01 de julio de 2014
01.07.2014
Fútbol . CD Tenerife

Concepción rechazó 30 millones

César Gómez explica que el grupo inversor que representa liquidaría la deuda, saldaría los avales, se haría con el 51% de las acciones y construiría un proyecto deportivo ambicioso

01.07.2014 | 12:18
César Gómez, en un instante de la rueda de prensa que ofreció ayer en el Hotel Silken Atlántida.

El proyecto del grupo inversor de capital germano-suizo presentado por César Gómez a los actuales rectores del CD Tenerife pretendía emplear inicialmente en el club en torno a 30 millones de euros. El propio exfutbolisa blanquiazul reveló ayer durante una conferencia pública este y otros detalles significativos más de esta propuesta, finalmente rechazada por Miguel Concepción. El exjugador vallisoletano está convencido de que los directivos de la principal entidad deportiva de la Isla "están dejando pasar una oportunidad única e histórica para que el Tenerife diera un salto de calidad y pudiera volver a ser lo que ha sido", tal y como asegura que le transmitió al presidente blanquiazul.

César Gómez comentó que, motivado por la invitación de Concepción a que "se le presentara un proyecto solvente y sólido para él poder dar un paso al costado", se puso a trabajar en ello, desde hace año y medio, y que tras desdeñar otra opción de capital catarí, logró seducir a este colectivo de empresarios alemanes. Y lo hizo valiéndose de un vídeo que mostraba los momentos históricos del Tenerife y las excelencias de la Isla. A continuación les comunicó cuáles eran las cifras en las que deberían moverse para optar a controlar el club insular y estos aceptaron. "Se trataba de asumir la deuda, entre 20 y 21 millones de euros, más los avales de los que tanto se ha oído, que se resumen en la compra de unos terrenos por parte de los empresarios. Más o menos toda esta historia son unos 30 millones que este grupo está dispuesto a asumir", añadió al respecto.

La idea de estos inversores, según relató ayer César Gómez, era la de "comprar el paquete de acciones que controla Concepción, en torno al 40%, y luego acudir a una ampliación de capital para terminar por alcanzar el 51% del total de las acciones de la sociedad". El que fuera zaguero de la Roma aseguró que llegó a mostrar esta aspiración a las instituciones públicas tinerfeñas y cuenta que en el Cabildo fue "vista con buenos ojos". Lo mismo ocurrió inicialmente con la receptividad de los rectores del club, que él concretó en Miguel Concepción y el consejero Corviniano Clavijo, los únicos interlocutores del representativo con los que ha despechado de este asunto.

Garantía de solvencia
Los inversores alemanes llegaron a ofrecer como garantía de su seriedad y solvencia la posibilidad de consignar la cantidad que decidiera el Tenerife ante notario, opción que desestimaron los directivos de la institución chicharrera. Y "hasta cuando sale lo de la posible salida de Ayoze Pérez", revela César Gómez, "se nos dice que era por la falta de liquidez en el club por lo que se veían obligados a desprenderse del futbolista y entonces nosotros les ofrecimos hacerles un préstamo para evitar que lo vendieran". De igual forma, se pretendía incluir una cláusula en la compra del club por la cual se supeditara una futura venta del Tenerife a la aprobación por parte de los vendedores, y así asegurarse que la operación no persigue fines especulativos.

Sin embargo, siempre según el testimonio de César Gómez, esté comenzó a percibir "ciertas largas" por parte de Miguel Concepción, al que desde un punto hasta esa parte no notaba ya muy decidido a aceptar ese nuevo plan de viabilidad para el Tenerife. Hasta que optó por "presionarlo" para que "de una vez por todas emitiera una respuesta al respecto". Y fue entonces cuando el máximo mandatario de la entidad blanquiazul le respondió "que no venden, que no se van". Aseguró que esa fue la única contestación que obtuvo, "sin más explicaciones".

César Gómez no quiso desgranar en exceso los detalles del proyecto, ya que no lo consideraba relevante, una vez que se había truncado. No obstante, ofreció varias pinceladas acerca de lo que pretendían realizar en el Tenerife. "En esta forma de gobernar el equipo renunciábamos a cualquier ayuda pública, porque entendemos que un equipo de fútbol debe vivir de los patrocinadores y del marketing, pero trabajado profesionalmente. En Alemania, ellos funcionan bajando los precios de las entradas y abonos para llenar el estadio y así atraer a los patrocinadores", indicó. Por último, César Gómez compartió que su sensación es que los actuales directivos del Tenerife "quieren quedarse en el club por un largo plazo, unos u otros".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
Enlaces recomendados: Premios Cine