y no menos cierto es que mucho tiempo después aún le daba vueltas a la jugada. Fue una pena que el gol se resistiera por tan poco.

–Fue llamativa su imagen con Silva. ¿Cómo fue el encuentro con el otro canario de la Premier?
–Ese momento me lo guardo para siempre. Todos sabemos quiéne s David Silva, un referente del fútbol mundial. Me agradó su simpatía, su cercanía y su trato conmigo. Me preguntó cómo me iba, cómo había sido la adaptación y cómo me trataban en el Newcastle.
–¿Se quedó con su camiseta o con la de Silva?
–Con la suya. Y es un honor.

–Su entrenador, Alan Pardew, habla maravillas de usted. Y asegura que se ha adaptado incluso más rápido de lo que creía. ¿Cómo va el aprendizaje del inglés?
–Lo he mejorado mucho desde que vine. Sí es verdad que me está costando un poquito, pero estoy con clases intensivas y progresando día a día. La idea es aprenderlo lo antes posible. Es algo necesario y pongo todo el empeño en conseguirlo rápidamente.
–Se ha ido usted con su hermano Samuel, que también está enrolado en un club británico.

–No me imagino esta experiencia sin él. Es un apoyo enorme para mí. Tener a tu hermano mayor en casa después de entrenar o después de cada partido es una ayuda grandísima. ¿Qué mejor que pasar esta experiencia tan importante con un hermano?
–Ha pasado todo muy deprisa: el debut en Segunda A, los goles, los elogios, los rumores, las ofertas... ¿Mantuvo siempre la calma?
–Se hablaba muchísimo y se decían un montón de cosas de mí. Había mil rumores: buenos, malos, de todo tipo... Traté de aislarme y de centrarme exclusivamente en el Tenerife porque había aún temporada por jugar. Mi objetivo siempre fue estar centrado en el equipo y en aportar lo máximo posible. Quieras o no, esos comentarios siempre los va a haber. Y a lo mejor los rumores incluso son la señal de que estás haciendo las cosas bien.

–Se llegó a publicar que tal vez ni tendría sitio en el primer equipo del Newcastle. Sin embargo, tal vez el comentario más malintencionado fue aquel que apuntaba a que se borró de algunos partidos de la pasada temporada. ¿Qué sintió entonces?
–Hubo comentarios de todos los colores. Hay que aguantarlos, saber asimilarlos y ser consciente de que siempre van a estar ahí. Hay que tratar que no hagan daño. Yo procuré hacer mi trabajo como cualquier otro y ya está.

–Ya ha manifestado que le habría gustado despedirse de otra manera. Dicho lo cual, ¿qué opina del nuevo Tenerife?
–Dentro de lo que cabe he estado pendiente de sus movimientos. Claro que uno está al tanto de lo que hace su equipo, el equipo de su tierra. Y me gustaría aprovechar para desearle el mayor de los éxitos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente